Comentarios y Respuestas

“China, arriba y adelante”

Actualizado el 25-09-2012 | Agrandar | Achicar

Autor: | Fuente:

  Entrevista con el ex presidente mexicano Luis Echeverría.

  Por TANG SHUBIAO y WU YONGHENG

  El ex presidente de México Luis Echeverría nos recibió en su residencia el pasado 31 de octubre. A pesar de su avanzada edad, casi 90 años, se encontraba en buen estado físico y con el pensamiento muy claro. El próximo año se cumplirá el 60° aniversario de la fundación de la revista China Hoy y, aprovechando esta ocasión, le pedimos que dirigiera unas palabras a nuestros lectores. Echeverría confesó que siempre tenía en mente las relaciones de amistad sino-mexicanas, a las cuales ha dedicado casi toda su vida. Sigue siempre con interés las noticias sobre China, país que ha visitado en siete ocasiones, antes, incluso, de que se produjese su gran y acelerado desarrollo. Durante la entrevista, el ex presidente mexicano brindó por que China continúe avanzando.

  Siempre atento a los progresos de China Hoy

  Echeverría fue elegido presidente de México en 1970. Durante su gobierno, entre 1970 y 1976, apoyó firmemente la restitución de los legítimos derechos de la República Popular China en las Naciones Unidas, mientras promovía activamente el desarrollo de las relaciones bilaterales con el objeto de establecer relaciones diplomáticas entre los dos países.

  En 2004, la edición latinoamericana de China Hoy empezó a publicarse en México. Desde el primer momento, Echeverría nos prestó su apoyo y siguió la revista con atención. Lee frecuentemente nuestra publicación y, de vez en cuando, nos ofrece sugerencias constructivas. Precisamente, unos días antes de la entrevista, China Hoy estableció un portal en Internet dirigido a los jóvenes lectores latinoamericanos, respondiendo a una de dichas sugerencias.

  Cuando entramos a la residencia del ex presidente, éste ya nos esperaba, de pie, en la sala de visitas. En la mesa se encontraban las banderas nacionales de China y de México y también los últimos números de China Hoy, por lo que nuestra charla comenzó hablando sobre la revista.

  Luis Echeverría (señalando la portada del número 10, “100 años de cambios en China”): Muy buena fotografía.

  China Hoy: ¡Gracias! Es el doctor Sun Yat-sen, líder de nuestra revolución democrática.

  LE: ¿En qué países latinoamericanos se puede encontrar China Hoy?

  CH: Además de México, tenemos también una delegación en Perú y ya llega a todos los países de habla hispana. En el futuro, pensamos imprimir en Venezuela y distribuir en Panamá.

  LE: Es una revista excelente, que facilita a los lectores mexicanos y de otros países latinoamericanos el conocimiento sobre China.

  CH: Nuestra revista acaba de abrir un portal en Internet dirigido a los jóvenes latinoamericanos. Eso es algo que usted también había estado esperando durante mucho tiempo.

  Apoyo a la restitución de los derechos legítimos de China en la ONU

  En 1971, Echeverría encabezó la delegación mexicana que tomó parte en el 26º Periodo de Sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas. Una vez que llegó a Nueva York, pidió continuamente que se respetara la soberanía de China y no se excluyera al país asiático del debate sobre los asuntos internacionales. En calidad de presidente de México, manifestó en su discurso ante la Asamblea General de las Naciones Unidas que era inconcebible excluir a China, un país cuya población representaba una cuarta parte de la población mundial, de la ONU. Cuando fue aprobada la moción para la restitución de los derechos legítimos de la República Popular China en las Naciones Unidas, los delegados mexicanos fueron los primeros en felicitar a la delegación china. “Nos abrazamos fuertemente. Estábamos muy entusiasmados”, recuerda Echeverría.

  LE: ¿Cuántos países han visitado en este viaje?

  CH: Venimos especialmente a México y esta es una visita en particular a usted. Usted ha hecho mucho por China y también por la revista China Hoy.

  LE: Muy poco. Desearía poder hacer más.

  CH: Los chinos le estamos muy agradecidos y le tenemos mucho respeto.

  LE: ¡Gracias! Yo quiero mucho a China. Y leemos continuamente esta revista.

  CH: ¡Gracias! Todos los chinos conocemos y le agradecemos las gestiones que hizo en la ONU para la restitución de los legítimos derechos de China y también sus esfuerzos por el establecimiento de relaciones diplomáticas entre China y México.

  LE: El presidente de EE.UU. me llamó por teléfono a la casa presidencial y me pidió que votara contra China. Pero, al día siguiente, votamos en contra de lo que me pedía. Pensábamos en votar a favor de China; apoyábamos a China.

  CH: Fue una actitud muy heroica.

  LE: No, para mí fue muy simple, porque ya pensaba mucho en China. Es un gran país y ha progresado muchísimo, alcanzando, no una primera, sino una primerísima posición en la política internacional. Yo lo hice con toda mi convicción.

  Por una amistad que heredarán las futuras generaciones

  Según recuerda Huang Shikang, intérprete de español del presidente Mao Zedong y ex embajador de China en México, cuando Echeverría visitó China en 1973, tanto en Beijing como en Shanghai, recibió una cálida bienvenida.

  A lo largo de la mayor y más céntrica avenida de Beijing, la Avenida Chang’an, había miles de banderas nacionales de China y México. Las multitudes se apiñaban en la calle para brindar a Echeverría una calurosa bienvenida. Cuando la caravana de automóviles se detuvo en la Plaza Tian’anmen, el presidente Echeverría bajó del auto en compañía del primer ministro chino Zhou Enlai y mientras saludaban al pueblo, sorprendentemente había personas que le respondían en español: “¡Bienvenido, presidente mexicano!”. Cuando llegó a Shanghai, estaba ya muy avanzada la noche; tras una lluvia recia, se acumulaba el agua en el suelo, pero, aún así, miles de chinos lo esperaban en el aeropuerto, cantando y bailando por la amistad entre los dos pueblos. Al ver la cordialidad y el entusiasmo de los chinos, muchos amigos mexicanos se mostraron emocionados, e incluso algunos de ellos no pudieron evitar derramar lágrimas.

  LE: Le comenté a Jorge Nuño, mi ayudante, que quiero visitar de nuevo China, un viaje más descansado. Hay algunas partes del país que todavía quiero conocer. En la medida de mis posibilidades, trataré de aumentar las relaciones de China con México. Ya hace 40 años, cuando era presidente, y, en aquel entonces, todavía muy joven, visité China muchas veces, entre las cuales quiero destacar tres ocasiones.

  Además de la primera vez, en 1973, la de 1978 fue también impresionante. Ese año ya no era presidente, pero me invitaron a visitar su país, e invité a mis hijos y nietos a viajar conmigo. Fuimos 31 en total. La tercera es la del 1 de julio de 1997, cuando fui invitado a participar en la ceremonia de celebración por la devolución de Hong Kong a China. Llevaba también a mis hijos, porque quizá ellos también podrían convertirse en amigos del pueblo chino y la amistad entre los dos pueblos se podría así heredar de generación en generación.

  Cuando mis hijos y nietos regresaron de China, me escribieron por correo electrónico sobre su viaje; uno de mis nietos me dijo que el viaje por este país asiático fue una experiencia magnífica y les dio la oportunidad de conocer China y a su pueblo, que yo quería tanto.

  Sugerencias sobre las relaciones sino-mexicanas

  LE: Deben fortalecerse las relaciones entre los dos países. A muchos mexicanos que quieren ir a Europa o Australia, les digo: “Váyanse a China”, pues China es un excelente amigo nuestro. Siempre les digo “Arriba y adelante”. México debe abrir más las puertas y profundizar las relaciones con China. Importamos muchos productos chinos, pero, a la vez, exportamos muy poco. Tenemos que producir lo que pueda exportarse a China, por ejemplo, productos minerales, que son necesarios en China para su industria, que cada día será más grande. Que estudie más a fondo su minería.

  CH: Gracias a lo que usted consiguió, en febrero del próximo año podremos festejar el 40º aniversario del establecimiento de las relaciones diplomáticas entre China y México. Queremos hacerle otra entrevista cuando se celebre este acontecimiento.

  LE: Pensamos siempre mucho en China y deseamos muchas más relaciones con este país. Con el objetivo de promover las relaciones bilaterales, necesitamos más mercado y más Estado, que el Gobierno intervenga más; y por otro, esperamos que más jóvenes chinos vengan a México a aprender nuestro idioma.

  CH: Sabemos que, gracias a usted, muchos embajadores chinos han logrado estudiar español en México.

  LE: Que dejen estudiar aquí a muchos jóvenes y que aprendan el español bien, es muy importante para desarrollar las relaciones en el futuro.

  Ahora, me toca a mí ser periodista. ¿Les gusta México? ¿Tienen confianza en el futuro de las relaciones entre ambos países?

  CH: ¡Claro que sí! Nos gusta mucho México. Muchas gracias por sus sugerencias sobre las relaciones bilaterales, y, con su apoyo y el de muchos amigos de China como usted, tenemos plena confianza en la buena marcha de las relaciones entre los dos países en el futuro. Le agradecemos mucho su tiempo y vayan con usted nuestros mejores deseos.

Artículos relacionados