Comentarios y Respuestas

Hacer que el mercado desempeñe el papel decisivo en la distribución de recursos

Actualizado el 27-12-2013 | Agrandar | Achicar

Autor:Lin Zhaomu | Fuente:Diario del Pueblo, 04 de diciembre de 2013, plana 06

  Las “Resoluciones del Comité Central del Partido Comunista de China acerca de algunos importantes problemas relativos a la profundización integral de la reforma” (a continuación: Resolución), aprobadas en la III Sesión Plenaria del XVIII Comité Central del Partido, han formulado una serie de nuevas conclusiones, nuevos puntos de vista, nuevas decisiones y nuevas medidas, constituyendo los más recientes frutos y el más reciente desarrollo del socialismo con peculiaridades chinas. De entre ellos, lo que cuenta con la situación general y el significado estratégico para profundizar integralmente la reforma es que las Resoluciones plantean en términos explícitos “estrechamente en torno a hacer que el mercado desempeñe el papel decisivo en la distribución de recursos, profundizar la reforma sobre el régimen económico” y, además, de acuerdo con esta exigencia, plantea numerosas nuevas e importantes medidas dirigidas a realizar la reforma en el campo económico. Esto constituye innovación y desarrollo poseedores de sentido de hito en el proceso histórico de la reforma y apertura de China y originará profunda y prolongada influencia en la profundización integral de la reforma desde un nuevo punto de partida.

  I. Importante desarrollo de la teoría sobre la reforma en nuestro país

  El Informe ante el XVIII Congreso Nacional del Partido indica: “El quid de la reforma sobre el régimen económico está cómo tratar adecuadamente la relación entre el gobierno y el mercado”. Por relación entre el gobierno y el mercado se entiende, en la práctica, ¿quién desempeña el papel decisivo en la distribución de recursos, el mercado o el gobierno? El problema meollo está aquí. Durante los 35 años, la reforma sobre el régimen económico y la apertura de nuestro país al exterior se han desplegado siempre en torno a este quid, conocimiento y tratamiento correctos de la relación entre el gobierno (plan) y el mercado.

  Antes de la reforma y apertura, China practicaba un régimen de economía planificada altamente concentrada, tocando al gobierno, en su totalidad, realizar la distribución de recursos a través de los planes estatales. Para que la reforma y apertura superaran en la práctica el yugo del régimen de economía planificada era preciso, en lo ideológico, negar y excluir el yugo de los tradicionales conceptos sobre el mercado. En la década del 80 del siglo XX, a medida que se impulsaba la práctica de la reforma y apertura, fuimos librándonos, paso a paso, del yugo de los tradicionales conceptos del mercado en lo que se refería a la relación entre planes gubernamentales y el mercado, lo cual jugó un importante papel para promover la reforma y el desarrollo. Sobre todo, las importantes charlas del camarada Deng Xiaoping durante su recorrido de inspección por el sur contribuyeron a que hiciéramos importantes superaciones en la comprensión sobre la relación entre los planes gubernamentales y el mercado. El XIV Congreso Nacional del Partido, celebrado más tarde, indicó: “El objetivo de la reforma sobre el régimen económico de nuestro país radica en establecer un régimen de economía de mercado socialista”, “esto es, hacer que el mercado desempeñe un papel básico en la distribución de recursos bajo el macrocontrol del Estado socialista”. Esta significativa superación teórica desplegó un papel extremadamente importante para promover el desarrollo de la reforma y apertura y el desarrollo socioeconómico de China.

  Después del planteamiento sobre la posición del papel del mercado, nuestro Partido continuó explorando  la definición exacta de la posición acomodada a los cambios reales objetivos de la reforma y el desarrollo. El XVI Congreso Nacional formuló “desarrollar en mayor grado el papel básico del mercado en la distribución de recursos” eliminando a la vez el atributo “bajo el macrocontrol del Estado”. El XVII Congreso Nacional planteó “desarrollar en mejor medida por sistema el papel básico del mercado en la distribución de recursos”. El XVIII Congreso Nacional formuló en mejor medida “hacer valer en mayor grado y en ámbito más amplio el papel básico del mercado en la distribución de los recursos”. Los términos clave agregados del XVI al XVIII Congreso Nacional del Partido al “papel básico” se concentran sin excepción en el énfasis en aumentar el papel del mercado en la orientación a seguir en la reforma. Todas estas conclusiones hicieron preparativos ideológicos y teóricos para que las presentes Resoluciones planteen “hacer que el mercado desempeñe el papel decisivo en la distribución de recursos”.

  Viendo las cosas por el fondo de la práctica, los trascendentales cambios experimentados en el medio económico internacional y la etapa de desarrollo doméstico apremian exigir a la economía china acelerar su transformación y actualización, aumentar el vigor de desarrollo y la fuerza motriz innovadora. En el desarrollo económico actual de China se destacan contradicciones expresadas como insostenibilidad, lo cual tiene, sin excepción, estrechas relaciones con la intervención excesiva e intervención inadecuada del gobierno en la distribución de los recursos y la insuficiencia del desarrollo de las funciones del mercado. Las Resoluciones, basándose en la demanda objetivo del mejoramiento del régimen de economía de mercado socialista y el desarrollo de la economía en la presente etapa, teniendo en consideración las opiniones planteadas por los diversos sectores, cambiaron la expresión “papel básico” por la “papel decisivo” que juega el mercado en la distribución de recursos. Son sólo diferencias en dos términos—básico y decisivo--, pero significa formular un importante punto de vista. Los dos tipos de expresión, “papel básico” y “papel decisivo”, son unánimes y conectados, el segundo es desarrollo sobre la base del primero marchando a la par de los tiempos. La expresión “papel decisivo” es más explícita y adecuada en términos teóricos, cuenta con mayor carácter enfocado en la guía de la reforma sobre el régimen económico para la etapa presente y constituye importante desarrollo de la teoría sobre la reforma bajo las nuevas condiciones históricas de nuestro país. Esta nueva expresión favorece la instalación mejor en todo el Partido y toda la sociedad china del concepto correcto sobre las relaciones entre el gobierno y el mercado, contribuye  a liberar y desarrollar mejor las fuerzas productivas y liberar e incrementar en mayor medida la vitalidad social. La profundización de la reforma, estrechamente en torno a hacer que el mercado desempeñe el papel decisivo en la distribución de recursos, iniciará una situación completamente nueva para la reforma y apertura de China.

  II. Contenido intrínseco y significado práctico del papel decisivo del mercado

  El mercado al cual nos referimos es la forma de actividad económica que tiene el intercambio de valores iguales de las mercancías como estándares, esto es economía de mercado. La economía de mercado es el régimen de mayor eficacia en la distribución de los recursos y también la mejor vía para desarrollar las fuerzas  productivas y hacer realidad la modernización.

  Los problemas más fundamentales de todas las actividades económicas se centran en cómo distribuir los recursos para que surtan los mejores efectos. La superioridad de la distribución de recursos decidida por el mercado radica en poder guiar la distribución de recursos para concordar con la exigencia según la ley del valor consistente en hacer las mínimas inversiones (gastos), pero conseguir el mayor rendimiento (efectos). La exigencia esencial de la distribución de recursos decidida por el mercado radica en observar y aplicar la ley del valor en las actividades económicas. Hacer que el mercado desempeñe el papel decisivo en la distribución de recursos significa, en esencia, hacer que la ley del valor, la competencia, la ley de oferta-demanda y otras leyes de la economía de mercado desempeñen el papel decisivo.

  La reforma sobre el régimen económico chino observa, en términos generales, esta ley y la profundiza constantemente. La práctica demuestra que el socialismo y la economía de mercado pueden combinarse con éxito. La economía de mercado inculca próspera vitalidad y fuerza motriz de desarrollo al socialismo y el socialismo abre para la economía de mercado un ámbito completamente nuevo y una amplia perspectiva. El socialismo y la economía de mercado son dinámicos y se desarrollan constantemente hacia adelante. La superioridad enorme y poderosa fuerza vital del régimen de mercado socialista son: pueden no sólo combinar en un todo la superioridad tanto del socialismo como de la economía de mercado, sino reservar un espacio muy grande, en el cual a medida que se desarrollan la práctica y la comprensión, se optimiza constantemente este tipo de combinación a través de la profundización de la reforma. Formular la idea de hacer que el mercado desempeñe el papel decisivo en la distribución de los recursos significa nuevo e importante desarrollo de este tipo de combinación en lo teórico y en lo práctico.

  Observándolo por la exigencia práctica del desarrollo económico chino, durante los 35 años transcurridos desde el inicio de la reforma y apertura, la distribución de los recursos en la absoluta mayoría de campos económicos se ha realizado a través del mercado. No obstante, aún son muy universales los fenómenos de distribución con bajo rendimiento de recursos e incluso serios despilfarros de recursos en los diversos dominios económicos, en los diversos eslabones como producción, construcción, circulación y consumo, fenómenos originados por violar la demanda de la ley del valor en la distribución de recursos. La causa fundamental de ello radica en que siguen existiendo no pocas lacras de régimen y mecanismo que subyugan la vitalidad del sujeto del mercado, interfieren y obstaculizan el desempeño de papel decisivo del mercado y la ley del valor. Las Resoluciones indican en términos explícitos que es necesario “esforzarse por resolver los problemas de la imperfección del sistema de mercado, la excesiva intervención gubernamental, la supervisión y control no adecuados” e “impulsar la reforma de mercado con entusiasmo, de modo seguro y adecuado en amplitud y profundidad, reducir en gran medida la distribución directa de recursos por parte del gobierno, impulsar la maximización del rendimiento y la mayor optimización de la eficacia de la distribución de recursos sobre la base de las reglas, los precios y la competencia en el mercado”. Esto posee importante significado práctico para instalar un régimen de economía de mercado socialista perfecto, acelerar el cambio de la modalidad de desarrollo económico y fomentar el desarrollo económico sostenido y sano.

  Primero, ello favorece incentivar al máximo la vitalidad de emprendimiento e innovación de los diversos sujetos del mercado. El acceso al mercado y la protección de la propiedad, en pie de igualdad, las condiciones competitivas y medio ambiente de negocios justos son garantía fundamental para que los sujetos del mercado reluzcan de vigor y vitalidad. La barrera de régimen que ahora subyuga el emprendimiento y el vigor innovador de los sujetos del mercado radica principalmente en el trato no equitativo para con las empresas extra gubernamentales y la existencia continua de “puertas de vidrio” y “puertas de resorte” que obstaculizan inversiones extraoficiales; la consideración y aprobación de inversiones en dominios económicos competitivos no favorecen el despliegue de las funciones de los mecanismos de mercado caracterizadas por triunfar el más fuerte y también causan efectos de ser “estrujado afuera” el capital extraoficial; en ciertos campos existe evidente o disfrazado monopolio administrativo, que impide la competencia real; la existencia de barreras de acceso en áreas de obras de servicio público y obras sociales da origen a que gran cantidad de capital extraoficial se vea obligado a atropellarse en dominios económicos competitivos, agravando el exceso de la capacidad productiva en ciertas ramas de producción. La no definición clara de la posición del gobierno y el mercado en el régimen científico y tecnológico obstaculiza la conversión de las empresas en sujetos de innovación tecnológica. Por un lado el gobierno interviene excesivamente en la innovación tecnológica de las empresas y por el otro no es suficiente el acto del gobierno en esferas de creación de buen ambiente para la innovación. Para dar solución a estos problemas que en régimen y mecanismo impiden a los diversos tipos de sujetos del merado desplegar el entusiasmo por emprenderse e innovarse, la clave radica en la necesidad de realizar la distribución de recursos basándose en las reglas del mercado, los precios de mercado y la competencia en el mercado.

  Segundo, favorece el aceleramiento de la transformación y actualización de la economía china. La estructura económica de nuestro país es irracional, la transformación de la forma de desarrollo económico de tipo extensivo es retardada. Actualmente en no pocas ramas la capacidad productiva es excesiva y los efectos bajan. La causa de ello tiene importantes relaciones con lo excesiva y lo inadecuada que es la intervención en la economía por parte del gobierno impidiendo al mercado desempeñar el papel decisivo. Por ejemplo, son muy evidentes las características de control administrativo en la formación de los precios de la energía eléctrica, los aceites acabados, el gas natural y otros géneros mercantiles; el tipo de cambio no ha realizado mercadización; el sistema de mercado del capital no es perfecto, etc., etc. Todos estos problemas conducen a que los precios de numerosos factores no puedan reflejar el grado de rareza y deficiencia de los recursos y la variación de las relaciones oferta-demanda. Mientras tanto, el régimen fiscal y tributario no es lo suficientemente racional. En el examen sobre los éxitos de los cuadros del Partido y gobierno se presta mayor atención a la tasa de incremento del PIB, contribuyendo esto a que las autoridades locales persigan aumento económico de tipo de velocidad e impulso de inversiones, agravando la repetición de construcciones y el exceso de la capacidad productiva. La intervención directa del gobierno en forma inadecuada en la distribución de recursos también ha extorsionado los precios de los factores e interferido el papel del mecanismo de mercado. Profundizar la reforma en los campos correspondientes basándose en la demanda de desplegar el papel decisivo en la distribución de recursos constituye  medida clave para acelerar el cambio de la modalidad de desarrollo económico e impulsar la economía permitiéndola desarrollar de modo más eficaz, más justo y más sostenido.

  Tercero, favorece la construcción de gobierno honesto y de tipo de servicio altamente eficaz. Ahora no es clarividente el deslinde entre la gobernanza del gobierno y las funciones del mercado y coexisten la posición adelantada y la ausencia del gobierno. El gobierno sigue administrando muchos asuntos sobre los cuales no debe administrar, no es capaz de administrar y no puede administrar bien: por un lado, dedica excesivo tiempo y energías a intervenir directamente en asuntos microeconómicos como verificación y ratificación de proyectos, convocatoria comercial, introducción de inversiones, etc., conduciendo a la ausencia del gobierno en la supervisión y la administración del mercado, la gestión social, los servicios públicos y otros aspectos; por otro lado, el gobierno monopoliza demasiados asuntos sociales, sin desplegar plenamente la participación de las fuerzas sociales en la gestión social y el suministro de servicios públicos, lo cual conduce a que el gobierno se convierta en foco de las contradicciones de estos dominios. Por eso, es necesario hacer que el mercado desempeñe el papel decisivo en la distribución de recursos, dejando que el mercado y las empresas solucionen aquello que les sea posible; confiar en las organizaciones intermediarias las funciones que estas organizaciones sean capaces de llevar. Esto no sólo es favorable para que el gobierno cambie de veras funciones, colocando los puntos prioritarios en fortalecer la supervisión y administración del mercado, aumentar servicios públicos y salvaguardar la equidad y la justicia sociales, sino es favorable eliminar terrenos y fuente de los fenómenos de corrupción que originan la aceptación de soborno y trueque poder- dinero por el personal de funciones públicas. Hacer que el mercado desempeñe el papel decisivo en la distribución de los recursos y reducir en gran margen la distribución directa de recursos por el gobierno constituye medida de tratamiento radical de inhibir y erradicar los fenómenos de corrupción.

  Cuarto, es favorable para estructurar nuevos regímenes de economía tipo abierto. La apertura al exterior no sólo permite a China utilizar plenamente el mercado internacional y recursos exteriores para promover el desarrollo doméstico, sino que proporciona para la reforma china experiencias de desarrollo de la economía de mercado y referencias en reglas al respecto, transformándose en importante dinámica y fuente de la vitalidad para fomentar la reforma. Desde la crisis financiera internacional, la economía mundial ha experimentado profundos reajustes y la competencia en los diversos campos incluidos los de reglas de comercio e inversiones tienden a ser encarnizada. Los principales países desarrollados están impulsando una nueva ronda de negociaciones sobre la liberalización de inversiones, poseedoras de características como dominios amplios, estándares altos, influencias grandes, etc. Las negociaciones China-USA sobre el Acuerdo de Inversiones que se están celebrando tienen problema foco en exigir a China cambiar el sistema de verificación y ratificación caso por caso de las inversiones foráneas actualmente vigentes y la forma de orientación mediante catálogos económicos. Estos puntos se relacionan con el acceso al mercado y también con la reforma de regímenes, nos exigen acelerar la reforma sobre los modelos de administración de las inversiones e innovar regímenes, fundar regímenes de acceso de inversiones unificados, reales y transparentes para que los sujetos microeconómicos obtengan mayores límites de inversión independiente y los departamentos gubernamentales viren de la verificación y ratificación de proyectos hacia el antimonopolio, el examen de la seguridad y otras funciones de administración macroeconómica. Observando las esferas de la apertura, la disparidad entre China y las principales economías del mundo radica en la apertura de los dominios de servicio. Impulsar la apertura ordenada en finanzas, educación, cultura, asistencia médica y otros dominios de servicio favorece la introducción de competencias y la aceleración del desarrollo de la industria china de servicio. En resumidas cuentas, sólo haciendo que el mercado desempeñe el papel decisivo en la distribución de los recursos podremos adaptarnos a la demanda de la situación de la liberalización de comercio e inversión internacionales de la nueva ronda, estructurar nuevos regímenes de economía de tipo abierto, impulsar la apertura de China al exterior de más alta calidad y más elevado nivel e incorporarse en mayor medida en amplitud y profundidad a la globalización económica.

  III. Conocer integralmente la relación entre el papel del mercado y el del gobierno

  Al desarrollar la economía de mercado socialista, es necesario tanto poner en juego el papel decisivo del mercado en la distribución de los recursos como, también, poner en juego las funciones económicas e importante papel del gobierno. Las Resoluciones han formulado claras exigencias sobre cómo poner en mejor juego el papel del gobierno e indican enfáticamente: “Un macrocontrol científico y una gobernanza gubernamental eficaz son la demanda intrínseca para desarrollar la superioridad del régimen de economía de mercado socialista”.

  En los países desarrollados de Occidente, el blanco en el que el gobierno interviene es la economía de mercado madura. En esta economía las funciones del mercado pueden desplegarse a plenitud. Lo diferente es que la economía de mercado no se ha ganado desarrollo pleno en China. El punto de inicio de la reforma sobre el régimen económico fue la economía planificada en la cual el gobierno intervenía altamente. En la actualidad, el problema principal que requiere solución para la reforma y apertura sigue, también, siendo desarrollar en mayor grado el papel del mecanismo de mercado, dar solución a los problemas expresados en la excesiva intervención gubernamental en la economía, intervención inadecuada y la falta de supervisión. Por eso se formula la expresión de hacer que el mercado desempeñe el papel decisivo en la distribución de recursos. Pero esto no significa que el mercado sea todopoderoso ni mucho menos que el gobierno pueda hacer caso omiso del mercado. Las Resoluciones enfatizan “persistir en el rumbo de la reforma de economía de mercado socialista”. Esto demuestra que la reforma mercadizada en China es la mercadización económica que persevera en el rumbo del socialismo con peculiaridades chinas. El mercado desempeña el papel decisivo en la distribución de recursos, pero no significa que desempeñe todos los papeles. La economía de mercado es una economía basada en la ley y también una economía que pone importancia en la moral y en el crédito. La “mano visible” del gobierno, sólo cuando juegue papel en coordinación con la “mano invisible” del mercado, podrá garantizar el desarrollo sano de la economía de mercado.

  La correcta y enérgica dirección del Partido y el macrocontrol eficaz, el entusiasmo y la actuación gubernamentales constituyen superioridad peculiar del régimen de economía de mercado socialista chino. Durante los 35 años de la reforma y apertura, en su desarrollo socioeconómico China ha podido lograr enormes éxitos históricos y raramente vistos en el globo entero. Esto no puede separarse del papel que han desplegado nuestro Partido y gobierno en el dominio de promoción de la reforma y apertura y el desarrollo y en el dominio de mantenimiento de la estabilidad del ambiente de desarrollo. En este proceso, China ha acumulado ricas experiencias relacionadas con el macrocontrol y la gobernanza gubernamental. Una de las importantes experiencias radica en, teniendo como rumbo guía la estrategia de desarrollo y planificación estatales, aplicar correctamente  medios de políticas macroeconómicas, reajustar el nivel de la demanda general y la oferta general, prevenir riesgos sistemáticos fiscales y financieros, prevenir fluctuaciones grandes y cíclicas. Al mismo tiempo, los sujetos del mercado, para obtener la maximización de los intereses propios, pueden tener choques con los intereses sociales. El gobierno tiene que reforzar la supervisión y administración del mercado, salvaguardar el orden del mercado, proteger el medio ecológico y defender los derechos e intereses de los trabajadores y los consumidores referidos a la seguridad, la salud y otros. El gobierno tiene que, además, adoptar reglas económicas para de combatir el monopolio y la competencia injusta, garantizar la equidad de competencia y los intereses de los consumidores. Lo particularmente importante radica en que debido a ser incapaz el mecanismo de mercado de resolver muy bien el problema del suministro de productos públicos y la equidad de distribución de los ingresos, el gobierno debe reforzar y optimizar los servicios públicos, impulsar el otorgamiento equilibrado de los servicios públicos básicos, salvaguardar y reglamentar el orden de distribución primaria formado por el mercado y, a través del cobro de impuestos, la seguridad social, el pago de transferencia y otros medios, efectuar reajuste racional sobre la redistribución de los ingresos, evitando la excesivamente grande disparidad, fomentando la prosperidad conjunta y defendiendo la equidad, la justicia y la estabilidad social.

Artículos relacionados