Comentarios y Respuestas

El momento de fomentar nuevos motores del crecimiento económico

Actualizado el 25-09-2012 | Agrandar | Achicar

Autor: | Fuente:

  

  China desaceleró su crecimiento en 2011 para concentrarse en la reestructuración de su economía. Sin embargo, la tasa de crecimiento del país superó a la de otras economías del mundo. El Producto Interno Bruto (PIB) de China fue de 47,15 billones de yuanes, un incremento de 9,2% con respecto al año anterior. El primer informe financiero trimestral 2011 mostró un crecimiento interanual de 9,7%, aunque en el segundo trimestre cayó a 9,5%, a 9,1% en el tercero y a 8,9% en el cuarto. Los graduales descensos de la tasa de crecimiento fueron, por lo tanto, una característica de la economía china en 2011.

  El comercio exterior mantuvo un ritmo de crecimiento relativamente rápido en 2011, pero experimentó un superávit menor. El volumen comercial alcanzó los 3,64 billones de yuanes, un aumento de 22,5% con respecto al año anterior, pero el superávit comercial de China se situó en 155.100 millones de dólares –26.400 millones de dólares menos que en 2010– y su contribución al PIB fue de alrededor del 2%, frente al 3,1% en 2010. Esta disminución es atribuible principalmente a la desaceleración económica mundial que ha reducido la demanda en el exterior de productos manufacturados chinos.

  La desaceleración mundial afectará, sin duda, a la economía china basada en la exportación. No obstante, a pesar del sombrío panorama, China sigue siendo uno de los países menos endeudados del mundo y uno de los más capacitados para estimular su economía.

  Hay margen para la mejora industrial y también para la de sectores como la infraestructura y el bienestar social. La industria cultural china, que viene floreciendo, es otro motor de crecimiento de gran potencial. Durante la Sexta Sesión Plenaria del XVII Comité Central, celebrada el 17 de octubre de 2011, el Partido Comunista de China planteó el fomento de la industria cultural, con el fin de convertirla en un pilar de la economía nacional. Los sectores de bienes raíces y automotriz eran los que impulsaban el crecimiento económico. Sin embargo, el incremento de 14,6% de la industria automotriz en 2011 representó 20,2 puntos porcentuales menos que el del año anterior. La inversión de China en el sector inmobiliario aumentó en un 20% en comparación con el año previo y el volumen total de casas comerciales vendidas creció sólo un 4,9% en 2011. El Gobierno chino está, por lo tanto, separando su crecimiento económico del de su industria de bienes raíces. Las medidas para evitar que la economía china afronte un aterrizaje forzoso han tenido cierto efecto.

  Se espera que la emergente industria cultural china cumpla un papel más importante en el impulso de la economía. En la actualidad, su contribución al PIB es de apenas 3%. No obstante, el director del Instituto de Reforma y Desarrollo de China, Chi Fulin, ha señalado que si en los próximos 5 años el consumo cultural chino puede representar más del 5% del PIB, se podría añadir un volumen de consumo de 4 billones de yuanes a la economía. Aunque hay todavía una brecha considerable entre la industria cultural china y la de países como Estados Unidos y Japón –en términos de nivel de desarrollo–, las perspectivas de este sector son muy alentadoras.

Artículos relacionados