Comentarios y Respuestas

Algunas tendencias de la innovación social china

Actualizado el 12-10-2012 | Agrandar | Achicar

Autor: | Fuente:

  Algunas tendencias de la innovación social china

  Por Yu Keping

  Para construir un país innovador no basta con gobiernos y empresas innovadores, sino que se precisa también una sociedad innovadora. Por innovación social se entiende la que se lleva a cabo en los ámbitos públicos de la sociedad (acciones innovadoras y de servicios, surgidas junto con las empresas sociales, cuyo objetivo es satisfacer las demandas sociales, por lo tanto, no se limitan a las actuaciones de las ONG y de las empresas sociales, sino que incluyen acciones innovadoras de gobiernos e instituciones empresariales). La innovación social posee un significado especial e irreemplazable desde el punto de vista tanto de la estimulación del vigor social, la satisfacción de las diversificadas demandas de la sociedad, la ampliación de la participación social de la ciudadanía y el fomento del autogobierno social, como del cultivo de la capacidad participativa de los ciudadanos, etc.

  De acuerdo con la situación real del desarrollo social de nuestro país y la importante práctica de los últimos años de innovación social, y tomando como referencia las experiencias y lecciones obtenidas al respecto por los países desarrollados, podemos percibir algunas tendencias del desarrollo de la innovación social.

  Primero: la innovación social devendrá una importante plataforma para la colaboración entre el gobierno, las empresas y los ciudadanos. Dadas las particularidades de las condiciones nacionales de China, el Partido y el Gobierno desempeñarán un papel especialmente importante en la innovación social, significativa característica ésta que distingue la innovación china de la de Occidente. El Partido y el Gobierno deben crear para la innovación un ambiente en lo referente a macrosistemas, mientras que las organizaciones empresariales han de proporcionarle las condiciones materiales, siendo las fuerzas populares las principales en dicha actividad. Dicho de otro modo: en esta innovación no debe faltar ninguna de las tres partes; es decir, ni el gobierno, ni las empresas ni los ciudadanos. Tal innovación únicamente podrá impregnarse de vitalidad si estas tres partes se unen y cooperan.

  Segundo: las organizaciones sociales y las empresas sociales constituyen una vigorosa fuerza de la innovación social, por lo que su papel en ella será cada vez más importante. Las organizaciones y empresas sociales, cuerpo principal del tercer sector, tienen como importante función prestar servicios sociales, promover las causas de beneficio público, impulsar la participación de la ciudadanía y enriquecer las actividades sociales. Las empresas sociales son empresas especiales cuya obvia diferencia respecto a las ordinarias radica en que su objetivo principal es ofrecer servicios sociales y productos de interés público, obteniendo por medio de unos y otros las ganancias necesarias para sufragar su funcionamiento.

  Tercero: las diversas formas emergentes de organización están asumiendo un papel especial en la innovación social. En los países desarrollados occidentales, al tiempo que la función de las organizaciones sociales tradicionales en la innovación social se va reduciendo, la de las organizaciones emergentes, entre ellas las diversas clases de grupos de red y de temas principales así como los grupos temporales, va adquiriendo una importancia creciente. Debido a que nuestro país se encuentra en una etapa de desarrollo distinta de la de los países desarrollados, en él la función de las organizaciones tradicionales no se reduce, sino que se incrementa; de todos modos, las organizaciones emergentes ya han empezado a asumir un papel más notorio en la innovación social.

  Cuarto: el ámbito de la innovación social se ampliará sin cesar. A medida que las organizaciones sociales se robustezcan y el gobierno les confíe la gestión de un número creciente de asuntos sociales, la innovación social se extenderá de la asistencia benéfica, la ayuda a los indigentes y los necesitados, el autogobierno comunitario y otros ámbitos tradicionales a los terrenos de la ecología, la educación, el empleo, el consumo, la atención a los ancianos, la vivienda, los servicios de salud e higiene, el control de enfermedades, el ahorro energético, la movilidad poblacional, la protección de la fauna, el cambio climático, la gestión urbanística, la regulación del tráfico, las competiciones deportivas, la divulgación mediática, etc.

  Quinto: en la innovación social, el logro de resultados depende cada vez más de las ciencias y tecnologías avanzadas. No cabe duda de que los factores más importantes para la obtención de logros en dicha innovación son el sistema y las personas; pero la ciencia y las tecnologías desempeñarán un papel cada vez más significativo, en especial, la informática, las telecomunicaciones y las redes, algunos de cuyos servicios, incluidos los microblogs y la mensajería instantánea, se han convertido en medios tecnológicos de los que la innovación social depende inevitablemente.

  Sexto: la innovación social se caracterizará cada vez más por el uso generalizado de las redes. Vivimos una época de utilización generalizada de las redes, medio que ha devenido en una fuerza creativa. La generalización de su uso potenciará en gran medida los resultados de todo tipo de actuaciones innovadoras, haciendo que la innovación produzca efectos en cadena y de transmisión. Los gobiernos y las empresas cuentan con sus propias redes y llevan a cabo innovaciones en ellas. Si se quiere lograr que la innovación social rinda mayores resultados, ésta deberá establecer su propia red y apoyarse en ella.

  Séptimo: la innovación social se está transformando en un fenómeno global. Examinada desde una perspectiva mundial, tal innovación surgió no hace mucho tiempo, pero se ha extendido con bastante rapidez. Desde Europa hasta Norteamérica, numerosos políticos, empresarios, personalidades no gubernamentales e intelectuales se han sumergido en la innovación social. En los países desarrollados occidentales, ésta se ha convertido en una importante actividad social, mientras que en algunos países en vías de desarrollo se le está empezando a prestar atención. Es de prever que en un futuro no muy lejano la innovación social devenga en una tendencia mundial.

Artículos relacionados