Comentarios y Respuestas

¿Dónde está el verdadero desafío de China?

Actualizado el 07-08-2012 | Agrandar | Achicar

Autor:Yuan Peng | Fuente:

  Pekín, 31/07/2012(El Pueblo en Línea)-El desafío verdadero de China realmente no es inminente, sino deberemos enfrentarlo en los próximos cinco a diez años. El problema real no será la situación internacional o los países vecinos, sino más bien el cambio del sistema interno y la situación social. La verdadera amenaza no es un conflicto armado, sino otros problemas que no son militares, como las finanzas, la sociedad, internet y la diplomacia, por ejemplo.

  En los próximos cinco a diez años, el equilibrio de fuerzas entre China y los Estados Unidos pasará de ser cuantitativo a cualitativo. Organismos respetados internacionalmente predicen que la economía china superará la estadounidense cerca del año 2020. Entonces, la fuerza militar y tecnológica de China también habrá experimentado una mejora cualitativa. Los estrategas estadounidenses están pensando en tres cuestiones fundamentales relacionadas con el “ascenso” de China: ¿Cómo enfrentar los desafíos económicos, energéticos y de recursos que traerá el ascenso de un país de entre 1.300 y 1.500 millones de habitantes? ¿Cómo enfrentar los retos a nivel del sistema político, el modelo de desarrollo y valores que traerá el ascenso de un país socialista? ¿Cómo enfrentar los desafíos de seguridad militar que podría traer un país que no ha resuelto completamente sus disputas de soberanía territorial?

  Esto significa que el juego actual entre China y EE.UU. es el preludio, mientras el verdadero reto está todavía por venir.

  Los próximos tres a cinco años son un momento clave de cicatrización para las principales potencias. Todos los países están haciendo lo mismo: profundizando las reformas de su sistema en el interior, mientras tratan de obtener un espacio estratégico en el exterior. Una vez que Europa y EE.UU. hayan sobrepasado las dificultades, se gestará una nueva revolución tecnológica e industrial y eso tendrá un impacto real en un periodo estratégico para China.

  En los próximos tres a cinco años, la estrategia de EE.UU. se centrará en Oriente y aprovechará las disputas de soberanía entre China y otros países para generar una reestructuración estratégica en Asia, lo cual será beneficioso para lograr un reequilibrio de la situación en el continente, bajo el manejo de los EE.UU.

  En esta etapa, los EE.UU. utilizarán todo tipo de medios no militares para interferir en el proceso de ascenso de China y asegurar su propia situación hegemónica. Sus maniobras principales incluyen: primero, un punto de ataque centrado en la tasa de cambio del renminbi y el objetivo de la apertura de los mercados financieros y de seguros, para ingresar de lleno en el sector terciario en China; segundo, utilizar la “libertad de internet” como bandera del modelo tradicional de promover la libertad y la democracia en China “desde arriba hacia abajo”; y alejar a China de Corea del Norte, Pakistán y Birmania, o reanudar las relaciones ruso-estadounidenses, para provocar que la diplomacia china caiga en la pasividad.

  Así pues, China debe cambiar su manera de pensar y sus conceptos estratégicos tradicionales, y cambiar el centro de preocupación de su seguridad nacional desde el peligro de un conflicto armado en el exterior hacia una remodelación de los mecanismos institucionales en el interior. Aquí es donde yace la clave de si China podrá una vez más enfrentar sus retos con éxito.

  (El autor es director del Instituto Estadounidense del Centro de Investigaciones de Relaciones Internacionales Contemporáneas de China)
 

Artículos relacionados