Comentarios y Respuestas

Aglutinar las invencibles fuerzas china -- Acerca de la estructuración del sueño chino con voluntad única (3)

Actualizado el 26-09-2013 | Agrandar | Achicar

Autor:Comentarista del Diario del Pueblo | Fuente:Diario del Pueblo, 21 de marzo de 2013

  Sólo habiendo sueño habrá meta y sólo habiendo deseo habrá lucha. Tanto para un Estado y una nación como para una familia, el sueño constituye fuente del mantenimiento de la vitalidad y del estímulo de vivacidad.

  “Para hacer realidad el sueño chino es necesario aglutinar las fuerzas chinas”. La importante expresión del presidente Xi Jinping expone el vínculo profundo entre el abrazo del sueño de hacer de China país poderoso y el estímulo de las fuerzas de avance, destapa, en mejor sentido, el importante camino conducente a hacer realidad el sueño chino. Con tal de unirnos estrechamente y que todos compartamos la misma voluntad, luchando con esfuerzos por el sueño mancomunado, las fuerzas destinadas a hacer realidad el sueño serán incomparablemente poderosas.

  Experimentando penalidades y resplandores, la nación china siempre tiene un complejo “la familia y el Estado”. Hacer realidad país rico y poderoso y permitir al pueblo una vida holgada siempre es sueño de nuestra nación y también sueño de todos y cada uno de los chinos. La historia de la nación china de marchar hacia la gran revitalización es precisamente una historia en la cual la vida del pueblo ha experimentado enormes cambios que mueve al cielo y la tierra. Desde la presencia en centros docentes hasta la vivienda y asistencia médica, la garantía de la dignidad, el éxito de la causa y el cumplimiento del valor, todos se esfuerzan incesantemente hacia el sueño, pintando cuadros de sueño, el más grandioso de una época y más aún, reúne las fuerzas de busca de sueño más  prolongado de un país.

  El destino y la suerte de cada persona se unen estrechamente, sin excepción alguna, con el Estado y la nación. Centenares de millones de chinos se agrupan en una “comunidad de suerte”. El sueño chino tiene que “cumplirse apoyándose estrechamente en el pueblo”. Las pequeñas corrientes forman el mar. Los granos de arena se unen en pagoda. Los pasos progresivos del sueño chino cada vez más cercanos provienen del deseo ardiente de empresa de 260 millones de trabajadores emigrados del capo conducente hacia la vida holgada como resultado de los trabajos, provienen de la ardiente participación de todos los sectores sociales cuyo corazón se une al destino estatal, provienen de las desinteresadas contribuciones de incontables voluntarios que se incorporan a la sociedad. Cuando todos y cada uno “contribuyen mancomunadamente con energía”, podrá el Estado y la sociedad avanzar sin cesar hacia delante y mayor número de personas podrán permitirse osar soñar, ser valientes en perseguir sueño y esforzarse por cumplir con el sueño, y aglutinar las fuerzas chinas que impulsen la revitalización de la nación.

  ¿Qué son las fuerzas chinas? Son fuerzas de la gran unidad de todas las etnias de China, fuerzas convergidas por las cuales los 1.300 millones de chinos piensan en un mismo destino y contribuyen energías a una misma causa. Los sueños individuales pueden ser muy diferentes, pero en el camino de realizar el sueño estatal, la unidad de voluntad y de pensamiento y la movilización de energías de las masas populares, habrá fuerzas impetuosas que no encuentren fortalezas inconquistables. Este tipo de fuerzas las sentimos en las luchas y resistencias unas tras otras durante la época de la revolución, las experimentamos en los aportes hechos en los años de ardor de la construcción y las experimentamos en persona en las luchas majestuosas de la época de la reforma. En el futuro camino de la lucha, con tal de que los 1.300 millones de personas nos unamos con una misma voluntad, semejantes fuerzas invencibles, necesariamente, se harán fundamento de la victoria y fuente de la fuerza en nuestro camino conducente a la revitalización de la nación.

  El camino conducente al ideal, predestinadamente, no es camino llano. Transcurriendo el parto doloroso del desarrollo, teniendo al frente “un salto peligroso”, empleo, asistencia médica, vivienda, sostenimiento en la vejez…todos pueden, junto con el Estado y la sociedad, experimentar los zigzags y trabajos durante el viaje por perseguir el sueño, posiblemente  se quejan, se desconciertan, pero hay que ver, en mayor medida, que disfrutaremos en conjunto de oportunidades de vida brillante, gozar de oportunidades de que el sueño sea verdad, compartir junto con la patria y la época oportunidades de crecimiento y progreso. Al haber sueño, oportunidades, luchas, todo lo hermoso podrá ser creado.

  Vivir en una época y un país semejantes es una suerte. Más que en cualquier período de la historia nos acercamos a las metas de la revitalización de la nación. Tenemos más fe y tenemos capacidad de hacer realidad el sueño. Sin duda alguna, para cumplir con esta gran causa, sigue siendo necesario que los chinos de una y otras generaciones nos esforcemos en conjunto. Aglutinar las fuerzas chinas invencibles y coronar con el relevo en el camino de la lucha por la revitalización de la nación constituye la misión de esta nuestra generación y más aún gloria de esta nuestra generación de personas.

Artículos relacionados