Comentarios y Respuestas

Cuanto más se desarrolla China tanto más se abrirá

Actualizado el 27-12-2013 | Agrandar | Achicar

Autor:Gao Hucheng | Fuente:Diario del Pueblo, 09 de diciembre de 2013, plana 07

  Al profundizar el estudio y la aplicaciòn sobre el espíritu del XVIII Congreso Nacional del Partido Comunista de China y  la III Sesión Plenaria del XVIII Comité Central del Partido, llegamos a conocer a fondo que las metas de lucha de “dos centurias” y el sueño chino de la gran revigorización de la nación china son rumbo que nos guía de nuestra marcha. El camarada Xi Jinping indicó: “China persiste en la reforma y apertura sin vacilar. Cuanto más se desarrolla China tanto más se abrirá. China no podrá nunca cerrar su puerta de apertura”. La promoción de la apertura al exterior de la nueva ronda poniéndose los pies en el nuevo punto de partida histórico es una responsabilidad histórica con que necesariamente debemos cargar.

  El camino de cumplir el sueño chino necesariamente será un camino de apertura

  Tal como lo afirma el camarada Xi Jinping, “la historia es el mejor manual de enseñanza”. Echando una mirada retrospectiva a la trayectoria de apertura que hemos experimentado durante 35 años, reflexionando las lecciones de la historia de más de 170 años y tomando como referencia la historia del desarrollo orientado a hacer poderosos los países del mundo actual, podemos sacar una conclusión básica: la apertura al exterior necesariamente acompañará el proceso entero de la modernización de China, el camino de revigorizar la nación será inevitablemente un camino de apertura y el camino de cumplir con el sueño chino necesariamente será un camino de apertura.

  La trayectoria de la reforma y apertura demuestra con elocuencia: aprovecharse de oportunidades para ampliar la apertura es nuestra preciosa experiencia. La trayectoria de la apertura de China al exterior ha transcurrido el período de exploración caracterizado por la experimentación en puntos piloto que va de 1978 a 1991, el período de ampliación que va de 1992 a 2000 caracterizado por la guía política y el período de profundización de 2001 al presente con apertura de carácter de régimen como características. En la actualidad, China ocupa el segundo lugar del mundo en lo referente al volumen global económico y la escala de mercado, el primer lugar en lo tocante a exportaciones del comercio exterior y la reserva de divisas, y se encuentra en las primeras filas del mundo en lo relacionado con las inversiones bidireccionales. En el logro de estos éxitos que llaman atención mundial la apertura al exterior ha rendido los más grandiosos méritos.

  La historia china destapa a fondo lo siguiente: la apertura da prosperidad y el encierro conduce a la caída. El grado de apertura fue muy alto durante las prósperas dinastías Han y Tang. La dinastía Han (206 a.n.e.-220 n.e.) fue mundialmente famosa por la “Ruta de la Seda”, pues “las cosas raras y extrañas provienen de toda dirección”. La corte de la dinastía Tang (618-906) delegó enviado shiboshi (enviado ocupado en embarcaciones mercantiles) a Guangzhou para encargarse especialmente del comercio, permitiendo a gran número de comerciantes extranjeros efectuar negocios con China y establecerse en este país oriental. Durante la dinastía Song (960-1279), la economía, la ciencia y la técnica de China de la época feudal alcanzaron cumbre y sus socios comerciales fueron más de 50 países y la corte de la dinastía Song fundó un shibosi (departamento de comercio trasoceánico) para “atender a los procedentes de la lejanía y materiales enviados desde lejos”. Pero durante la dinastía Ming (1368-1644) y la dinastía Qing (1616-1911), en varias ocasiones, se encerraron tanto hasta que después de la Guerra del Opio en 1840 China se hundió en el estado pasivo sufriendo golpes.

  La historia mundial corrobora repetidamente: todo país desarrollado es país abierto y para hacer poderoso un país necesariamente sigue camino de apertura. La flota mercantil de la antigua Roma llegó a los continentes europeo, asiático y africano, ofreciendo vistas de “todos los caminos llevan a Roma”; la capital del imperio arábigo fue afamada metrópoli sin par en el mundo, en sus muelles se anclaban varios centenares de barcos pertenecientes a diversos países. Después de los grandes descubrimientos geográficos, las potencias despegadas tuvieron historia de apertura. Por ejemplo Holanda fue calificada de “cochero del mar” en el siglo XVII, pues su flota de transporte internacional estuvo compuesta de 1.800 buques. Rusia, mediante la reforma realizada por Pedro el Grande, el Japón, mediante la reforma de Meiji, imitando a Occidente, ampliaron la apertura y se encaminaron hacia la prosperidad. La globalización económica es un nivel más alto de la apertura significando la libre circulación de mercancías, servicios y factores. La economía de mercado, en esencia, es economía abierta. El que realiza la apertura puede desarrollarse y el que en contra de ello se encierra puede ser marginado.

  El sueño chino consistente en realizar la gran revigorización de la nación china ha decidido que nuestro país siga necesariamente el camino de desarrollo a modo abierto. Los éxitos del desarrollo de nuestro país son enormes, pero estamos despiertos también de lo siguiente: China continúa encontrándose y lo estará durante largo tiempo en la etapa primaria del socialismo, por el PIB per cápita se ubica en alrededor del puesto 90º del mundo, siendo cerca de una sexta parte del de los países desarrollados; su posición en la división de trabajo internacional no es alta, su nivel técnico y su capacidad de innovación son muy distantes de los del nivel avanzado mundial y su poder blando cultural no es grande. Para hacer realidad las metas de lucha de “dos centurias”, las arduas tareas quedan delante. Tan sólo a través de una mayor apertura nuestro país podrá acelerar la reforma y el desarrollo. Seguir el camino de apertura es demanda inevitable para hacer realidad la gran revigorización de la nación china. La apertura de China no es un medio provisional, sino un curso histórico prolongado. No estamos en el punto final de la apertura sino nuevo punto de partida para elevar el nivel de la apertura. Tal como ha afirmado el camarada Xi Jinping, hay que “seguir firme e inconmoviblemente el camino de reforma y apertura dirigido a hacer poderoso el Estado”, “llegar a no parar en la reforma y no cesar en los pasos de la apertura”.

  La profundización integral de la reforma necesita la apertura como fuerza motriz

  Durante los 35 años, China ha obtenido éxitos de atención mundial en la apertura al exterior; por índice de economía de tipo abierto asciende rápidamente a colocarse en las primeras filas del mundo. Algunos criterios consideran que el país ya ha coronado con las tareas de la apertura. Sin embargo, viendo las cosas por un ángulo internacional, el grado de apertura de China no es alto y queda un margen muy grande para la apertura. El medio tanto doméstico como exterior para la reforma y el desarrollo de China han formulado exigencias más cuantiosas y más elevadas para la apertura.

  Necesidad apremiante de adaptarse a la situación global. El camarada Xi Jinping indica: “para mantener y desarrollar el socialismo con peculiaridades chinas bajo las nuevas condiciones históricas, es preciso seguir nuestro camino propio y obedecer la situación general del mundo”. El mundo actual es uno abierto. En este mundo la globalización económica y la multipolarización mundial se desarrollan a fondo; la competencia y la cooperación coexisten. Los desafíos y las oportunidades conviven; la interdependencia entre los diversos países se profundiza y aumentan los intereses conjuntos, por un lado, y por el otro, existen encarnizadas competiciones en cuanto al poderío íntegro nacional y disputas por conquistar alturas de la revolución científica y tecnológica y la revolución económica del mundo. China dejó pasar tres oportunidades de la revolución económica mundial: mediados del siglo XVIII, segunda mitad del siglo XIX y las décadas del 60 y 70 del siglo XX. Desde la década del 80 del siglo pasado, China se ha aprovechado de la oportunidad de la globalización económica siendo uno de los países beneficiados principales. Actualmente, la globalización económica se desarrolla a fondo, la revolución económica se encuentra concibiéndose y la cadena del valor del globo entero se extiende con rapidez. Tenemos que aprovechar firmemente la oportunidad y esforzarnos por continuar siendo beneficiados de la globalización económica.

  Necesidad apremiante de responder a la nueva situación de la evolución de la globalización económica. Bajo el fondo en el cual las negociaciones de Doha se hunden en atolladero, la cooperación económica regional se propaga como reguero de pólvora: para julio del presente año quedan firmados 220 acuerdos de librecambio en el mundo. Los principales países desarrollados aceleran la ejecución de la estrategia de zonas de libre comercio, sobre todo la estrategia de “dos océanos” norteamericana, lo que causará importante influencia en la geopolítica y la configuración económica del mundo. Las destacadas características de esta ronda de auge de cooperación regional radican en que los países desarrollados lo consideran como jalón de las reglas de economía y comercio internacionales de alto nivel. Si no respondemos con debida energía a la elaboración de nuevas reglas, tropezaremos con riesgos de ser marginados, lo cual traerá efectos desfavorables para el desarrollo chino en lo referente al entorno externo.

  Necesidad apremiante para cambiar la modalidad de desarrollo económico y reajustar la estructura económica. Están reduciéndose progresivamente los dividendos traídos por el ingreso a la Organización Mundial del Comercio en lo que se refiere a la apertura al exterior; se hace sin cesar intensificado el yugo duro para con los recursos y medio ambiente; se debilitan las tradicionales superioridades competitivas como labor, tierra, energías, etc.; se necesita cultivar urgentemente nuevas superioridades como mercadización, tecnología, marca, etc.; las industrias de gamas alta y mediana se encuentran en la etapa de inicio de dar pasos y de escalar cuestas. Por eso, tan sólo una mayor apertura y elevación del nivel de apertura podrán acelerar el cambio de la modalidad de desarrollo económico y el reajuste de la estructura económica.

  Necesidad apremiante de salvar la trampa del ingreso medio. China ha superado los 6.000 dólares estadounidenses en lo referente al PIB per cápita. Se trata de una etapa crítica del desarrollo. En la década del 60 del siglo pasado, en todo el globo había más de cien economías poseedoras de ingreso medio, pero tan sólo más de diez entraron exitosamente en las filas de economía desarrollada y las restantes, en su mayoría, cayeron en la trampa del ingreso medio, lo cual tiene mucho que ver con el estancamiento en la apertura y, la insuficiencia de la innovación. Por ejemplo, algunos países latinoamericanos aplicaron un excesivo proteccionismo después de la Segunda Guerra Mundial, lo que condujo a la falta de fuerzas competitivas internacionales en lo económico, más tarde se desató la crisis en varias ocasiones, el desarrollo económico se encontró en un estado de vacilación sin darse pasos adelante. China podrá salvar la trampa del ingreso medio tan sólo superando el cuello de la botella del desarrollo en el curso de la apertura.

  Necesidad apremiante de aprovechar la apertura para fomentar la reforma. La reforma y la apertura son dos grandes fuerzas motrices para el desarrollo chino. La apertura también significa reforma. Sin la reforma, la apertura sería “agua sin fuente” y no demostrará efectos. Sin la apertura, la reforma encontraría problemas de orientación no clara y no poder marchar lejos. El camarada Xi JInping señala que nuestra reforma ha entrado en la etapa de asalto a fortalezas y en áreas de aguas profundas (complicadas y difíciles). “Grabar en el bote para encontrar la espada” no es viable,  “construir carretas con puertas cerradas” tampoco es viable. La apertura puede ensanchar el campo visual, también puede fomentar la reforma doméstica y elevar la calidad y el nivel del desarrollo doméstico. Salvar este “hueso duro” difícil en la reforma, es necesaria aumentar la fuerza motriz para la reforma mediante una apertura de más alto nivel.

  Considerando integralmente la actual situación mundial y la situación general de desarrollo chino, debemos mantener la iniciativa en la corriente de marcha de la época y ganarnos el desarrollo. Cara al serio desafío del ambiente tanto doméstico como externo y a las apremiantes tareas de la meta de “dos centurias”, sin la apertura no habrá salida y el cese de pasos en la apertura tampoco dará salida. La apertura china no es una medida pasiva sino demanda intrínseca del desarrollo propio.

  Opción por el camino de ampliación de la apertura al exterior

  El camarada Xi Jinping indica con énfasis: “la reforma y apertura no tendrán punto final, sólo cuentan con el presente y no tiempo perfecto”. La III Sesión Plenaria del XVIII Comité Central del PCCh formuló acelerar el mejoramiento del sistema económico de tipo abierto y estructurar nuevos regímenes económicos de tipo abierto. Esto nos exige reforzar el planeamiento estratégico y programación conjunta en lo político e impulsar a nuevas alturas la apertura al exterior, conforme al principio de participación integral y superación de puntos prioritarios.

  Aglutinar el consenso de apertura. Es necesario observar y considerar al mundo y a China con una visión y una mentalidad más amplias, saber colocar a China en el medio político y económico de todo el globo para definir la posición, conocer de modo objetivo la distancia entre China y los países desarrollados, aprender con modestia de las experiencias avanzadas de todos los países del mundo, manejar de manera eficaz y responder a las oportunidades y desafíos de la época de globalización económica.

  Afianzarse en la fe sobre la apertura. Se debe ver que con las acumulaciones de 35 años, en comparación con los tiempos iniciales de la reforma y apertura y con los comienzos del ingreso a la Organización Mundial del Comercio, la confianza de nuestro país en la apertura es mucho mayor. El potencial de desarrollo económico es enorme, las condiciones materiales, técnicas, etc. son mejores, nuestra capacidad de reajustarrnos ha crecido, la posición e influencia en la arena internacional han subido en grandes márgenes. El mercado va a desempeñar un papel decisivo en la distribución de los recursos. Se profundiza en mejor medida el fomento mutuo entre la reforma y la apertura. Cada vez más numerosas empresas se dirigen hacia el mundo y la capacidad de distribución de recursos globales aumenta visiblemente. China cuenta con más sobresalientes condiciones para ampliar su apertura y su espacio de maniobra es más vasto.

  Clarificar el hilo de pensar de la apertura. Es necesario reforzar el diseño al máximo nivel y la disposición estratégica, tomar en las manos la iniciativa de la apertura; persistir en planificar en conjunto tanto lo doméstico como lo externo , unificar los intereses inmediatos y los mediatos, manejar el ritmo, la dinámica y el orden de la apertura, tener como apoyo y destino las necesidades de la reforma y el desarrollo domésticos, ganar intereses al máximo para el desarrollo de nuestro país, adherirse al principio de cooperación y ganar-ganar, llegar a ser, con firmeza, promovedor de la globalización económica, practicante de la liberalización de comercio e inversiones, participante y elaborador de reglas internacionales, defensor de los intereses conjuntos, así como constructor del mundo armonioso.

  Manejar puntos prioritarios de la apertura. Hay que elevar integralmente el nivel de la economía tipo abierto y acelerar la formación de nuevas superioridades de participar y liderar la cooperación y competencia económicas internacionales. En primer lugar es necesario extender el acceso de las inversiones, promover apertura ordenada de las finanzas, la educación, la cultura, la asistencia médica y otros servicios, liberar los límites de acceso de inversiones foráneas de los dominios correspondientes, construir bien la Zona Experimental de Libre Comercio de Shanghai de China, acelerar las negociaciones y firma de acuerdos de inversiones, ampliar inversiones de empresas e individuos en el exterior. En segundo lugar, es necesario acelerar la construcción de zonas de libre comercio, persistir en la apertura y cooperación bilateral, multilateral y de subregiones, formar redes de libre comercio altamente estandarizadas orientadas a todo el globo. En tercer lugar, es necesario ampliar la apertura de tierra adentro, a lo largo de la frontera. Es imprescindible promover el desarrollo coordinado del comercio, inversiones e innovación de tierras adentro, acelerar la interconexión e intercomunicación con los alrededores, impulsar la construcción de la Franja Económica de la Ruta de la Seda y la Ruta de la Seda Marítima, formar una nueva configuración de apertura omnidireccional. Al mismo tiempo es necesario acertar la salida de superación por donde la apertura fomenta la reforma, por ejemplo, considerar como salida de superación al conceder trato de nacionales antes del acceso y la lista negativa para promover la reforma sobre el régimen de inversiones; teniendo como salida de superación la profundización de  la reforma sobre el régimen de circulación, promover la construcción de un sistema de mercado moderno unificado, abierto, ordenado en competencia.

  Aumentar la capacidad de apertura. Hay que fomentar de manera integral la capacidad de apertura, elevar la capacidad de negociaciones exteriores y participación y elaboración de reglas internacionales, por una parte, y también elevar la capacidad de planificar en conjunto la apertura tanto al interior como al exterior, en principio los dominios abiertos al exterior deben sobresalir respecto a la apertura al interior. Al mismo tiempo, es preciso aumentar la capacidad de salvaguardar la seguridad económica estatal, establecer el concepto científico de la seguridad económica, considerar como lo más importante la seguridad financiera, prestar atención en todo momento a la seguridad económica, la seguridad alimentaria, la seguridad en energías, así como la seguridad de los activos y personal chinos en el exterior.

Artículos relacionados