Comentarios y Respuestas

DISCURSO DE XI JINPING EN LA I SESIÓN DE LA XII ASAMBLEA POPULAR NACIONAL

17 de marzo de 2013

Actualizado el 09-10-2013 | Agrandar | Achicar

Autor:Xi Jinping | Fuente:

  Estimados diputados:

  En esta sesión me han elegido presidente de la República Popular China, y agradezco de corazón la confianza que depositan en mí los honorables diputados y el pueblo de todas las etnias del país.

  Soy bien consciente de que al noble cargo del presidente de Estado le incumben una misión gloriosa y una responsabilidad enorme. Voy a ejercer con lealtad las atribuciones que me confiere la Constitución, ser leal a la patria y al pueblo, cumplir mis deberes escrupulosamente, ocuparme día y noche de las misiones públicas, servir al pueblo, agotar todas mis energías por el país, someterme conscientemente a la supervisión del pueblo y no defraudar de ninguna manera la confianza y el importante encargo que me han otorgado los estimados diputados y el pueblo de las diversas etnias del país.

  Estimados diputados:

  La República Popular China ha recorrido una gloriosa trayectoria. Bajo la dirección del colectivo dirigente central de la primera generación del Partido, nucleado en torno al camarada Mao Zedong; del de la segunda, en torno al camarada Deng Xiaoping; del de la tercera, en torno al camarada Jiang Zemin, y del Comité Central del Partido, con el camarada Hu Jintao como secretario general, aunando fuerzas y voluntades y relevándose en la lucha, el pueblo de todas las etnias ha vencido toda clase de dificultades y obstáculos en el camino de avance y ha obtenido brillantes logros que concitan la atención del mundo.

  Hoy día, nuestra República Popular se yergue gallarda en el Oriente del mundo.

  Durante los diez años de su desempeño como presidente de Estado, el camarada Hu Jintao, con su rica sabiduría política, su excelente habilidad directiva y su espíritu de trabajo diligente, ha llevado a cabo portentosas proezas en pro del mantenimiento y desarrollo del socialismo con peculiaridades chinas, y se ha granjeado el respeto sincero de todo el pueblo y la estima general de la comunidad internacional. Y en esta ocasión le expresamos nuestra sincera gratitud y nuestra más alta consideración.

  Estimados diputados:

  En su ininterrumpida historia de más de cinco mil años de civilización, la nación china ha creado una inmensa y profunda cultura propia y ha hecho contribuciones indelebles al progreso de la civilización humana. Lo que ha logrado aglutinar estrechamente a las 56 etnias y los más de 1.300 millones de personas de nuestro país a lo largo de milenios de vicisitudes son las luchas extraordinarias que hemos experimentado juntos, el hermoso hogar que hemos creado juntos y el espíritu nacional que hemos cultivado juntos; y lo más importante en todo esto y lo que impregna todo el proceso son los ideales y convicciones a los que, juntos, firmemente, nos hemos adherido.

  El cumplimiento de las metas de nuestra lucha ―consumar la edificación integral de una sociedad modestamente acomodada y transformar a China en un próspero, poderoso, democrático, civilizado y armonioso país socialista moderno― y la materialización del sueño chino ―la gran revitalización de la nación china―, que tienen por objetivo precisamente concretizar un país próspero y fuerte, una nación vigorizada y un pueblo feliz, no solo interpretan profundamente los ideales de los chinos de hoy, sino que también reflejan en lo hondo la gloriosa tradición de nuestros antepasados de buscar incansablemente el progreso.

  Ante la vasta corriente de la época y las deseosas expectativas del pueblo de llevar una vida mejor, no podemos permitirnos ninguna autocomplacencia ni ningún relajamiento, sino que debemos redoblar los esfuerzos y avanzar con intrepidez para continuar llevando adelante la causa del socialismo con peculiaridades chinas y luchando sin desmayo por materializar el sueño chino, la gran revitalización de la nación china.

  - Para materializar el sueño chino hay que seguir el camino chino, es decir, el del socialismo con peculiaridades chinas. Este camino, al que no ha sido nada fácil llegar, que se ha encontrado en la andadura de una gran práctica en treinta y pico años de reforma y apertura, de una incesante exploración durante más de sesenta años a partir de la fundación de la República Popular China, de una profunda sintetización de la trayectoria evolutiva de la nación china en más de ciento setenta años desde la época moderna y de una herencia de más de cinco milenios de una antigua civilización, posee profundos orígenes históricos y una amplia base de realidad. Como nación dotada de una excepcional creatividad, hemos creado la gran civilización de China y también podemos continuar expandiendo y siguiendo como es debido este camino de desarrollo adaptado a la realidad china. El pueblo de todas las etnias del país ha de incrementar su fe en la teoría, el camino y el sistema del socialismo con peculiaridades chinas y avanzar intrépidamente y sin titubear por esta acertada vía china.

  - Para materializar el sueño chino hay que fomentar el espíritu chino, que consiste en un espíritu nacional centrado en el patriotismo y un espíritu de la época nucleado en la reforma y la innovación. Este espíritu constituye el alma de la revigorización y potenciación del país, aglutinadora de las voluntades y las fuerzas. Desde siempre, el patriotismo ha representado una fuerza espiritual que une firmemente a la nación china, y la reforma y la innovación, otra fuerza espiritual que nos estimula a avanzar con los tiempos en la reforma y la apertura. El pueblo de todas las etnias ha de desplegar el gran espíritu nacional y de la época, reforzar constantemente el lazo espiritual aglutinante de las voluntades, y la fuerza motriz espiritual de autosuperación, y marchar hacia el futuro siempre rebosante de vitalidad.

  - Para materializar el sueño chino hay que aglutinar las fuerzas chinas, que residen en las grandes fuerzas cohesivas del pueblo de todas las etnias del país. El sueño chino representa el sueño de la nación y el de cada uno de los chinos. Siempre que luchemos por realizar nuestro sueño común, unidos estrechamente como una sola persona, poseeremos una fuerza infinitamente poderosa para su realización, y cada uno de nosotros ganaremos un extenso espacio para el empeño de cumplir nuestros propios sueños. Todos los chinos, que vivimos en nuestra gran patria y en esta gran época, codisfrutamos de la oportunidad de hacer relucir nuestras vidas, de hacer realidad nuestros sueños y de crecer y progresar juntos con la patria y la época. Siempre que se tengan sueños, oportunidades y empeños, todas las cosas hermosas se podrán crear. Nosotros, el pueblo de todas las etnias del país, debemos tener bien presente nuestra misión y aunar voluntades y fuerzas, para concentrar la sabiduría y la energía de nuestros 1.300 millones de personas y convertirlas en una majestuosa fuerza invencible.

  El sueño chino, en último análisis, es el sueño del pueblo, y hemos de realizarlo apoyándonos estrechamente en el pueblo y crearle beneficios sin cesar.

  Debemos insistir en que se integren orgánicamente la dirección del Partido, la condición que tiene el pueblo como dueño del hogar común y la administración legal del país. Para ello tenemos que atenernos a la condición protagonista del pueblo y ampliar la democracia popular; promover la administración legal, así como mantener y completar el sistema de asambleas populares ―nuestro sistema político fundamental― y los sistemas de cooperación multipartidaria y consulta política bajo la dirección del Partido Comunista de China, de autonomía étnica territorial y de autogobierno de las masas en las instancias de base, entre otros sistemas políticos básicos; y edificar un gobierno de servicio, responsable, limpio y regido por la ley y poner en pleno juego la iniciativa del pueblo.

  Debemos perseverar en el pensamiento estratégico de que el desarrollo es lo que cuenta. Vamos a tener como tarea central la construcción económica, llevar adelante integralmente la construcción socialista en los ámbitos económico, político, cultural, social y de la civilización ecológica, profundizar la reforma y apertura e impulsar el desarrollo de carácter científico, asentando de manera incesante una sólida base material y cultural para la materialización del sueño chino.

  Debemos, en todo tiempo, prestar oído atento a la voz del pueblo y responder a sus expectativas. Hemos de asegurarle su derecho a una participación y un desarrollo equitativos y proteger la equidad y la justicia en la sociedad; y obtener nuevos y constantes progresos en el sentido de que todos dispongan de oportunidades de estudio, una retribución por su trabajo, asistencia médica en caso de enfermedad, sustento en la vejez y un lugar donde vivir, así como materializar, salvaguardar y fomentar incesante y debidamente los intereses fundamentales de las más amplias masas populares, de modo que los logros del desarrollo beneficien en mayor medida y de forma más equitativa a todo el pueblo y que este marche con paso seguro hacia la prosperidad común sobre la base de un desarrollo continuo de la economía y la sociedad.

  Y debemos consolidar y desarrollar el más amplio frente único patriótico. Nos es necesario fortalecer la unidad y cooperación del Partido Comunista de China con los partidos democráticos y las personalidades sin filiación partidaria, consolidar y desarrollar las relaciones interétnicas socialistas de igualdad, unidad, ayuda mutua y armonía y desplegar el papel positivo que las personalidades del círculo religioso y las masas creyentes puedan tener en el impulso del desarrollo económico y social, para unir al máximo a todas las fuerzas susceptibles de ser unidas.

  Estimados diputados:

  “El éxito se basa en la aspiración y la empresa se expande con trabajo diligente”. Nuestro país permanece y seguirá largo tiempo en la etapa primaria del socialismo, así que el cumplimiento del sueño chino y la creación de una vida más hermosa para el conjunto del pueblo nos van a suponer una gran responsabilidad y un largo trecho y requieren que cada uno de nosotros continúe trabajando con diligencia y esforzándose mucho.

  Los numerosos obreros, campesinos e intelectuales del país tienen que hacer valer su inteligencia y su talento, trabajar con diligencia y desplegar activamente su papel de fuerza principal y dinámica del desenvolvimiento económico y social; todo el personal de los órganos estatales ha de trabajar con abnegación por el interés público, darse a la moralización administrativa y a una total dedicación a la función pública, preocuparse por las penalidades del pueblo y hacer cosas reales en su favor; en sintonía con el objetivo de fortalecimiento del Ejército, consistente en el acatamiento del mando del Partido, la capacidad de ganar las batallas y la excelencia en el estilo, todos los mandos y combatientes del Ejército Popular de Liberación de China y todos los oficiales y soldados de la Policía Armada Popular de China deben incrementar su capacidad de cumplir las misiones, salvaguardar firmemente la soberanía, la seguridad y los intereses del desarrollo del Estado y defender con solidez la seguridad de la vida del pueblo y de sus bienes; todas las personalidades de la economía de propiedad no pública y las de los otros nuevos estratos sociales tienen que desplegar el espíritu de la creación basada en el trabajo y el espíritu emprendedor, corresponder a la sociedad y beneficiar al pueblo para transformarse en cualificados constructores de la causa del socialismo con peculiaridades chinas; y los numerosos niños y jóvenes del país deben, por su parte, albergar elevados ideales, aprender y templar sus voluntades para que la juventud brille con esplendor en medio del progreso de la época.

  Los compatriotas de las Regiones Administrativas Especiales de Hong Kong y Macao han de primar los intereses globales del Estado, de Hong Kong y de Macao y defender y promover en común la prosperidad y la estabilidad duraderas de esas dos regiones; los numerosos compatriotas de Taiwan y de la parte continental deben tomarse de la mano para respaldar, defender y propulsar el desarrollo pacífico de las relaciones entre las dos orillas del estrecho de Taiwan, para dar más bienestar a los compatriotas de ambas orillas y para abrirle juntos nuevas perspectivas a la nación china; y la gran masa de los compatriotas de ultramar tienen que fomentar la bella tradición de laboriosidad y bondad de la nación china y esforzarse por contribuir a la promoción del desarrollo de la patria y al estímulo de la amistad entre el pueblo chino y el de aquellos territorios.

  El pueblo chino ama la paz. Vamos a enarbolar la bandera de la paz, el desarrollo, la cooperación y la ganancia compartida, seguir invariablemente el camino del desarrollo pacífico, aplicar constantemente la estrategia de apertura basada en el beneficio mutuo y en la ganancia compartida, entregarnos al desarrollo de la amistad y cooperación con los demás países, cumplir nuestras debidas responsabilidades y obligaciones internacionales, y continuar promoviendo la noble causa de la paz y el desarrollo de la humanidad junto con los demás pueblos del mundo.

  Estimados diputados:

  Al ser el Partido Comunista de China la fuerza núcleo que dirige y une al pueblo de todas las etnias del país para fomentar la gran causa del socialismo con peculiaridades chinas, teniendo sobre sus hombros una importante misión histórica y soportando la prueba de la época, debe mantenerse al servicio de los intereses públicos y gobernar el país en bien del pueblo; perseverar en la necesidad de velar por su propia administración y de disciplinarse con rigor; potenciar integralmente su propia construcción; elevar sin cesar su nivel de dirección y de gobernación, y aumentar su capacidad de resistir la corrupción, de prevenir la degeneración y de contrarrestar los riesgos. Todos los miembros del Partido, y en particular los cuadros dirigentes, debemos afianzar nuestros ideales y convicciones y situar siempre al pueblo en el lugar más importante de nuestro corazón; hemos de desarrollar las tradiciones gloriosas y el estilo excelente del Partido, oponernos con firmeza al formalismo, el burocratismo, el hedonismo y la suntuosidad y luchar resueltamente contra la corrupción y otros fenómenos negativos en todas sus manifestaciones, y tenemos que mantener siempre la calidad política propia de los comunistas y luchar de forma inflexible por la causa del Partido y del pueblo.

  Estimados diputados:

      El cumplimiento de una gran meta requiere un empeño perseverante. Uniéndose más estrechamente en torno al Comité Central del Partido Comunista de China, llevando a efecto íntegramente el espíritu del XVIII Congreso Nacional del Partido y tomando la teoría de Deng Xiaoping, el importante pensamiento de la triple representatividad y la concepción científica del desarrollo como guía, todos los partidos, organizaciones, grupos étnicos, estratos y círculos sociales deben siempre conducirse con modestia y prudencia, mantener el estilo de lucha ardua y vida sencilla, entregarse por completo a sus cometidos y avanzar con espíritu emprendedor, a fin de conquistar de continuo nuevas y aún mayores victorias en la consumación de la construcción integral de una sociedad modestamente acomodada y en el impulso acelerado de la modernización socialista y aportar incesantemente nuevas y aún mayores contribuciones a la humanidad

Artículos relacionados