Comentarios y Respuestas

Las relaciones entre el PCCh y los partidos latinoamericanos

Actualizado el 25-09-2012 | Agrandar | Achicar

Autor:XU SHICHENG | Fuente:


  En su condición de partido gobernante, las relaciones del Partido Comunista de China (PCCh) con el exterior constituyen una parte importante de la diplomacia global del país. Inicialmente, los vínculos entre el PCCh y las organizaciones políticas de América Latina se limitaron a los partidos comunistas de esa región, aunque estos nexos se interrumpieron durante la Gran Revolución Cultural. Al comienzo de la reforma y apertura en China, el PCCh no solo restauró estas viejas relaciones, sino que las mismas trascendieron las diferencias ideológicas y se expandieron a organizaciones políticas de diversas tendencias en toda la región.

  El PCCh se empeña en desarrollar activamente las relaciones con los partidos políticos de América Latina y el Caribe, con el objetivo de promover las relaciones a niveles de Estado entre China, América Latina y el Caribe, sobre la base de los Cinco Principios de la Coexistencia Pacífica, de modo sano y estable, como una forma de contribuir a salvaguardar la paz e incentivar el desarrollo económico y social del mundo.

  La etapa inicial

  Tras la fundación de la República Popular China en 1949, y dadas la situación internacional y las condiciones históricas prevalecientes, el PCCh se limitó a desarrollar sus relaciones con otros partidos comunistas. En América Latina estableció contactos con organizaciones de esta tendencia y con algunas otras de izquierda. El primer partido que estableció relaciones con el PCCh fue el Partido Comunista de Brasil, a principios de la década de 1950. Asimismo, la primera delegación de partidos comunistas latinoamericanos llegó a China en marzo de 1956. Entre los 10 delegados visitantes estaban los secretarios generales de los partidos Comunista de México, Socialista Popular de Cuba y Comunista de Colombia, así como un representante, respectivamente, de la Secretaría Central de los partidos Comunista de Brasil, Comunista de Venezuela y Laborista de Guatemala.

  En 1959, once partidos comunistas de América Latina fueron invitados a enviar delegaciones al país para participar en las celebraciones por los primeros diez años de la República Popular China. Para 1960, 18 de los 22 partidos comunistas y obreros de América Latina habían establecido y desarrollado relaciones con el PCCh.

  El período de la Gran Revolución Cultural

  A finales de la década de 1950 y comienzos de la de 1960, dentro del movimiento comunista internacional, especialmente entre el PCCh y el Partido Comunista de la Unión Soviética (PCUS), se generó un abierto debate sobre la línea que debía seguirse. La mayoría de los partidos comunistas de América Latina respaldaban la línea del PCUS, por lo que entre 1965 y 1966 rompieron relaciones con el PCCh. Durante la Gran Revolución Cultural (1966-1976), el PCCh acusó a los partidos comunistas de América Latina de “revisionistas”, mientras que aquellos lo criticaron por –lo que consideraban– sus posturas extremistas.

  A la par, el PCCh fue estableciendo vínculos con organizaciones políticas latinoamericanas que se habían escindido de sus matrices comunistas.

Tras la reforma y apertura

  Luego de la aplicación de la política de reforma y apertura, a finales de la década de 1970, los comunistas chinos reajustaron sus contactos con otros países, lo que también implicó cambios en sus relaciones con los partidos políticos latinoamericanos.

  Como parte de este proceso se retomaron los lazos con los partidos comunistas de la región. En 1979, el Partido Comunista de México fue el primero en restaurar relaciones con el PCCh. En 1988, el Partido Comunista de Cuba restableció los intercambios interpartidistas, que habían quedado suspendidos en 1966.

  Al mismo tiempo, el PCCh reajustó sus relaciones con los nuevos partidos comunistas de América Latina, retomando vínculos con algunos, a la vez que rompía con otros que se oponían a la reforma y apertura de China.

  Vale la pena señalar que al despuntar la década de 1980, el PCCh comenzó a establecer amplios contactos con los partidos gobernantes y de oposición, así como con organizaciones políticas de diversas ideologías, y estableció los cuatro principios de independencia y autonomía, igualdad plena, respeto mutuo y no injerencia en los asuntos internos. En 1979, entre los partidos nacionalistas latinoamericanos, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) de México tomó la iniciativa de establecer relaciones con el PCCh. Posteriormente, en 1980, el Partido de Acción Democrática y el Partido Social Cristiano de Venezuela hicieron lo mismo.

  En la actualidad, el PCCh tiene vínculos con más de 130 partidos y organizaciones políticas regionales de 31 países de América Latina y el Caribe, además de mantener relaciones relativamente estrechas con organizaciones multilaterales, como el Comité de la Internacional Socialista para América Latina y el Caribe, la Organización Demócrata Cristiana de América (ODCA), la Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina y el Caribe (COPPPAL), el Foro de Sao Paulo, entre otras.

    El nuevo cariz de las relaciones

  En los últimos años se ha ampliado constantemente el ámbito de contacto entre los partidos de China y América Latina, a la vez que se han profundizado sus contenidos. Al respecto, es posible identificar las siguientes cinco características: (1) hay un espacio cada vez más amplio para los contactos, lo cual permite profundizar el conocimiento mutuo y consolidar la relación de amistad; (2) hay un aumento exponencial de los contactos de alto nivel entre los partidos, lo cual redunda en una mejora de la confianza política mutua y en la ampliación del consenso bilateral; (3) los intercambios profundos y las consultas amplias favorecen el compartir experiencias mutuas en cuanto a la administración de asuntos estatales y partidarios; (4) se enfatiza el factor económico al priorizar el matiz pragmático de los intercambios interpartidistas; (5) se pone énfasis en la labor de propaganda de cara al exterior, de modo que los pueblos de América Latina tengan una visión positiva de China, incrementando así la influencia del PCCh.

  Al ser China y Cuba países socialistas, el PCCh y el Partido Comunista de Cuba (PCC) enfrentan tareas similares en la construcción y desarrollo de sus naciones. Desde hace muchos años, ambos partidos mantienen estrechas relaciones, con cada vez más frecuentes intercambios de alto nivel. El hecho de compartir experiencias en la construcción del Partido y del socialismo ha promovido la solución de una serie de cuestiones de fondo en las relaciones bilaterales, a la vez que ha enriquecido constantemente sus contenidos y aportado nuevos elementos a los lazos de amistad, consolidándose así la tradicional hermandad.

  El PCCh mantiene activas relaciones con organizaciones políticas de Brasil, Argentina, México, Venezuela, Chile, Perú, Colombia, Ecuador, Uruguay y otras naciones, lo cual ha desempeñado un papel positivo en la estabilidad y profundización de las relaciones bilaterales entre China y estos países.

  El PCCh también ha iniciado intercambios con los partidos políticos legales de algunos países latinoamericanos que aún no han establecido vínculos diplomáticos con China, lo que sienta una buena base política y emocional para llegar al establecimiento pleno de relaciones con dichas naciones.

  Desde 1984 hasta hoy, más de 20 dirigentes de partidos políticos latinoamericanos han visitado China antes de resultar electos como líderes en sus respectivos países. Una vez en el poder han jugado un papel muy importante en la promoción de las relaciones bilaterales con China.

  América Latina es la región del mundo más remota con respecto a China. Por ciertas razones históricas, aún hay 12 países con los que no se mantienen relaciones diplomáticas. Estos intercambios interpartidistas pueden ayudar a mejorar el entendimiento mutuo y la amistad, al servir como catalizador para el futuro establecimiento de relaciones oficiales con estos países.

*Xu Shicheng es investigador del Instituto de América Latina de la Academia China de Ciencias Sociales.

Artículos relacionados