Instituto del CC del PCCh para el Estudio de la Historia y Literatura del Partido:SABIDURÍA CHINA Y PLAN CHINO EN RESPUESTA CIENTÍFICA AL PORVENIR Y DESTINO DE LA HUMANIDAD

| | Actualizado el:2021-09-02

La promoción de que se estructure una comunidad de destino de la humanidad y la construcción de un mundo de paz duradera, de seguridad universal, de prosperidad conjunta, de apertura e inclusión, y de pureza y belleza, que constituyen un importante concepto nuevo planteado por el secretario general Xi Jinping en asunción de la responsabilidad de líder de un país grande, y desde la altura del proceso de la evolución histórica de la humanidad, y en planeamiento holístico de la situación general estratégica de la gran revitalización de la nación china y la situación de gigantescos cambios por mucho tiempo no habidos en el mundo, y dentro de una honda reflexión sobre los temas importantes concernientes al porvenir y destino de la humanidad, como el de qué mundo se debe construir, o el de cómo construirlo, componen el núcleo y quintaesencia de su pensamiento diplomático. Para nuestro profundo estudio, entendimiento y aplicación del pensamiento de Xi Jinping sobre el socialismo con peculiaridades chinas de la nueva era, en empeño por abrir nuevas perspectivas a la diplomacia de gran país con peculiaridades chinas, es de la mayor importancia que captemos con exactitud los antecedentes históricos de la conformación de este importante concepto, así como su connotación científica, su esencia y sustancia, sus requerimientos para la práctica y su gran significado, etc.

1. El concepto de estructurar una comunidad de destino de la humanidad y la serie de políticas y postulados al respecto toman su forma dentro de una profunda reflexión sobre la importante cuestión del porvenir y destino de la humanidad

La comunidad de destino de la humanidad, tal como sugiere la denominación, representa lo estrechamente vinculados que están los futuros y destinos de cada país y cada sujeto nacional del mundo,comprometidos a compartir el mismo barco contra viento y marea, la misma gloria y las mismas desgracias, en procura de hacer del planeta donde nacemos y crecemos una comunidad familiar armónica y convertir en realidad la aspiración de todos sus pueblos a una vida hermosa.

El secretario general Xi Jinping planteó por primera vez esta concepción de la siguiente manera en un discurso que ofreció en el Instituto Estatal de Relaciones Internacionales de Moscú (Rusia) en marzo del 2013: “Es un mundo en el que el grado de vínculo e interdependencia entre los países se profundiza como nunca antes, y los seres humanos viven en una misma aldea global y en un mismo espacio temporal, donde confluyen la historia y la realidad presente, convirtiéndose a diario en una comunidad de destino: en lo tuyo hay algo mío, y viceversa”. Un mes después, en la conferencia anual del Foro de Boao para Asia, siguió exponiendo el concepto y propuso la orientación acertada para una firme concienciación sobre la comunidad de destino: como provisión de una fuente inagotable de energía en pro del desarrollo conjunto, el coraje de cambiar e innovar; como provisión de garantía de seguridad a ello, la unánime defensa de la paz; como provisión de vías eficaces, la empeñosa promoción de la cooperación; como provisión de espacios amplios, la apertura y la inclusión. Ofreció una exposición adicional en marzo de 2014 en un discurso en la sede de la UNESCO desde el punto de vista del intercambio y mutuo referenciamiento de las civilizaciones humanas: “Con la humanidad viviendo en un mundo compuesto de distintas culturas, razas, colores de piel y religiones, así como sistemas sociales, hoy día los pueblos de todos los países han conformado una comunidad de destino: en lo tuyo hay algo mío, y viceversa”. Y, en septiembre de 2015, en su discurso del debate general del 70.o periodo de sesiones de la Asamblea General de la ONU,expuso sistemáticamente de manera preliminar las implicaciones de cariz científico de la estructuración de la comunidad de destino de la humanidad: “establecer unas relaciones asociativas de trato igualitario, consulta mutua y coentendimiento;[...]erigir una configuración de seguridad justa e imparcial conjuntamente construida y disfrutada; [...] procurar una perspectiva del desarrollo aperturista e innovadora, inclusiva y cobeneficiadora;[...] impulsar un intercambio entre civilizaciones con armonía no excluyente de las diferencias y con asimilación de todo lo positivo de lo ajeno; [...] y configurar un sistema ecológico, con respeto a la naturaleza y con desarrollo verde”.

Durante esta etapa, gravitando en torno al impulso de la construcción de la comunidad de destino de la humanidad con explicaciones sistemáticas en temas relativos a la relación de China con el mundo, a la percepción propia y confianza de China sobre el seguimiento del camino del desarrollo pacífico, a qué mundo hay que construir y cómo hacerlo, al desarrollo activo de relaciones de asociación global, a la promoción de la construcción de la Franja y la Ruta, etc., el secretario general Xi Jinping ha respondido de manera preliminar a la secuencia de las cuestiones básicas de por qué y cómo promover la estructuración de la comunidad de destino de la humanidad, dando concentrada manifestación a sus profundas reflexiones sobre el porvenir y destino tanto de China como de toda la humanidad.

Para materializar el sueño chino de la gran revitalización de la nación china, hay que dominar acertadamente los temas principales del mundo contemporáneo y la relación entre China y el mundo. El telón de fondo y punto también de partida y de llegada del planteamiento de la estructuración de la comunidad de destino de la humanidad es la paz y el desarrollo, tema principal de la época. Ante la actual corriente mundial de más profundo grado de vinculación e interdependencia entre los países, cada uno de ellos y cada nación han de ponderar de nuevo la cuestión de su relación con el mundo y volver a darle respuesta. Con la entrada de China en el periodo crucial de la materialización de la gran revitalización de la nación china, se ha vuelto particularmente importante tener una clara comprensión de la situación general del desarrollo mundial y seguir la corriente de los tiempos. Xi Jinping enfatiza la necesidad de adoptar una visión global, conjugando mejor el desarrollo nacional y la apertura al exterior, ligando el desarrollo de China con el del mundo y los intereses de su pueblo con los de todos los demás pueblos, y ampliando constantemente la cooperación de beneficio mutuo con los diversos países, todo al objeto de participar más activamente en los asuntos internacionales en afrontamiento de los retos globales junto a ellos en procura de contribuir al desarrollo del planeta. Lo cual, poniendo claramente de manifiesto que la promoción de la estructuración de la comunidad de destino de la humanidad no es retórica diplomática, sino que es una exigencia inherente al cumplimiento del sueño chino y es el sentido evidente que debe conllevar el socialismo con peculiaridades chinas, ha encarnado nítidamente la visión global de los comunistas chinos de hoy.

Vista aérea del ferrocarril China-Laos en construcción a su paso por Vientiane (Agencia de Noticias Xinhua). Situado en las cuencas de los ríos Lancang y Mekong, este ferrocarril es un proyecto de conexión de la iniciativa china de la Franja y la Ruta con la estrategia laosiana “de país sin litoral a país terrestre conectado”. Todos los estándares tecnológicos y normas de administración que se emplean en él son de China. Es una vía férrea eléctrica de transporte mixto de pasajeros y mercancías con una velocidad diseñada de 160 kilómetros por hora que se pondrá en funcionamiento en diciembre de 2021.

El desarrollo acelerado de China y el diario reforzamiento desu fortaleza nacional integral conlleva en el plano internacional la preocupación de algunos de que el país siga el camino por el que “todo país poderoso busca la hegemonía”, y ha habido quienes han planteado la pretendida “doctrina de la amenaza china”. Algunas de estas ideas salen de ignorancia o malas lecturas sobre China, o de aprensiones, o de prejuicios hondamente arraigados. En el camino de la revitalización de la nación hemos de dar respuesta a la cuestión de cómo se desarrolle China y qué tipo de país sea tras haberse desarrollado, y Xi Jinping la ha dado en diferentes ocasiones, proponiendo continuamente entendimientos sobre la estructuración de la comunidad de destino de la humanidad y profundizando en ellos sin parar. Él ha subrayado: “Los chinos no aceptamos la lógica de que todo país poderoso busca la hegemonía; queremos convivir en concordia y desarrollarnos en armonía con los demás pueblos del mundo, a fin de buscar juntos la paz, preservarla entre todos y compartirla [...] El empeño de los chinos en colmar el sueño chino ofrecerá al mundo oportunidades enormes [...] China asumirá activamente más responsabilidades internacionales y, junto con el resto del mundo, protegerá la conciencia recta del ser humano y el derecho internacional público, defenderá la imparcialidad y apoyará la justicia en los asuntos mundiales y regionales, participará más activa y emprendedora en la resolución de los problemas candentes y, al mismo tiempo que se desarrolla a sí misma gracias a la preservación de la paz mundial, la promoverá a través de su propio desarrollo”. Pasando por construir la comunidad de destino de la humanidad, así como por reemplazar el “juego de suma cero” y la vieja idea de que “el ganador se lo lleva todo, unos ganan y otros pierden” por un nuevo lineamiento de cooperación y ganancia compartida, se hará más estrechamente vinculado el sueño del pueblo chino con el de los demás pueblos del mundo.

Nueva pista del aeropuerto internacional de Vilana (Maldivas), construida por empresas chinas (14 de septiembre de 2018, Agencia de Noticias Xinhua).

En sincronía con su planteamiento de la concepción de la estructuración de la comunidad de destino de la humanidad, Xi Jinping propuso de manera creativa la iniciativa de la Franja y la Ruta, y se esforzó por promover su construcción, forjando así importantes plataformas de práctica para esa estructuración. En su visita de 2013 a Kazajistán e Indonesia propuso de manera separada la iniciativa cooperativa de construir la Franja Económica de la Ruta de la Seda y la Ruta Marítima de la Seda del Siglo XXI. Para llevarla a la práctica, planteó iniciar los preparativos para el establecimiento del Banco Asiático de Inversión en Infraestructuras y en nombre del Gobierno chino proclamó la aportación de 40.000 millones de dólares para crear un Fondo de la Ruta de la Seda, todo lo cual encarna la decidida voluntad de China de desarrollarse junto con el mundo. La construcción de la Franja y la Ruta no se concreta con eslóganes vacíos, sino con medidas efectivas que sean visibles y palpables en beneficio tangible de los países de la región. El secretario general indicó que hacía falta aprovechar y seguir la corriente favorable para convertir la Franja y la Ruta en una vía de paz, prosperidad, apertura, innovación y civilización y forjarla como plataforma más amplia de cooperación internacional acorde con la corriente de la globalización económica.

Bajo las disposiciones y promociones personales del secretario general Xi Jinping y los esfuerzos mancomunados de las diversas partes concernientes, se dieron sustanciales pasos en la construcción de la Franja y la Ruta, sin dejar de adelantar en profundidad y con solidez, marchar de forma segura y permanente, y desarrollar con alta calidad, presentando al mundo prometedoras perspectivas para la estructuración de la comunidad de destino de la humanidad e inyectando a esta estructuración potente fuerza motriz.

2. La respuesta científica a las “preguntas del mundo y de la época” ha expuesto más sistemática y profundamente la connotación científica del concepto de la estructuración de la comunidad de destino de la humanidad, de manera que este sea más rico y perfecto, y se arraigue cada día más en el corazón de la gente

Después de exponer preliminar y sistemáticamente la connotación científica de la estructuración de la comunidad de destino de la humanidad, Xi Jinping continuó ponderando a fondo y perfeccionando sin cesar esta importante concepción.

En octubre de 2015, disertando en una cena ofrecida por el jefe del distrito financiero de Londres (Reino Unido), el secretario general expuso su propósito original de estructurar la comunidad de destino de la humanidad desde la altura de “aportar la sabiduría y fuerza de China a la promoción del crecimiento de la economía mundial, así como al mejoramiento de la gobernanza global”. Indicó así: “La comunidad internacional ha favorecido el desarrollo de China, favorecimiento nuestro que retribuirá sin falta a la gran familia internacional. Como promotora consecuente de la cooperación internacional y dinámica partícipe en el multilateralismo internacional, China aplicará invariablemente la estrategia de apertura basada en el beneficio mutuo y la ganancia común. Conforme nuestra fuerza aumente, asumiremos gradualmente más responsabilidades en la medida de nuestras posibilidades y nos esforzaremos por aportar nuestra sabiduría y fuerza a la promoción del crecimiento de la economía mundial, así como al mejoramiento de la gobernanza global. El desarrollo de China no se logrará a costa de los intereses de otros países, sino que contribuirá a fortalecer los intereses comunes”. En noviembre del mismo año, en alocución durante la ceremonia inaugural de la Cumbre de París sobre el Cambio Climático, expuso un profundo análisis de las inspiradoras enseñanzas que el esfuerzo puesto por todo el globo para afrontar el cambio climático le trae a la promoción de la construcción de la comunidad de destino de la humanidad. Señaló: “Frente a los desafíos globales, todos los países tenemos que reforzar el diálogo e intercambiar las mejores prácticas, subsanando deficiencias con los puntos fuertes de los otros, con un desarrollo hecho en común por correferenciamiento, para ofrecer beneficios a todos nuestros pueblos. Al mismo tiempo, propugnemos una armonía no excluyente de las diferencias, permitiendo que cada país busque las contramedidas propias que mejor se adapten a sus condiciones nacionales”. En septiembre de 2016, siguió exponiendo el concepto en el discurso de fondo de la inauguración de la Cumbre de Negocios del G20 de Hangzhou. Indicó: “El desarrollo de China se ha beneficiado de la comunidad internacional, y estamos dispuestos a proporcionarle a esta más bienes públicos. Con la promoción de nuevos mecanismos e iniciativas, China no busca montar un sistema paralelo ni mucho menos dirigirse contra nadie, sino que fomenta una complementación y perfeccionamiento provechosos de los mecanismos internacionales actualmente vigentes, con el objetivo de lograr una cooperación y ganancia común y un desarrollo conjunto”. Ello quiere decir que la apertura al exterior de China no es para cantar a una sola voz, sino para acoger con beneplácito la participación conjunta de las diversas partes; no para instalar esferas de influencia, sino para respaldar el desarrollo común de los diversos países; no para montar un jardín trasero propio, sino para conformar un gran jardín multifloral al servicio de todos.

En enero de 2017, al inicio de un discurso ofrecido en la sede de Ginebra de la ONU, en el que explicó detalladamente los motivos, perspectivas y vías de aplicación de la concepción de la comunidad de destino de la humanidad, Xi Jinping planteó las famosas “preguntas del mundo y de la época”: “El mundo actual rebosa esperanza e incertidumbre, y la gente mira hacia el futuro con plenas expectativas y perplejidad. ¿Qué le está pasando al mundo? ¿Qué hemos de hacer nosotros? Estas son preguntas sobre las que todo el mundo está reflexionando y en las que yo también llevo tiempo pensando”. En contemplación retrospectiva de los momentos de desarrollo y progreso, los acontecimientos trágicos y las más vivas aspiraciones experimentados por la humanidad en los últimos ciento y pico años, indicó que esta se hallaba en época de al mismo tiempo un gran desarrollo, transformación y reajuste, y un incesante surgimiento de desafíos y diaria multiplicación de riesgos, y remarcó: “Hacer que la antorcha de la paz se transmita de generación en generación, que la fuerza motriz del desarrollo fluya sin cesar y que las civilizaciones brillen resplandecientes es aspiración compartida por el pueblo de todos los países, así como responsabilidad que los políticos de nuestra generación debemos asumir. El plan de China es construir una comunidad de destino de la humanidad para materializar la ganancia común y el codisfrute”. En el discurso planteó el rumbo de avance hacia esta comunidad partiendo de cinco aspectos: perseverar en el diálogo y las consultas como medios para construir un mundo con una paz duradera, perseverar en la coedificación y el codisfrute para construir un mundo de seguridad común, perseverar en la cooperación y la ganancia común para construir un mundo de prosperidad conjunta, perseverar en los intercambios y el aprendizaje recíproco para construir un mundo abierto e inclusivo, y perseverar en el desarrollo verde y bajo en carbono para construir un mundo limpio y hermoso.

El concepto de estructurar una comunidad de destino de la humanidad expuesto a fondo por el secretario general Xi Jinping, que, además de acarrear el infatigable anhelo chino de un mundo hermoso, refleja también las bellas expectativas de nuevo orden mundial del pueblo de los diversos países, tuvo entre la comunidad internacional, y particularmente en los numerosos países en vías de desarrollo, universal acogida y amplio apoyo, y fue quedando consignado más tarde en una serie de documentos internacionales (el 10 de febrero de 2017, en las “Dimensiones sociales de la nueva alianza para el desarrollo de África” de la Comisión de Desarrollo Social de la ONU; el 17 de marzo, en la resolución 2344 del Consejo de Seguridad de la ONU, referente a Afganistán; el 23 de marzo, en las resoluciones sobre “derechos económicos, sociales y culturales” y “derecho a la alimentación” del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, y el 2 de noviembre, en las resoluciones de la Asamblea General de la ONU en materia de seguridad “Nuevas medidas prácticas para la prevención de la carrera de armamentos en el espacio ultraterrestre” y “Compromiso de no ser el primero en emplazar armas en el espacio ultraterrestre”), demostrando todo esto el amplio reconocimiento de la comunidad internacional que ha logrado. Reuniendo el máximo denominador común de los anhelos populares de paz, desarrollo y prosperidad de todos los países del mundo, este concepto indica un claro rumbo de avance para un mejor desarrollo mundial, aporta la sabiduría china y ofrece un plan chino.

En el XIX Congreso Nacional del Partido (octubre de 2017), sirviendo como una de las estrategias fundamentales para mantener y desarrollar el socialismo con peculiaridades chinas de la nueva era y como contenido importante de las “ocho aclaraciones” del pensamiento de Xi Jinping sobre el mismo, el impulso de la estructuración de la comunidad de destino de la humanidad se convirtió en emblema del liderazgo chino sobre la corriente de la época y sobre la orientación del progreso de la civilización humana. Las ricas y profundas connotaciones del concepto de la comunidad de destino de la humanidad, así como su valor en clave de época, quedaron sistemáticamente explicados en el apartado 12 del informe del Congreso, que tenía como tema “perseverar en el camino del desarrollo pacífico e impulsar la construcción de la comunidad de destino de la humanidad”. El impulso de la construcción de esta comunidad de destino quedó en marzo de 2018 consignado en el Proyecto de Revisión de la Constitución de la República Popular China, así como adicionalmente ascendido a voluntad del Estado, por parte de la I Sesión de la XIII Asamblea Popular Nacional.

El planteamiento del concepto de estructurar una comunidad de destino de la humanidad, hecho por el secretario general Xi Jinping poniéndose a la altura del porvenir y destino de la humanidad y contemplando en conjunto la situación nacional y la internacional, encarna las responsabilidades y sublime misión de un país grande, como la China de la nueva era, que se dedica a hacer mayores contribuciones a la paz y desarrollo mundial, así como los sinceros deseos y firme determinación del Partido Comunista de China, del Gobierno chino y del pueblo chino de impulsar la estructuración de la comunidad de destino de la humanidad, promover el desarrollo de la humanidad y hacer realidad un bello futuro para el mundo.

3. La lucha contra la Covid-19 evidencia plenamente que la estructuración de la comunidad de destino de la humanidad constituye el recto camino de la colectividad humana para afrontar sus desafíos comunes y construir un planeta más próspero y hermoso

La estructuración de la comunidad de destino de la humanidad es un plan consoluciones de naturaleza sistémica propuesto por China para dar respuesta a los desafíos globales y reformar y perfeccionar la gobernanza global.

Tras el XIX Congreso Nacional del Partido, Xi Jinping no paró de exponer a fondo las vías de la estructuración de la comunidad de destino de la humanidad: La capitalmente importante iniciativa de estructurar una “comunidad higiénico-sanitaria”, una “comunidad de seguridad”, una “comunidad de desarrollo” y una “comunidad de cultura” fue planteada por él por primera vez dentro del marco de la Organización de Cooperación de Shanghai, concretamente en la vigésima reunión del consejo de líderes de sus Estados miembros; y en la XXVII Reunión de Líderes Económicos de la APEC dio por primera vez explicación sistemática sobre una comunidad de destino de la región Asia-Pacífico con apertura e inclusión, con innovación y desarrollo, con conexiones y comunicaciones, y con cooperación y ganancia común. El secretario general también ha mencionado en varios acontecimientos nacionales e internacionales las importantes iniciativas de construir una “comunidad de destino en materia ciberespacial”, una “comunidad de destino de seguridad nuclear”, una “comunidad de destino en lo marítimo” y una “comunidad higiénico-sanitaria de la humanidad”, dándole a la “comunidad de destino de la humanidad” connotaciones más claras y concretas, mientras que China la ha transformado, por promulgación de una serie de medidas prácticas, para que pasase de concepto a acción. De la firme salvaguardia del multilateralismo a la convergencia de fuerzas para afrontar el cambio climático, y de la construcción conjunta de alta calidad de la Franja y la Ruta a la cooperación global en la reducción de la pobreza, las acciones reales de China han hecho dar abundantes frutos al “árbol de ideas” de la “estructuración de la comunidad de destino de la humanidad”.

Riga, capital de Letonia: expertos sanitarios del país en videoconferencia en la Embajada de China en el mismo (foto de Ya Nisi, Agencia de Noticias Xinhua). China desarrolló el 13 de marzo de 2020 una videoconferencia con expertos en la prevención y control de la Covid-19 de 17 países de Europa Central y Europa Oriental para compartir e intercambiar experiencia e información en la materia. Fue un importante acto de contribución de China a la causa de la seguridad de la salud pública global en adhesión al concepto de la comunidad de destino de la humanidad.

La repentina epidemia de la Covid-19 ha sido una confirmación extra, en forma muy especial, del importante significado de estructurar la comunidad de destino de la humanidad. Avanzar hacia este objetivo, tal como ha indicado Xi Jinping, es la única vía que tiene ella frente a la pandemia más grave de los últimos cien años. En el proceso de la lucha antipandémica, poniéndose al lado correcto de la historia, China es siempre consistente con construir la paz mundial, contribuir al desarrollo global y defender el orden internacional. La importancia y necesidad de impulsar la estructuración de la comunidad de destino de la humanidad ha quedado sucesivamente expuesta por Xi en conversaciones, llamadas telefónicas y videoconferencias con decenas de líderes de países extranjeros y responsables de organizaciones internacionales, así como por su participación en la Cumbre Extraordinaria de Líderes del G20 sobre la Covid-19, en la videoconferencia de la 73.a Asamblea Mundial de la Salud, en la Cumbre Extraordinaria China-África sobre la Solidaridad frente a la Covid-19, en el 75.o periodo de sesiones de la Asamblea General de la ONU y en Diálogos de Líderes Empresariales de la APEC.

Con actitud abierta, transparente y responsable, China ha cumplido concienzudamente sus obligaciones internacionales notificando inmediatamente a la OMS y a los países y regiones concernientes su información epidemiológica por propia iniciativa, haciendo públicos los datos —incluida la secuencia genética del SARS-CoV-2— a la mayor brevedad, dando en seguida a conocer sus planes de diagnóstico y tratamiento, así como de prevención y control epidemiológicos, y compartiendo sin reserva alguna con todas las partes su experiencia en cuanto a prevención y control, así como auxilio y tratamiento. Desarrolló la acción humanitaria urgente de rescate más concentrada en el tiempo y de mayor magnitud vista desde la fundación de la Nueva China, condicionada a graves presiones en cuanto a su propia prevención y control de la pandemia, y desplegó el papel de mayor suministrador mundial de materiales antiepidémicos, salvando miles y miles de vidas en todo el mundo con sus actuaciones reales. Se comprometió a utilizar como bienes públicos globales las vacunas contra la Covid-19 una vez que se terminara su investigación y desarrollo, y se las pusiera en servicio, contribuyendo así a hacérselas accesibles y asequibles a los países en vías de desarrollo. En el marco del Foro de Cooperación China-África, los países africanos concernidos han quedado eximidos de sus obligaciones respecto de China por los préstamos sin interés que vencen a finales del 2020, lo cual ha supuesto un mayor apoyo a los países africanos con una situación epidémica especialmente grave y una presión enorme. Todo ello ha puesto vívidamente de manifiesto la responsabilidad de un país grande, como China, para impulsar la estructuración de la comunidad de destino de la humanidad.

Bajo la firme dirección del Comité Central del Partido, nucleado en torno al camarada Xi Jinping, Chinafue el primer país del mundo en controlar la pandemia, reanudar el trabajo y la producción y concretar el paso de su economía de crecimiento negativo a positivo. Todos estos éxitos, que han ofrecido escenarios y cursos de acción que pueden servir de referencia para superar la actual crisis global, además han impulsado un más hondo arraigo de la concepción de la comunidad de destino de la humanidad en los corazones de las gentes.

La pandemia de Covid-19 ha acelerado el reajuste de la configuración internacional. La economía mundial sufrió una profunda recesión, las cadenas sectoriales y de suministro globales recibieron un impacto, y ganó un amplio espacio el déficit de gobernanza, de confianza, de desarrollo, de paz; y los riesgos e incertidumbres de la economía mundial se han visto agravados por el alza en actos de unilateralismo, proteccionismo y acoso, y por la contracorriente en cuanto a la globalización económica. Ante todo tipo de duros y complejos desafíos, la humanidad necesitaba más que nunca el refuerzo de la cooperación para superar en común las dificultades temporales y avanzar mano con mano.

Como la pandemia puso de relieve los puntos débiles de la gobernanza global, toda la comunidad internacional prestó mucha atención al orden internacional y la gobernanza global propios de la era postpandémica. En un discurso suyo de la primera fase de la XV Cumbre del G20, Xi Jinping indicó: “Hay que atenerse al principio de la codeliberación, la coedificación y el codisfrute, y persistir en el multilateralismo, en la apertura y la inclusión, en la cooperación mutuamente beneficiosa y en el avance con los tiempos”. Señaló la necesidad de intensificar el sistema internacional nucleado en torno a la ONU. Todas las partes deben defender con firmeza la autoridad y la posición de la ONU, observar rigurosamente los propósitos y principios consagrados en la Carta de las Naciones Unidas y salvaguardar el orden internacional basado en el derecho internacional. Deben perfeccionar la estructura de gobernanza de la globalización económica. Deben defender firmemente un régimen de comercio multilateraltransparente, no discriminatorio, abierto, inclusivo y fundamentado en normas, yrespaldar la reforma de la OMC, aumentar su eficacia y autoridad, promover el libre comercio, luchar contra el unilateralismo y el proteccionismo, defender la competencia leal y garantizar los derechos e intereses y espacios de desenvolvimiento de los países en vías de desarrollo. Deben incrementar la capacidad de afrontamiento de desafíos globales. A día de hoy, la tarea más apremiante es reforzar el sistema higiénico-sanitario mundial para prevenir y controlar la Covid-19 y demás enfermedades contagiosas. Y deben intensificar la cooperación internacional sobre el entorno ecológico y hacer efectiva salvaguardia de la tierra, hogar común del que depende nuestra existencia.

Las importantes dilucidaciones del secretario general Xi Jinping sobre el impulso de la estructuración de la comunidad de destino de la humanidad, científicas cristalizaciones teóricas integradoras del pensamiento marxista sobre la historia mundial con la situación mundial de singulares cambios no vistos en mucho tiempoy con la práctica concreta de la diplomacia china, se ajustan a la corriente de paz, desarrollo, cooperación y ganancia compartida de la época, lideran enérgicamente una forma peculiarmente china de teoría diplomática e innovación práctica de gran país y trazan un grandioso esquema para la consecución del desarrollo conjunto, florecimiento constante y paz y orden duraderos de la sociedad humana, reflejando todo ello la visión global, mentalidad mundial y asunción de responsabilidad de gran país con las que China combina su propio desarrollo y el del mundo.

Por su condición de proceso histórico, la estructuración de la comunidad de destino de la humanidad, imposible de lograrse de golpe o irsiempre con viento en popa,requiere un largo y duro esfuerzo.Para cumplirla, hemos de empeñarnos tenaces y constantes, no podemos renunciar al sueño por compleja que sea la realidad, ni abandonar la aspiración por lejano que esté el ideal. Con que todas las partes interioricen el concepto de la comunidad de destino de la humanidad, lleven juntas el planeamiento y la puesta en práctica, y pongan en juego un tenaz esfuerzo minucioso, y una incansable lucha acumulada en el tiempo, la meta de construir la comunidad de destino de la humanidad será ciertamente alcanzable.

Fuente: Qiushi2021 n.o 1


Los derechos de autor de la traducción del artículo pertenecen a Teoría China, indique la fuente para la reimpresión.


版权所有中央党史和文献研究院

建议以IE8.0以上版本浏览器浏览本页面京ICP备11039383号-6京 公网安备11010202000010