Comentarios y Respuestas

Nuevos desafíos a que se enfrenta China en las negociaciones internacionales sobre el clima y sus respuestas

Actualizado el 18-03-2015 | Agrandar | Achicar

Autor:Liu Xuelian,Tan Guizhao | Fuente:

   Resumen

  Después de establecerse la Plataforma de Durban (ADP), las negociaciones internacionales sobre el clima se convirtieron del “sistema de doble vía” en “sistema de una sola vía”. Desde ahí los países desarrollados y los países en desarrollo van a desplegar en una plataforma común las negociaciones sobre los futuros mecanismos climáticos internacionales y la configuración de negociación sobre el clima anteriormente estable en lo relative experimentó evolución. Bajo semejantes circunstancias China se enfrenta a los cambios de reconocimiento colectivo sobre la identidad como país en desarrollo, así como exposición y explicación de Nuevo acerca del principio de “responsabilidades comunes pero diferenciadas” en el cual China siempre persistía. Todos estos cambios traerán influencia en la ubicación de la identidad y los intereses estatales de China. Por eso, China, por una parte, debe manejar el derecho a opinar en la elaboración de mecanismos climáticos internacionales del future, participar activamente en la reforma y la construcción del sistema de gobernanza climatic global, para que se acomode a las metas a largo y mediano alcance del desarrollo doméstico; por otra parte, deberá también llevar a sus hombres obligaciones de reducir emisiones, ser país grande responsable, y hacer contribuciones a la gobernanza climática global. 

  Breve presentación sobre autoras 

  Liu Xuelian, nacida en 1965, oriunda de la ciudad de Jilin, provincial de Jilin, profesora del Instituto de Gobernanza de la Universidad de Jilin, maestro guía para estudiantes del doctorado. Su orientación de investigación es globalización y gobernanza global. 

  Tan Guizhao, nacida en 1989, natural de Shandong, postgraduada para Máster de la especialidad de Política Internacional del Instituto de Gobernanza de la Universidad de Jilin. Su orientación de investigación es globalización y gobernanza global. 

  El cambio del clima es el más serio problema ambiental de naturaleza global y constituye desafío común a que la humanidad se enfrenta. Para responder al problema climático global, es imposible resolverlo dependiendo de los esfuerzos de un solo país y requiere la cooperación eficaz y gobernanza mancomunada de todos los países del mundo para su solución. En los últimos años, dos conferencias son dignas de nuestra atención: una, Conferencia de Durban celebrada en 2011, otra, Conferencia de Doha. Estas dos conferencias originaron importantes variaciones en la configuración de negociación climática internacional y al mismo tiempo prevé cambios y tendencia en los mecanismos de gobernanza global climática del globo entero. Los recientes cambios en la configuración de negociación climática internacional ha traído enormes desafíos a China y va a traer influencia en la imagen estatal de China y su posición internacional. 

  I.Planteamiento del problema 

  La comunidad internacional ha desplegado varias rondas de negociación en torno al problema climático, ha alcanzado numerosos frutos como por ejemplo la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (a continuación: Convención), el Protocolo Kyoto de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, así como el Mapa de Pista de Bali y ha estructurado un orden climático internacional relativamente perfecto. “Desde siempre, las negociaciones sobre el clima global se han desplegado en torno a dos grandes temas: uno, cómo los países desarrollados reducen la emisión de gases invernadero, dos, cómo ayudar a los países en vías de desarrollo a resolver las contradicciones entre el desarrollo y el medio ambiente”, formándose gradualmente la llamada configuración Norte-Sur. Semejante configuración tiene como base el principio de “responsabilidades comunes pero diferenciadas” cargadas por los países desarrollados y los países en vías de desarrollo respectivamente, definido en la Convención y el Protocolo de Kyoto, principio puesto en práctica en las posteriores negociaciones sobre el clima. La Conferencia de Montreal celebrada en 2005 definió el sistema de negociación en “sistema de doble carril”, la Conferencia de la Isla Bali convocada en 2007 hizo disposiciones concretas sobre dicho “sistema de doble carril”, o sea, decidiendo establecer el Grupo Ad Hoc de Trabajo para las Acciones Cooperativas a Largo Término (AWG-LCA: Ad Hoc Working Group on Long-Term Cooperative Action under the Convention) bajo la Convención y el Grupo Ad Hoc para Negociaciones a Realizar en Tema de las Obligaciones de los Países Desarrollados de Reducir Emisiones en Períodos Prometidos Posteriores bajo el Protocolo de Kyoto (AWG-KP: AdHocWorkingGrouponFurtherCommitmentsforAnnexI PartiesundertheKyotoProtocol), el Acuerdo de Copenhague de 2009 prolongó la autorización del Mapa de Pista de Bali, asegurando así la continuación de las negociaciones en “sistema de doble carril”. En el curso de las negociaciones internacionales sobre el clima, aunque los países desarrollados y los países en vías de desarrollo tienen numerosas discrepacias en torno al principio de “responsabilidades comunes pero diferenciadas”, este principio, básicamente, ha sido mantenido. 

  Del 28 de noviembre al 09 de diciembre de 2011, la 17ªConferencia de Conclusión de la Convención (COP17/CMP7) se celebró en Durban, ciudad portuaria del este de África del Sur. Durante la Conferencia se fundó un Grupo Ad Hoc de la Plataforma de Durban. Entre el 26 de noviembre y el 07 de diciembre de 2012 la Conferencia de Doha sobre el Clima terminó con los dos Grupos de Trabajo Ad Hoc (AWG-LCA y AWG-KP). Las negociaciones sobre el clima pasaron del “sistema de doble carril” al “sistema de carril único”. Las negociaciones internacionales sobre el clima bajo la Plataforma de Durban se realizaron principalmente en torno a cuatro grandes temas, a saber, posición jurídica de los pactos internacionales sobre el clima posteriores al año 2020, principio guía sobre las negociaciones acerca del Plataforma de Durban, marco y principales temas de las negociaciones sobre el Plataforma de Durban, así como vías y formas de respuesta al cambio climático antes de 2020. Su mayor característica radica en incrustar a los países desarrollados y los países en vías de desarrollo en una misma plataforma para establecer un sistema único de reducción de emisiones que en el futuro cubrirá tanto a los países desarrollados como a los países en vías de desarrollo. El establecimiento de la Plataforma de Durban hizo que los diversos países participantes en las negociaciones se enfrenten a nuevos reajustes de intereses. Los diversos países, en el curso de la fundación de nuevos mecanismos internacionales relativos al clima van a concluir alianzas de intereses para salvaguardar y ampliar intereses propios. Al mismo tiempo se ven cada vez más evidentes las diferencias entre los países de los principales grupos en el curso de las negociaciones sobre el clima. La configuración de negociación internacional sobre el clima está experimentando evolución. El professor Yu Hongyuan de la Academia de Investigación de Shanghai sobre Problemas Internacionales considera que la “configuración Norte-Sur” existente en las negociaciones internacionales sobre el clima está virándose hacia una “configuración países grandes en emisión y países pequeños en emisión”. 

  China presta siempre mucha atención al problema de cambio climático. Por el ángulo propio, China se hizo país concluyente de la Convención ya en 1992, y el 11 de diciembre de 1997 se incorporó al Protocolo de Kyoto. Para hacer frente a la situación de cambio constant del clima, China ha dado a conocer múltiples soluciones entre ellas Solución Estatal de China de Respuesta del Cambio Climático publicada en junio de 2007 por la Comisión Nacional de Reforma y Desarrollo, Plan de Trabajo Integral para Ahorrar Energía y Reducir Emisiones publicado en diciembre de 2007, Aviso sobre el Despliegue de Trabajo de Experimentación en Puntos Seleccionados de Provincias y Regiones Autótonas Bajas en Carbono y Municipios bajo Jurisdicción Central Bajos en Carbono publicado en agosto de 2010, Plan de Trabajo Integral sobre el Ahorro Energético y la Reducción de Emisiones durante el Período del XII Plan Quinquenal y Plan de Trabajo sobre el Control de Emisión de Gases Invernadero durante el Período del XII Plan Quinquenal publicados en 2011 por el Gobierno chino, y otros. En el curso de las negociaciones internacionales sobre el clima, China representa siempre los intereses de los países en vías de desarrollo, defiende activamente la autoridad del principio de “responsabilidades comunes pero diferenciadas” definido en la Convención, persiste en el lineamiento de que los países desarrollados deben cargar con responsabilidades principales e ineludibles y ayudar a los países en vías de desarrollo a enfrentarse al cambio climático. Siendo un grupo de fuerzas importantes en la configuración de negociación climática internacional, la forma de cooperación G77 más China sentó cimientos para la configuración del juego climático. No obstante, a medida que se desarrolla la economía china, China se ha convertido en la segunda gran economía del mundo y el primer país en emisiones. En el seno del campo de los países en vías de desarrollo se ha operado cambios en lo que se refiere al reconocimiento de la identidad china, sobre todo bajo la Plataforma de Durban, semejante choque acerca de la identidad china se hace más destacado. Siendo fuerza emergente en despegue, por un lado, China va a desempeñar necesariamente papel guía en el curso de nueva plasmación del orden climático internacional de la nueva ronda, por otro lado, va a enfrentarse directamente a los desafíos traídos por la evolución de la configuración de negociación internacional sobre el clima. 

  II. Nuevos desafíos a que se enfrenta China en medio de la evolución de la configuración de negociación internacional sobre clima 

  La Conferencia de Durban de 2011 y la Conferencia de Doha de 2012 demostraron ya evidentemente que la configuración de negociación internacional sobre el clima ya estaba experimentando variaciones, variaciones que iban a ejercer importante influencia en la identidad y la posición de China. Esto constituye desafíos directos a que China debe enfrentarse en la actualidad y en el future. Por las negociaciones internacionales sobre el clima, los desafíos a que China se enfrenta se manifiestan en dos aspectos: uno es el problema de identidad colectiva de China junto con los demás países en vías de desarrollo; el dos es el problema de firme defense del principio de “responsabilidades comunes pero diferenciadas”.  

  1.Variación en la identidad colectiva de China junto con otros países en vías de desarrollo y desafíos al respecto. La confirmación de la identidad colectiva por parte de la Alianza de los Países en Vías de Desarrollo constituye importante garantía de la reaparición de la identidad china. El constructivismo enfatiza que la formación de la identidad colectiva se basa principalmente en cuatro “variables principales”: dependencia mutual, destino conjunto, homogeneidad y autodisciplina. En la “configuración Norte-Sur” de las negociaciones internacionales sobre el clima, los países desarrollados y los países en vías de desarrollo despliegan juego en torno a espacio de emisión de carbon, transferencia de tecnologías y apoyo financiero. Partiendo de la consideración de la defense del espacio de subsistencia y desarrollo propios, los países en vías de desarrollo han formado una Alianza para negociarlo con los países desarrollados. Durante este período, aunque existen colectividades de intereses dentro de la Alianza de los Países en Vías de Desarrollo, tales como BASIC y AOSIS, debido a que los países en vías de desarrollo se enfrentan en conjunto a la presión procedente de los países desarrollados, el campo de los países en vías de desarrollo se hace más unido en su seno. China es un país grande en vías de desarrollo y como tal sus demandas sobre intereses básicas son unánimes a las de otros países en vías de desarrollo. Además, siendo “país grande responsable”, China procura activamente intereses para los otros numerosos países en vías de desarrollo, lo cual hace que entre China y otros países en vías de desarrollo se forme gradualmente y se refuerce la confirmación de la identidad entre sí. 

  No obstante, el ascenso acelerado de la fuerza real de China y las reglas internacionales sobre el clima que se negocian de nuevo hacen que se agudicen paso a paso las discrepancias de intereses entre China y parte de países en vías de desarrollo, principalmente concentradas en los siguientes aspectos: en primer lugar, las diferencias en el seno de los países en vías de desarrollo en lo referente a la emisión de carbon, el aumento de la la emisión de carbono de China y la India1 agrava la amenaza a que se enfrentan los países isleños y los países menos desarrollados en el seno de los países en vías de desarrollo, haciéndose foco de la punta de la lanza de estos grupos de intereses. En segundo lugar, los países desarrollados se aprovechan del increment de la fuerza real económica de los países grandes en vías de desarrollo y el anhelo de los países en vías de desarrollo con menor fuerza real sobre la ayuda financiera para exigir incluir también a los países grandes en vías de desarrollo en el sistema de fuente financiera y con ello escindir la posición de los países en vías de desarrollo respecto a las negociaciones. En tercer lugar, existen discrepancias en el seno de los países emergentes. El Brasil es “uno de los primeros países en explotar recursos energéticos del mundo y también el país de estructura más racional energética entre los cuatro países BASIC”,  la atención que el Brasil presta a proteger los bisques amazoníacos dentro de su territorio nacional hace que sean muy grandes los puntos divergentes respect a los intereses conjuntos de los cuatro países BASIC. El volumen de carbono emitido por la África del Sur propia ocupa tan solo el uno por ciento del total mundial, su atención al problema del clima se concentra principalmente en el aprovechamiento del problema climático para cambiar la imagen de África en la arena internacional y en la obtención de fondos de ayuda representando los intereses de los países africanos. Por eso, China y la India dentro de los cuatro países BASIC tienen a su frente una presión comparativamente grande entre los países emergentes por un volumen total de carbono emitido relativamente grande. 

  La más principal definición de identidad de China en la configuración de negociaciones internacionales sobre el clima es país en vías de desarrollo. La formación de semejante identidad se ha originado principalmente en dos aspectos: por uno, China estableció su propia identidad basándose en su fuerza real económica y por el otro, la confirmación de la identidad colectiva entre China y los numerosos países en vías de desarrollo frente a la presión procedente de los países desarrollados. Basándose en semejante confirmación sobre la identidad, se ha formado el campo de los países en vías de desarrollo de la modalidad G77 más China. De acuerdo con la teoría constructivista, la identidad colectiva es un tipo de identidad social y la formación de este tipo de identidad social es producida en el curso de la interacción. “Estas autocomprensiones, hablando por cierto sentido, son lo que existen en el auto pensamiento, pero estas autocomprensiones producen sentido solo cuando otros las definan, dicho de otro modo, poseen significado tan solo cuando se ubican en la sociedad”.  

  La variación de las negociaciones internacionales sobre el clima bajo la plataforma de Durban ha formado dos desafíos para el posicionamiento de la identidad de China: uno radica en si es posible continuar bajo la plataforma de Durban la “configuración Norte-Sur” tradicional de las negociaciones internacionales sobre el clima, o sea, si es eficaz en las futures negociaciones internacionales sobre el clima la clasificación de campo de los países desarrollados y campo de los países en vías de desarrollo. Aunque las negociaciones de la plataforma de Durban no empezaron a arrancarse sino en 2012, con dos años de desarrollo, el fenómeno de nueva division y nueva agrupación de las alianzas de negociaciones sobre el clima ya deja ver sus indicios iniciales. Por ejemplo la Unión Europea ya ha contraído nueva alianza de negociación sobre el clima con parte de países en vías de desarrollo, la cual exige a los países emergentes asumir responsabilidad de reducción cuantificada de emisiones, la evolución de la configuración de las negociaciones internacionales sobre el clima significa que la diferenciación de conocimiento sobre la clasificación en países desarrollados y países en vías de desarrollo está experimentando cambio. Dos, si el campo de los países en vías de desarrollo puede continuar la confirmación de la identidad colectiva de China. Si la identidad colectiva de China se ve obligada a cambiar de rumbo, o sea, si el conocimiento de China como “país grande en vías de desarrollo” originalmente existente en el campo de los países en vías de desarrollo se vira hacia “país grande en emisión de carbono entre los países en vías de desarrollo”, entonces, China va a ser poco a poco aislada de la Alianza de los Países en Vías de Desarrollo, China va a convertirse de “amigo” de estos países en “competidor” de los mismos. Tal como Went enfatizó: “El papel y la identidad no son solo problemas de abandonar a la ligera, pues se trata de la ubicación de la identidad obligada por otros poseedores de sentido que reaparecen. Bajo semejantes circunstancias, aun cuando algún país desee abandonar su identidad, no lo logrará porque otros partiendo del mantenimiento de los propios intereses no le permiten actuar de este modo.” 

  Por los análisis anteriores se puede ver que los cambios operados en la estructura macroconceptual de las negociaciones internacionales sobre el clima y en la estructura microconceptual dentro del campo de los países en vías de desarrollo hacen bajar la posibilidad de obtener apoyo a través de interacciones otra vez a la identidad de China como país en vías de desarrollo. Aunque no ha cambiado la autocomprensión china sobre su identidad como país en vías de desarrollo, es muy posible que China no logre hacer reaparecer tal identidad a través de la interacción con otros países en vías de desarrollo. Por eso, la presión sobre la variación de la identidad china en este curso proviene principalmente de la variación de la estructura conceptual exterior. Esto demuestra que “no importa que deseemos o no nosotros mismos reajustar el posicionamiento, China ya se enfrenta al posicionamiento modificado por la comunidad internacional y es exigida para asumir más responsabilidades internacionales.”  

  2. El principio de “responsabilidades comunes pero diferenciadas” se enfrenta a ser expuesto y interpretado de Nuevo. El constructivismo enfatiza: “La estructura de la política internacional es resultado de la interacción social. Un país no es sujeto estático, sino agente active”  , “en el constructivismo, la estructura significa el manejo integral en lo macroscópico, los conceptos conjuntos son importantes características de la estructura, la identidad es un concepto conjunto, también es una naturaleza individual, y es construida por la estructura”.  El principio de “responsabilidades comunes pero diferenciadas” es un concepto compartido formado en la “configuración Norte-Sur” de las negociaciones internacionales sobre el clima. Este principio enfatiza que los países desarrollados deben asumir responsabilidades sobre sus emisiones per cápita en la historia y sobre la actual alta emisión per cápita, llevar la delantera en tomar medidas para reducir la emisión de gases invernadero, proporcionar a los países en vías de desarrollo apoyo financier y tecnológico y ayudarles a tomar medidas dirigidas a ralentar o adaptarse al cambio climático. El principio de “responsabilidades comunes pero diferenciadas” demuestra las contradicciones y divergencias existentes entre los países desarrollados y los países en vías de desarrollo, al mismo tiempo defiende los intereses de los países en vías de desarrollo por lo sistemático y lleva claras estipulaciones sobre los deberes de los países desarrollados. Aunque desde el mismo momento del planteamiento de este principio, la estabilidad relativa de la “configuración Norte-Sur” ha garantizado ser constantemente aplicado en las negociaciones internacionales sobre el clima. 

  El constructivismo indica: “Cuando un actor define de nuevo su identidad e intereses, la estructura experimenta cambios.” Bajo la plataforma de Durban, tanto los países desarrollados como los países en vías de desarrollo, frente al sistema único de reducción de emisión global, regulan todos constantemente el posicionamiento de su identidad basándose en las necesidades de los intereses propios. Pero el caso es que debido a que se está operand la transformación de la identidad de todos los países participantes en las negociaciones internacionales sobre el clima, la configuración de las negociaciones internacionales sobre el clima en el futuro no está hecha, por lo cual el principio de “responsabilidades comunes pero diferenciadas” variará a medida del desarrollo constante de la identidad y los intereses de los actores. “En el sistema de reducción de emisiones único las responsabilidades de los países desarrollados y los países en vías de desarrollo sobre la reducción de emisiones van a hacerse borrosas y sus responsabilidades de reducción y restricción de emisiones van posiblemente a tenderse hacia la unanimidad”, el más principal cambio del principio de “responsabilidades comunes pero diferenciadas” radica en pasar de destacar las “responsabilidades diferenciadas” bajo la “configuración Norte-Sur” a destacar las “responsabilidades comunes” a reaparecer en las actuales negociaciones de “vía única”. “El establecimiento de la plataforma de Durban significa que luego de dar una enorme vuelta que ha durado cerca de 20 años las negociaciones regresa de nuevo al punto original en el cual se marca una vez más el principio de ‘responsabilidades comunes pero diferenciadas’ sometiéndose a un mismo documento jurídico”. 

  Durante el período pasado de más de 20 años, China siempre ha sido beneficiada del principio de “responsabilidades comunes pero diferenciadas”, al mismo tiempo también ha sido activo defensor del mismo principio; la nueva exposición e interpretación a que se enfrenta el principio de “responsabilidades comunes pero diferenciadas” refleja que la evolución de la configuración de las negociaciones internacionales sobre el clima ya comienza a influir en el nivel de reglas, o sea, nivel de estructura de conceptos compartidos. Y estos cambios operados en el principio no solo van a hacer a China y otros países en vías de desarrollo perder fichas en el juego con los países desarrollados, sino que van a acelerar de raíz la variación del posicionamiento de la identidad de China, por lo tanto, el cómo salvaguardar la sostenibilidad y eficacia de este principio será importante desafío a que se enfrente China en el futuro.  

  III. Varios puntos de reflexiones de China para responder a los desafíos 

  La clave de cómo China debe enfrentarse a los desafíos en las negociaciones internacionales sobre el clima radica en que es necesario conocer claramente lo particular que es el problema de cambio climático. El problema de cambio climático es un problema público del globo entero. Lo que atañe es el problema de subsistencia y desarrollo de toda la humanidad, por lo tanto, el problema de cambio climático no es solo un problema de juego de intereses entre país y país, sino que se trata de un problema de la moralidad y la justicia, problema de responsabilidad, problema de obligaciones. Si un país, sobre todo un país grande, ante el problema de cambio climático solo se limita a la consideración de los intereses hacienda menos a las responsabilidades y obligaciones, sin mencionar contribuciones al mundo, va a ser condenado en lo moral. Esto va a influir negativamente en la imagen y el lugar que ocupa el país en la arena internacional. Por eso, China tiene que prestar atención en el dominio de negociación sobre el clima a la particularidad del cambio climático. Solo de este modo podrá, en las negociaciones sobre el clima, manejar la iniciativa, elevar la imagen, e incrementar la fuerza influyente. 

  1.Asumir con iniciativa responsabilidades correpondientes a la reducción de emisiones y cambiar la situación pasiva derivada de la transformación de la identidad. Ante todo China debe asumir activa e iniciadoramente responsabilidades correspondientes a la reducción de emisiones. La fuerza real estatal de China ha experimentado rápido crecimiento en los últimos cerca de 30 años; en 2010 China sobrepasó al Japón para ser la segunda economía del mundo. El ascenso de la fuerza real integral permite a China contar con capacidad de responder al problema climático global; al mismo tiempo China debe reconocer “que tiene elementos razonable la esperanza de los países desarrollados y otros países en vías de desarrollo de que China asuma mayores responsabilidades en los asuntos internacionales”.  Además, siendo un país en vías de desarrollo poseedor de fuerza real relativamente ponderosa, China puede también ayudar a países relativamente débiles en fuerza real a adaptarse a los efectos traídos por el cambio climático y siendo “país grande responsable” hacer contribuciones a enfrentarse al cambio climático global. 

  El rápido desarrollo de la economía ha hecho que China pase a ocupar el primer lugar del mundo en lo referente al volumen de dioxide de carbono, lo cual es un hecho indiscutible. En 2005 China se hizo el primer país del mundo por la emisión de carbono. Por eso China tiene deber de reducir su propio volumen de gases invernadero emitido. Si China no adopta tácticas más activas e iniciadoras, no solo va a agravar las discrepancias en el seno del campo de los países en vías de desarrollo, aislándose más en las negociaciones internacionales sobre el clima, sino que China va a enfrentarse a la presión cada vez mayor de la opinión pública mundia. Debido a que en la competición por la estructuración del orden climático internacional que atañe a los intereses estatales núcleo del espacio de desarrollo, “quien maneje el sitio dominante moral de la respuesta al cambio climático manejará iniciativa en la construcción del futuro orden climático”.  Por lo tanto, China debe enfrentarse racionalmente a la actual variación del posicionamiento de la identidad, conocer con claridad los elementos racionales en ello, cambiar con iniciativa la comprensión, y asumir responsabilidades que debe asumir como país grande en la emisión de gases invernadero. 

  Pero la asunción de este tipo de responsabilidad no puede ser ciega. Se debe arreglarlo conforme a la situación real del desarrollo económico de China. Sigue siendo muy grande la disparidad de China respecto a los países desarrollados. No es práctico exigir a China reducir en grandes márgenes la emisión como se exige a los países desarrollados. Xie Zhenghua, vicepresidente de la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma de China, enfatizó al referirse a las negociaciones internacionales sobre el clima: “Al mismo tiempo de conformarse con los intereses de toda la humanidad, hay que cuidarse de los intereses de todos los países, encontrar el punto de equilibrio de los intereses de los diversos países y de todo el globo, he ahí donde está la clave.”14 Lo más importante de China en las futuras negociaciones internacionales sobre el clima será encontrar el punto de equilibrio de los intereses de los diversos países y de todo el globo. Al mismo tiempo de tomar la iniciativa para asumir responsabilidades es preciso evitar que sea “secuestrada” por la comunidad internacional. 

  2. Adoptar tácticas iniciadoras y activas e impulsar la cooperación internacional con los países principales. Los problemas globales poseen carácter vinculante y carácter inseparable y no pueden ser radicalmente resueltos dependiendo puramente de las fuerzas de un solo país. La solución de los problemas globales requiere de los esfuerzos conjuntos de toda la comunidad internacional. En los problemas de cambio climático globales, por un lado China propia, como país grande en emisiones de carbono, debe adoptar medidas activas e iniciadoras, instaurar la conciencia en la civilización ecológica, combinar estrechamente el problema climático con la estrategia de desarrollo estatal e impulsar los indicadores de reducción de emisiones para su efectivo alcance; por otro lado, hay que promover activamente la cooperación e intercambio internacionales. En abril de 2013, con la propuesta hecha por los Estados Unidos, China y los Estados Unidos firmaron la Declaración Conjunta China-EE.UU. sobre la Respuesta al Cambio Climático, la cual menciona que los dos países deben “tomar adecuadas acciones domésticas poderosas, abarcando acciones de cooperación a gran escala”, se comprometen a fundar Grupo de Trabajo de Cambio Climático. Esto será muy favorable para aliviar la presión a que se enfrenta China en las negociaciones internacionales sobre el clima, al mismo tiempo proporciona condiciones para que China tome como referencia eficaz las experiencias avanzadas de los Estados Unidos en la gobernanza climática. En el futuro, China deberá impulsar la cooperación China-EE.UU. en clima para incluirla en la diplomacia integral sino-norteamericana. 

  Se debe afirmar que el cambio del ambiente climático global ya constituye una amenaza para toda la humanidad. Esto, sin duda, ha cimentado base para establecer la cooperación internacional. No obstante esto no puede garantizar la formación automática de la cooperación internacional. “Hablando de eso por la lógica, los problemas públicos de todo el globo solo la necesidad y la apremiatura para la cooperación entre los países, no pueden garantizar que la cooperación entre países en dichos problemas sea libre de contratimepos y posible.” Aclaró este punto en 1968 el científico británico Garrett Hardin con su artículo “The tragedy of the Common” publicado en la revista norteamericana Science. Por eso, China, los Estados Unidos y la Unión Europea entre sí podrán fomenter la conclusion de una cooperación tan solo con la iniciativa mutual. China debe tomar tácticas de iniciativa en este aspect. 

  3. Aprovechar a plenitude las oportunidades proporcionadas por el derecho a opinar para fomenter la formación de mecanismos climáticos internacionales concordantes con los propios intereses. Bajo el fondo de la configuración de negociaciones internacionales sobre el clima, aunque China está siendo obligada a formarse en identidad parecida a la de país grande en emisión de carbono, su realidad como país en vías de desarrollo no ha sufrido cambio radical y China es y será durante largo tiempo un país en vías de desarrollo. Frente a la futura elaboración de mecanismos climáticos internacionales, China “necesita participar activamente en la reforma sobre el sistema de gobernanza global y en la construcción del mismo para que se acomoden a las metas domésticas de desarrollo de China a mediano y largo plazo”. Aunque el problema climático es un problema público, debido a que el espacio de emisión de carbono se relaciona directamente con el desarrollo económico de un país, posee una naturaleza de política geográfica. Precisamente en base a esto, “el problema climático deja de ser problema puramente ambiental, sino se trata de un problema ‘político superior’ relacionado con la estrategia de desarrollo socioeconómico y la opción por el camino de desarrollo de todos los países, con el sistema y las reglas internacionales, así como la cooperación y las discrepancias entre los países”. Los diversos países despliegan encarnizado juego político en torno a las reglas de cambio climático. A medida que se cierran las negociaciones sobre el Protocolo de Kyoto China se hace foco de atención en las negociaciones internacionales sobre el clima. El ascenso del lugar de China hace aumentar su derecho a opinar en las negociaciones internacionales sobre el clima, lo cual, indudablemente, proporciona oportunidades en extremo buenas. China debe aprovecharse bien a plenitud de este tipo de oportunidades para que el futuro establecimiento de mecanismos climáticos internacionales se corresponda mejor con los intereses propios de China. 

  Antes que nada, es necesario apoyar el principio de “responsabilidades comunes pero diferenciadas” como principio guía para las negociaciones de la plataforma de Durban porque la definición de este principio ha garantizado la materialización de bienestares de los países en vías de desarrollo. A pesar de que la evolución de la configuración de negociaciones internacionales sobre el clima ha planteado desafío a la continuación de aplicar el principio de “responsabilidades comunes pero diferenciadas”, no es aceptable el modo de actuar de intentar negar totalmente este principio en el curso de la formación del nuevos mecanismos. Si China quiere defender los intereses de país en vías de desarrollo, lo más importante para China es asegurar que este principio siga siendo eficaz en las futuras negociaciones internacionales sobre el clima. Además, la posición jurídica de los pactos internacionales sobre el clima posteriores al año 2020 son importantes temas de discusión bajo la plataforma de Durban, defender la posición jurídica de la Convención, “oponerse a que todas las partes concluyentes asuman por igual responsabilidades de naturaleza jurídica igual” posee importante significado para China. El establecimiento de un document de convenio poseedor de obligatoriedad jurídica de reprocidad significa que China no solo debe asumir responsabilidades de reducir emisiones iguales que los países desarrollados, al mismo tiempo ello va a perjudicar seriamente los intereses estatales de China, contrariar al principio de justicia en las negociaciones internacionales sobre el clima y al principio de capacidad respectiva. Finalmente, “el Plan de Acción de Bali, a través de las negociaciones intensivas de cinco años, en los problemas como segundo período de promesa, reducción y ralentación, acomodación, fondos, tecnologías, etc. se ha formado correspondientes mecanismos de cooperación internacional”19. El arreglo de mecanismos formados bajo el sistema de “doble carril” en sí constituye la defensa de los intereses de los países en vías de desarrollo. Los países desarrollados, partiendo de la consideración sobre los propios intereses, por un lado, dejan de querer perfeccionar estos mecanismos, por otro lado, respecto a los contenidos no concluidos bajo los dos marcos, AWG-LCA y AWG-KP, los países desarrollados también abogan por colocarlos bajo la plataforma de Durban para continuar discutiendo. Por eso, en el curso del establecimiento future de mecanismos climáticos internacionales, China debe promover el perfeccionamiento de los mecanismos de cooperación originalmente existentes y, a la vez, evitar que los países desarrollados se aprovechen de la plataforma de Durban para negociar de nuevo los frutos ya habidos, defendiendo de este modo los mecanismos básicos de cooperación internacional formados por la autorización de Bali. 

  La teoría del constructivismo preconiza que cada país pueda poseer multiples identidades, cada identidad posea por su lado guión distinto de acción, tan solo ubicándose en fondo ambiental concreto, dicha identidad podrá ser activada. La variación de la configuración de negociación internacional sobre el clima es un curso largo y sus efectos ejercidos sobre el posicionamiento de la identidad de China no podrá ser logrado de una sola acción. En las negociaciones internacionales sobre el clima, por un lado, China debe aprovecharse del propio poderío real para ganarse el derecho a opinar, intensificar la actividad y la iniciativa para responder al cambio climático global, tomar de efecto medidas para mejorar el ambiente climático y elevar la imagen estatal; por otro lado, debe buscar activamente el punto de equilibrio entre los intereses del país y los intereses del globo entero, debe hacer esfuerzos por salvaguardar los intereses propios del país y los intereses de los demás países en vías de desarrollo, urgir a los países desarrollados para que asuman más responsabilidades. Al mismo tiempo, siendo país emergente y país grande responsable, también debe hacer contribuciones que debe a la materialización de los intereses del globo entero. La variación de la configuración de negociación internacional sobre el clima bajo la plataforma de Durban, para China, es tanto oportunidad como desafío. En las negociaciones internacionales del future sobre el clima, China deberá conocer claramente la influencia derivada del posicionamiento de la identidad, manejar oportunidades y recibir los desafíos. 

Artículos relacionados