Comentarios y Respuestas

“Los tres agros” constituyen sostén poderoso de la maravilla china

Actualizado el 09-04-2015 | Agrandar | Achicar

Autor:Chen Xiwen | Fuente:Pueblo en Línea—Diario del Pueblo

De 1979 a 2013, el Producto Interno Bruto (PIB) chino aumentó en promedio anual el 9,8%, y su peso específico que ocupa en el volumen total de la economía global subió del 1,7% al 12,3%, mientras tanto, el peso específico de la agricultura en el PIB descendió del 28,2% al 10%, pero esto no cambia la posición básica de la agricultura en la economía nacional china. China cuenta con mil y tantos millones de habitantes. Si no fuéramos capaces de dar solución al problema de nuestra comida, no habría nadie que pudiera salvarnos. Mucho menos hablar de la creación de una maravilla económica. De 1978 a 2013, la población total china aumentó un 41,4%, el volumen de cereales poseído per cápita creció el 39,8%. El volumen poseído per cápita de algodón, materias oleaginosas, materias azucareras, carnes, derivados lácteos, hortalizas, frutas, productos acuáticos, etc. materializaron incrementos en veces e incluso en decenas de veces.

El misterio del éxito de la agricultura china radica en el impulso continuo y omnidireccional de la reforma y la innovación. La reforma en China comenzó por las zonas rurales y la reforma de las zonas rurales empezó por el régimen de gestión agrícola y la reforma sobre el régimen de gestión agrícola tenía como punto de partida y punto de destino garantizar el derecho de los campesinos a la gestión independiente. Ya a comienzos de la década del 80 del siglo pasado empezó a generalizarse en las zonas rurales el régimen de gestión a doble estrato que tenía como base la gestión contratada por las familias campesinas y combinaba la gestión unificada colectiva y la gestión dispersada en familias, pero los pasos de la reforma no se detuvieron. Con el impulso innovador del sistema consistente en dejar en claro la propiedad colectiva de las tierras, estabilizar el derecho a la contrata y agilizar el derecho a la gestión, hasta finales de junio de 2014, en toda China cerca del 26% del total de familias campesinas habían transferido en total o parcialmente el derecho a la gestión de las tierras contratadas, la superficie de tierras cuyo derecho a la gestión en circulación fue el 28,8% del total de superficie de tierras labrantías contratadas por las familias campesinas de todo el país. La transferencia basada en la ley, de voluntariedad y pagada del derecho a la gestión de las tierras labrantías contratadas permiten a la gestión a escala adecuada de las tierras bajo formas múltiples desarrollarse prósperamente en los diversos lugares de China. En las tierras humus del Nordeste, las cooperativas desarrolladas por la incorporación del derecho a la gestión de las tierras contratadas por miles de familias campesinas como acción cuentan con escala de gestión y el grado de mecanización en las operaciones nada menores que en cualquier país modernizado en agricultura. En las zonas rurales al sur del río Changjiang, las granjas familiares desarrolladas por la transferencia de derechos a la gestión de las tierras labrantías, aunque la escala de gestión de tierras labrantías no es muy notoria, no pocas familias campesinas pueden obtener ingresos equivalentes a los habitantes de las ciudades y poblados. Mayor número de familias campesinas, por su parte, materializan la utilización de tecnologías y equipos agrícolas modernos en cantidad de tierras limitada, a través de la compra de servicios socializados agrícolas. 

El rápido progreso de las ciencias y tecnologías agrícolas ha rendido méritos imborrables para el desarrollo de la agricultura. En 2014, la tasa de contribución del progreso de las ciencias y tecnologías agrícolas de China fue del 55,6%, de ello, la del uso de semillas mejoradas a la elevación del rendimiento por unidad de superficie de los cultivos agrícolas fue superior al 43%. La mecanización combinada de la labranza, la siembra y la cosecha de los principales cultivos agrícolas llegó al 61%. En octubre de 2014, las autoridades correspondientes de China hicieron verificación en el sitio sobre las parcelas experimentales de arroz híbrido en grandes superficies presidido por el académico Yuan Longping y obtuvieron el resultado de 1.026,7 kilogramos por quinceava parte de hectárea en promedio, permitiendo a la gente ver que el progreso de las ciencias y tecnologías agrícolas de China cuentan con enorme potencial. 

El mejoramiento gradual del sistema de apoyo y protección agrícolas ha desempeñado un rol de guardia y escolta para la navegación. Desde 2006, el Estado exime cabalmente los diversos impuestos a la producción agrícola, lo que significa que el campesinado chino reduce por año alrededor de 135.000 millones de yuanes. Mientras tanto, el Estado intensifica constantemente las construcciones infraestructurales, como hidráulicas, de transporte, redes eléctricas, telecomunicaciones, etc. en las zonas rurales, las cuales contribuyen a mejorar en enorme grado las condiciones de producción y vida en las zonas rurales. En 2004 el Estado comenzó a practicar la política de subsidio directo a la producción de los principales productos agrícolas. Al mismo tiempo, practica el sistema de precio de adquisición mínimo para con los importantes surtidos de granos como tribo y arroz, movilizando enérgicamente el entusiasmo de los campesinos por la producción de cereales. 

El impulso de la construcción de regímenes y mecanismos integrados del desarrollo urbano y rural ha acelerado el proceso de la modernización de la agricultura y el incremento de ingresos de los campesinos. Para finales de 2014, la mano de obra que se traslada de las zonas rurales para colocarse en los oficios no agrícolas y en ciudades y poblados había alcanzado la cifra de 274 millones de personas, superando el volumen total de la mano de obra rural dedicada a la agricultura, de ellos, la mano de obra colocada en las ciudades y poblados fue superior a los 170 millones de personas. Esto no sólo ha hecho enormes contribuciones al desarrollo no agrícola y de las ciudades y poblados, también creó condiciones para ampliar la escala de gestión agrícola. En 2014, el ingreso disponible del campesinado per cápita fue de 10.489 yuanes, de ello el 39,6% procedió de ingresos como salario. En las zonas rurales de toda China se ha establecido generalmente el sistema de garantía de condiciones mínimas de vida, el sistema de asistencia médica cooperativa rural de nuevo tipo, el sistema de seguro de vejez social rural de nuevo tipo conectado con el de los residentes en las ciudades y poblados, con lo cual queda tejida la red de seguridad para garantizar las condiciones de vida básicas de los habitantes rurales. 

En la actualidad, el desarrollo de la agricultura china se enfrenta a una serie de nuevos desafíos y presiones, los cuales se manifiestan destacadamente en la subida continua del costo de producción agrícola, lo cual conduce al descenso de la capacidad competitiva de los principales productos agrícolas; el desarrollo extensivo de la agricultura durante largo tiempo ha superado la capacidad de carga de los recursos y el ambiente. Frente a esto, la Reunión Central de Trabajo Económico convocada a finales de 2014 y el Documento Nº1 Central emitido a principios del presente año han formulado con toda claridad que la salida fundamental para resolver el problema consistente en acelerar sin vacilación el cambio de la modalidad del desarrollo agrícola, pasando de la gestión extensiva consistente en perseguir principalmente el rendimiento y gastando recursos y consumo al desarrollo intensivo consistente en colocar en un mismo lugar, en lo pronto posible, la cantidad y la calidad, prestar atención a elevar la competividad, prestar atención a la innovación de técnicas agrícolas, prestar atención a la sostenibilidad, desbrozar un camino de desarrollo de la agricultura moderna altamente eficaz, segura en productos, ahorrador de recursos y amigable con el ambiente. Con tal de continuar este rumbo, persistir en la reforma e innovación omnidreccional que tienen a las masas campesinas como sujeto, la agricultura, las zonas rurales y los campesinos (los “tres agros”) necesariamente continuarán jugando un papel de sostenimiento irremplazable para el desarrollo socioeconómico de China. 

(El autor del presente artículo, Chen Xiwen, es subjefe del Grupo Central de Dirección del Trabajo Rural y jefe de la Oficina General del mismo Grupo) 

Artículos relacionados