Comentarios y Respuestas

Contribuciones históricas del Partido Comunista de China a la Guerra Antifascista del Mundo

Actualizado el 29-07-2015 | Agrandar | Achicar

Autor: | Fuente:Renmin Ribao

Autor: Centro de Investigación Teórica de la Oficina de Investigación de la Historia del Partido Subordinada al Comité Central del Partido Comunista de China

La Guerra Antifascista del Mundo finalizada hace 70 años fue una guerra de escala sin precedentes en la historia humana. Los fuegos bélicos de esa guerra arrasaron a más de 80 países y regiones en Asia, Europa, África y Oceanía. Unos 2,000 millones de seres humanos fueron involucrados en esa guerra. Fue desastre a la humanidad que originaron las fuerzas fascistas encabezados por Alemania, Italia y Japón. Se trató de una gran lucha decisiva entre la justicia y el mal, entre la luz y la oscuridad, entre el progreso y la reacción y entre las fuerzas civilizadas y las bárbaras. Echando una mirada retrospectiva a esa guerra mundial en la cual las llamas bélicas se cargaban y se extendía el humo de la pólvora, vemos que el Partido Comunista de China no solo desempeñó el papel de piedra angular en la Guerra de Resistencia de toda la nación china, sino que hizo contribuciones históricas especiales al triunfo de la Guerra Antifascista del Mundo.

I. Enarbolar la bandera del Frente Único Nacional Antijaponés y promover enérgicamente la formación del Frente Único Antifascista Internacional

En la década del 30 del siglo XX, se formaron dos focos bélicos, uno asiático y el otro, europeo. Las fuerzas fascistas japonesas y alemanas fueron frenéticas y prendieron sucesivamente el fuego de la Guerra Mundial en Asia y Europa. La Guerra de Resistencia contra el Japón librada por el pueblo chino, desde el mismísimo comienzo, contaba con el significado de carácter mundial por defender la paz y la justicia y por salvar la civilización humana. El Partido Comunista de China promovió el establecimiento del Frente Único Nacional Antijaponés, no solo sentando base para derrotar el fascismo japonés sino creando condiciones favorables para la fundación del Frente Único Antifascista Internacional.

I) El Partido Comunista de China fue la primera de las fuerzas políticas de los diversos sectores de China en desplegar la lucha antifascista, dirigiendo el impulso de la resistencia antijaponesa parcial y tomó la delantera en levantar el preámbulo de la Guerra Antifascista del Mundo

Cuando sucedió el Incidente del “18 de Septiembre” de 1931, frente a la agresión salvaje desatada por el Japón contra el Nordeste de China, el Partido Comunista de China emitió enseguida el llamamiento a luchar contra la agresión japonesa. El 20 de septiembre del mismo año, el Partido Comunista de China publicó un manifiesto oponiéndose a la ocupación forzosa del Nordeste. Luego, el Comité Central del Partido Comunista de China y el Gobierno Central Provisional de la República de los Soviets Chinos emitieron más de diez documentos, destapando el arribismo agresor del Japón y el grave perjuicio de la política de “no resistencia” aplicada por el gobierno guomindanista, llamando a las masas populares a levantarse en la lucha antijaponesa, lo cual expresó la clara posición y la firme decisión del Partido Comunista de China de luchar contra la agresión japonesa y recuperar territorios perdidos. Con el llamamiento e impulso del Partido Comunista de China, un movimiento por resistir a la agresión japonesa y salvar a la nación china de la ruina se levantó prósperamente en el ámbito nacional y formó rápidamente un auge.

El 15 de abril de 1932, el Gobierno Central Provisional de la República de los Soviets Chinos declaró oficialmente la guerra al Japón, nueve años antes que el gobierno guomindanista declarando la guerra al Japón. Con el objeto de oponer resistencia a la agresión japonesa, el Comité Central del Partido Comunista de China llamó a los miembros del Partido Comunista de China y de la Liga de la Juventud bajo su dirección a penetrar a fondo en las zonas rurales del Nordeste donde organizar y movilizar a las masas populares, organizar guerrillas para luchar contra los agresores japoneses. En 1933 se formó el Ejército Revolucionario Popular del Nordeste. En febrero de 1936, el Partido Comunista de China unificó las diversas fuerzas armadas antijaponesas del Nordeste reorganizándolas en el Ejército Aliado Antijaponés del Nordeste. En 1937, este Ejército se extendió hasta contar con 11 cuerpos de ejército integrados de más de 30,000 efectivos, abriendo tres zonas de guerras de guerrillas: Nanman, Jidong y Beiman, siendo fuerza principal de la lucha antijaponesa del Nordeste. El Ejército Aliado Antijaponés del Nordeste combatió por doquier en Heilongjiang y las montañas Changbai. Bajo circunstancias en las cuales era muy grande la disparidad de fuerzas entre el enemigo y nosotros y las condiciones eran en extremo malas para el mismo Ejército Aliando, libró varios miles de combates a escalas diversas contra las tropas japonesas y títeres, amenazando seriamente la dominación colonialista de los agresores japoneses en el Nordeste de China e hizo primer mérito para la Guerra Antifascista del Mundo.

El Partido Comunista de China concedió enérgico apoyo y ayuda a la guerra antijaponesa parcial de otras zonas al sur del paso Shanhaiguan. Movilizó a las masas populares para brindar apoyo al Ejército de la 19ª Ruta del Guomindang en la Batalla Songhu (o Batalla 13 de Agosto) antijaponesa; en colaboración con el general Feng Yuxiang (1882-1948) del Guomindang organizó Tropas Aliadas Antijaponesas, levantando la lucha antijaponesa en Chahar; organizó una delegación del Partido Comunista de China y movilizó a los diversos sectores sociales para brindar apoyo y ayuda a los mandos y combatientes antijaponeses de Suiyuan.

Durante todo el período de la guerra antijaponesa parcial, el Partido Comunista de China dirigió la lucha antijaponesa del Nordeste, apoyó y ayudó enérgicamente las luchas antijaponesas parciales de los diversos lugares, impulsó con energía el levantamiento del auge del movimiento por la resistencia contra el Japón y por la salvación nacional y se expuso ante los nacionales y el mundo con la postura de destacamento de vanguardia antijaponesa de la nación china.

II) El Partido Comunista de China, siempre con una mentalidad amplia y una visión extensa, observaba a China y al mundo y fue resuelto en enarbolar la bandera del Frente Único Antifascista Internacional

Con el fin de salvar a la nación de la ruina, el Partido Comunista de China abogó activamente por establecer un frente único antijaponés de China y, al mismo tiempo, formuló la propuesta de establecer un frente único antifascista internacional y defender la paz internacional. En el Manifiesto del Primero de Agosto, 1935, el Partido Comunista de China planteó: unirse con todas las masas populares que combatan al imperialismo, teniéndolas como fuerzas amigas y aliarse con todas las naciones y países que simpaticen al movimiento por la emancipación de la nación china. En julio de 1936, Mao Zedong señaló con claridad en sus conversaciones con el corresponsal norteamericano Edgar Snow (1902-1975): “La paz y la guerra del Oriente es un problema de carácter mundial”. “El imperialismo japonés no solo es enemigo de China, sino al mismo tiempo también es enemigo de todos los países demandantes de la paz del mundo”. “Hemos de unirnos con todos los países, todos los pueblos, todos los partidos políticos y todas las organizaciones populares para formar un frente único contra el imperialismo japonés”. En marzo de 1937, en sus conversaciones con Agnes Smedley (1892-1950), escritora y corresponsal norteamericana, Mao Zedong reiteró: abogamos porque China, el Reino Unido, los Estados Unidos de América, Francia y la Unión Soviética establezcan un frente aliado del Pacífico. A través de las conversaciones de Mao Zedong con Edgar Snow y Agnes Smedley, el Partido Comunista de China transmitió al mundo entero la propuesta acerca del establecimiento de una alianza mundial antifascista.

Después del estallido general de carácter nacional de la Guerra de Resistencia contra el Japón y fundado el frente único nacional antijaponés, el Partido Comunista de China impulsó más activamente el establecimiento del frente único antifascista internacional. En febrero de 1938, con el objeto de apoyar la Conferencia Mundial de Ayuda a China y Boicot al Japón celebrada en el Reino Unido, el Partido Comunista de China convocó en Yan’an una Conferencia contra Agresión. En el discurso pronunciado en esta ocasión Mao Zedong indicó: Ahora hay tres frentes únicos antiagresores, el frente único de China, el frente único mundial y el frente único del pueblo japonés. La lucha contra la agresión constituye el rumbo general de la política de hoy. En enero de 1939, Mao Zedong enfatizó otra vez: “La gran Guerra de Resistencia china no es asunto solo de China o asunto del Oriente, sino también asunto del mundo”. “Nuestros enemigos son enemigos del mundo y la Guerra de Resistencia librada por China también es Guerra de Resistencia mundial”. Poco después del desencadenamiento de la guerra entre la Unión Soviética y Alemania, Mao Zedong indicó en una directriz en el seno del Partido en nombre del Comité Central del Partido Comunista de China: “Actualmente las tareas de los comunistas en el mundo entero son movilizar a los pueblos de todos los países para organizar un frente único internacional para luchar contra el fascismo.” En julio de 1941, Zhou Enlai indicó en un artículo: “Llevamos cuatro años en la Guerra de Resistencia contra el Japón y nos hemos hecho vanguardia antifascista del Oriente”. “Si el enemigo avanza hacia el norte o hacia el sur, deberemos esforzarnos por contenerlo para hundirlo en dificultades de combatir por múltiples lados, de este modo cumpliremos con los deberes como miembro del frente internacional contra la agresión fascista. Solo de esta forma mereceremos la fama de vanguardia antifascista del Oriente pudiendo unirnos de verdad en el frente antifascista mundial que tiene como centro China, la Unión Soviética, los Estados Unidos y el Reino Unido”.

Combatir y aniquilar el fascismo y salvaguardar la paz de la humanidad constituía la misión conjunta de los pueblos de todo el mundo. Las fuerzas de la paz y la justicia del mundo serían capaces de vencer el fascismo tan solo uniéndose. Los dirigentes del Partido Comunista de China, morando en cavernas de la Meseta de Loess, observaban las vicisitudes del mundo, pensaban en la situación general de la época, señalaban el camino hacia el futuro, abogaban enérgicamente en China y en el mundo por establecer el frente único antifascista internacional. En comparación con aquellos que en un principio observaban fuego en la orilla opuesta, mantenían una política de neutralismo apaciguador y conducían el agua del mal hacia afuera pero terminaban en quemarse por el fuego de la guerra, los dirigentes del Partido Comunista de China demostraron ser perspicaces, clarividentes, amplios en mentalidad, con una concepción amplia de la situación.

III) El Partido Comunista de China promovió el establecimiento del frente único antifascista internacional a través del frente único nacional antijaponés e hizo importantes contribuciones a la formación del frente único antifascista internacional

El frente único nacional antijaponés no solo desempeñó importante papel en la Guerra de Resistencia china, sino su establecimiento también poseía importante significado para impulsar la formación del frente único antifascista internacional. El Partido Comunista de China consideraba que el establecimiento del frente único nacional antijaponés constituía prerrequisito y base necesarios para el establecimiento del frente único antifascista internacional. En julio de 1936, Mao Zedong indicó: la obtención de la victoria en la Guerra de Resistencia contra el Japón necesitaba contar con tres requisitos: “el primero era la formación del frente único antijaponés en China, el segundo era el cumplimiento del frente único antijaponés internacional y el tercero, el surgimiento del movimiento revolucionario del pueblo en el seno del Japóny los pueblos de las colonias japonesas.” Siendo abogador activo del frente único nacional antijaponés, el Partido Comunista de China siempre tomaba como misión propia la emancipación nacional. Con una amplia mente por la cual “los hermanos se encuentran dentro de las paredes de la casa y se unen para rechazar la humillación procedente del exterior”, abandonando las disputas anteriores, dejando de lado el profundo odio contra el Guomindang, se esforzó infatigablemente por fundar el frente único nacional antijaponés y al final materializó la situación de la lucha conjunta nacional con la cooperación por segunda vez entre el Partido Comunista de China y el Guomindang de China como base. “Finalizados los desastres estamos los hermanos y al encontrarnos una sonrisa elimina lo que es el bien y el rencor”. Desatada la Guerra de Resistencia contra el Japón a escala nacional, gracias a los esfuerzos del Partido Comunista de China, el pueblo de todas las etnias incluidos los compatriotas de Hong Kong, Macao y Taiwan, así como los compatriotas residents en el ultramar, se reunió bajo la bandera del frente único nacional antijaponés para luchar mancomunadamente por la independencia y la emancipación de la nación china. A principios de 1938, Mao Zedong hizo una dedicatoria a la Delegación de Apoyo de los Chinos Residentes en Malaya a la Resistencia contra el Enemigo: “El Partido Comunista presta solicitud a los chinos de ultramar y desea establecer junto con ellos el frente único antijaponés”. Con el fin de impulsar el establecimiento del frente único antifascista internacional, el Partido Comunista de China convocó en Yan’an en octubre de 1941 una Conferencia de Representantes Antifascistas de las Diversas Nacionalidades Orientales con la participación de más de 130 representantes procedentes de Corea, Japón, India, Vietnam, Tailandia, Malaya, Filipinas, Indonesia y otros países y regiones. La Conferencia planteó unirse con las fuerzas de las diversas nacionalidades del Oriente para establecer y consolidar el frente único antifascista. La Conferencia decidió fundar una “Alianza Antifascista de Todas las Nacionalidades del Oriente” y publicó un “Mensaje a los Pueblos Chino, Japonés, Soviético, Estadounidense e Inglés”. Fue una importante actividad realizada por el Partido Comunista de China dirigida a promover el establecimiento del frente único antifascista internacional.

Desencadenada la Guerra del Pacífico, la Guerra Antifascista del Mundo entró en una nueva etapa y se acelerón en gran medida el proceso del establecimiento del frente único antifascista internacional. El Partido Comunista de China consideraba que el tratamiento correcto de las relaciones entre el frente único nacional antijaponés chino y el frente único antifascista internacional fomentando el posterior con el anterior constituía importante condición para ganar el triunfo de la Guerra de Resistencia contra el Japón y la Guerra Antifascista del Mundo. El 9 de diciembre de 1941, el Partido Comunista de China publicó un manifiesto en el cual indicó: “Todos los países y naciones del mundo se dividen en el frente fascista que desata la guerra de agresión y el frente antifascista que realiza la guerra de liberación, lo cual ya queda al final clarificado”; ”China contrae alianza militar con el Reino Unido, los Estados Unidos de América y demás naciones amigas antijaponesas, realizando combates coordinadores, fundando al mismo tiempo el frente único nacional antijaponés total del Pacífico, persistiendo en la Guerra de Resistencia contra el Japón hasta el triunfo completo”. El Partido Comunista de China señaló partiendo de la situación global de la Guerra Antifascista del Mundo: “El pueblo chino, los compatriotas chinos residentes en el exterior, así como las naciones del Asia Meridional tienen una misión central que es establecer el amplio frente único de todas las naciones del Pacífico en la lucha por combatir al Japón, Alemania e Italia fascistas”. Para tal fin, el Comité Central del Partido Comunista de China fundó un Comité de Trabajo para con el Ultramar con Zhu De como secretario para estudiar cómo organizar estrategias y tácticas del frente único antifascista internacional, así como cómo procurar la colaboración en lo militar con las tropas aliadas inglesa y estadounidense con fines de oponer resistencia a los agresores japoneses. El primero de enero de 1942, 26 países liderados por China, los Estados Unidos, el Reino Unido y la Unión Soviética firmaron en Washington la Declaración de las Naciones Unidas. Así pues, se fundó oficialmente el frente único antifascista internacional y la Guerra Antifascista del Mundo abrió una página completamente nueva.

El frente único antifascista internacional fue desarrollo y prolongación del frente único nacional antijaponés chino. El Partido Comunista de China no solo fue auspiciador del frente único antifascista internacional sino importante promotor. Promover la situación global con la situación parcial, poner mirada en el mundo partiendo de China, promover la formación del frente único antifascista internacional mediante el frente único nacional antijaponés chino constituyó un salto y sublimación de la teoría a la práctica del Partido Comunista de China en su política de frente único.

II. Practicar la línea de guerra de resistencia completa e incorporarse activamente a la Guerra Antifascista del Mundo

Desatada la Guerra de Resistencia contra el Japón a escala nacional, frente a los agresores japoneses armados hasta los dientes y extremadamente crueles, el que el pueblo chino pudiera o no ganar triunfo en esta guerra de emancipación nacional nunca antes habida se relacionaba directamente con la vida o muerte de la nación china y también hondamente con la situación bélica de la Guerra Antifascista del Mundo. El campo de retaguardia dirigido por el Partido Comunista de China y el campo frontal dirigido por el Guomindang eran independientes entre sí y coexistían uno del otro, siendo una maravilla bélica de la Segunda Guerra Mundial. El Partido Comunista de China por un lado persistía a duras penas en la Guerra de Resistencia y por otro lado concedía grandes energías para colaborar, actuar en coordinación y apoyar la Guerra Antifascista del Mundo.

I) El Partido Comunista de China elaboró y ejecutó una línea de resistencia global movilizando ampliamente a las masas populares, orientación global estratégica de guerra prolongada, estrategias y tácticas de guerra de guerrillas, proporcionando garantía fundamental para ganar el triunfo de la Guerra de Resistencia contra el Japón y enriqueciendo, también, la teoría y la práctica militares del mundo

Cuando el Japón desató agresión a gran escala y la nación china se ubicó en momentos críticos históricos de vida o muerte, el Partido Comunista de China colocó en sus hombros con toda decisión la gran misión histórica de salvar del peligro y la ruina a la nación. Ya en diciembre de 1935, Mao Zedong previó científicamente que para derrotar al imperialism japonés hacía falta prepararse para realizar una guerra prolongada. En agosto de 1937, el Comité Central del Partido Comunista de China aprobó en la Reunión de Luochuan el Gran Programa de Diez Puntos de la Resistencia Antijaponesa y Salvación Nacional, exponiendo de modo sistemático los planes básicos del Partido Comunista de China durante la Guerra de Resistencia contra el Japón y estableciendo la línea de la “resistencia integral de toda la nación” y la estrategia militar para la Guerra de Resistencia contra el Japón sería una “guerra prolongada”. En mayo de 1938, Mao Zedong, concentrando la sabiduría de todo el Partido, escribió creativamente el artículo de teoría militar “Acerca de la guerra prolongada” que serviría de guía para la Guerra de Resistencia contra el Japón, elevando hasta una altura estratégica la guerra de guerrillas, pronosticando que la Guerra de Resistencia contra el Japón pasaría por tres etapas, la de defensa estratégica, la de equilibrio estratégico y el contraataque estratégico y exponiendo que China sería capaz de ganarse y tendría que acoger al final el triunfo mediante una Guerra de Resistencia prolongada. Mao Zedong combinó la lucha armada con la lucha no armada, los combates de los ejércitos con los realizados por los milicianos, los combates llevados a cabo por las tropas regulares con los combates librados por las guerrillas, los combates de línea interna y los combates de la línea externa, rompiendo el delicioso sueño del enemigo de combatir rápido y decidirlo rápido y arruinar a China, lo cual constituyó adicionamiento al tesoro teórico de la Guerra Antifascista del Mundo con nuevas armas de teoría militar y se granjeó alta evaluación tanto en China como en el exterior. El crítico militar estadounidense Werner elogió diciendo que “en la Segunda Guerra Mundial, no se vio ningún otro lugar donde la guerra de guerrillas pudiera cargar con tareas estratégicas que la guerra de guerrillas de China asumió y fue capaz de asumir”. Yamazaki Shigemiro, entonces oficial del estado mayor del Cuartel General del ejército japonés dijo en un artículo titulado “La estrategia de guerra de guerrillas de Mao Zedong hizo que el ejército terrestre imperial de un millón de efectivos se trasladara de acá para allá”: “La guerra de guerrillas de resistencia antijaponesa de Mao Zedong merece ser la guerra de guerrillas de mayor escala y de mejor calidad en la historia mundial. Se trata de un tipo de estrategia ofensiva con la movilización general de todo el pueblo”. El crítico militar japonés Kuju Tadao reconoció diciendo que “entre los diversos tipos de obras estratégicas aparecidas en el siglo XX, la poseedora de mayor característica fue la teoría de guerra de guerrillas de Mao Zedong”.

II) La Guerra de Resistencia contra el Japón en la retaguardia del enemigo dirigida por el Partido Comunista de China fue un enérgico apoyo al campo de batalla principal de Asia de la Guerra Antifascista del Mundo

Desatada la Guerra de Resistencia contra el Japón a escala nacional, basándose en las disposiciones estratégicas militares hechas por el Guomindang y el Partido Comunista de China, el ejército popular dirigido por el Partido Comunista de China se desarrolló enfáticamente en la retaguardia del enemigo, estableciendo bases de apoyo antijaponesas de la retaguardia del enemigo, abriendo gradualmente extensos campos de batalla de retaguardia que hacían eco con los campos de batalla frontales y en lo estratégico se apoyaban, se coordinaban, se ayudaban, mutuamente, y a la vez eran independientes los unos de los otros. Así se formó una configuración estratégica de ataques por los flancos junto con los campos de batalla frontales contra las tropas japonesas. Ello coordinó enérgicamente los combates de los campos frontales. Después de que la Guerra de Resistencia contra el Japón entrara en la etapa de equilibrio estratégico, las fuerzas armadas y los campos de batalla de la retaguardia del enemigo dirigidos por el Partido Comunista de China subieron paso a paso para hacerse campos de batalla principales de la Guerra de Resistencia contra el Japón. Por entonces se disminuían las acciones bélicas a gran escala en los campos de batalla frontales mientras que el VIII Ejército y otras fuerzas armadas populares desencadenaron la Gran Batalla de Cien Regimientos y una serie de otros combates, asestando duros golpes al ejército japonés y consolidando la fe de los militares y civiles de toda China en la prolongada Guerra de Resistencia contra el Japón. Al mismo tiempo, las tropas japonesas invasoras a China concentraron efectivos para golpear las bases de apoyo antijaponesas de la retaguardia, llevando a cabo la cruel política de “quemar todo, matar a todos y saquear todos los bienes” y creando incontables “zonas deshabitadas”. Sobre todo entre 1941 y 1942, la Guerra de Resistencia contra el Japón en la retaguardia del enemigo tropezó con una situación incomparablemente difícil. Bajo la dirección del Partido Comunista de China, los militares y civiles antijaponeses no sintieron temor alguno, libraron heroicas luchas contra el enemigo, desplegaron luchas duras y sobresalientes prolongadas contra los agresores japoneses, sosteniendo firmemente los campos de batalla principales de Asia de la Guerra Antifascista del Mundo. Luego del otoño de 1943, los campos de batalla de la retarguardia del enemigo experimentaron gradualmente cambios en la situación, pasando a los contraataques parciales. En la primera mitad de 1945 entraron en contraataques integrales para ganarse al final la gran victoria de la Guerra de Resistencia contra el Japón.

Durante toda la Guerra de Resistencia contra el Japón, los militares y civiles dirigidos por el Partido Comunista de China conquistaron hazañas resplandecientes, libraron 125,000 combates contra el enemigo y aniquilaron a 1,714,000 efectivos de las tropas japonesas y títeres. Al mismo tiempo, las fuerzas propias del Partido Comunista de China se ganaron robustecimiento y desarrollo sin precedentes. El número de miembros del Partido Comunista de China llegó a ser superior a los 1.2 millones de personas, las fuerzas armadas populares al 1,320,000 efectivos, la milicia a 2.6 millones de integrantes; 19 bases de apoyo antijaponesas cubrieron una superficie superior a un millón de kilómetros cuadrados contando con 125 millones de habitantes; las fuerzas armadas antijaponesas de la retaguardia del enemigo sufrieron un pérdida total de 610,000 bajas entre muertos y heridos. El 18 de marzo de 1945, el Semanario Mundial Aliado, de Tokio, Japón, exclamó: “Basándonos en nuestros conocimientos, las fuerzas auténticamente antijaponesas siempre han sido el Partido Comunista de China”. incluso el mismo comandante en jefe Okamura Neji del ejército japonés que invadió a China reconoció más tarde en sus memorias: el VIII Ejército “era valiente en los combates, se mostraba internamente unido, el único defecto fue los demasiados malos equipamientos y armas”.

En fin de cuentas, el Partido Comunista de China y las tropas populares por él dirigidas abrieron campos de batalla en la retaguardia del enemigo, persistieron en la dura y prolongada Guerra de Resistencia, se engrosaron y se desarrollaron constantemente haciéndose campos de batalla antijaponeses capaces de enfrentarse por sí solos al enemigo y, al mismo tiempo, se hicieron fuerzas vertebrales del campo de batalla principal de Asia en la Guerra Antifascista del Mundo.

III) En la Guerra Antifascista, la Guerra de Resistencia librada por China en la retaguardia del enemigo y la Guerra Antifascista librada por los diversos países del mundo se coordinaron, colaboraron y se apoyaron mutuamente ganánmdose en conjunto la victoria de la Guerra Antifascista del Mundo

Haciendo una observación general sobre la Guerra Antifascista del Mundo, la Guerra de Resistencia contra el Japón librada por China tuvo el tiempo de inicio más temprano y la duración más prolongada y jugó papel decisivo para arruinar completamente a los agresores japoneses. Ya durante la Guerra de Resistencia parcial en el Nordeste de China, el Partido Comunista de China tenía fundadas organizaciones y fuerzas armadas de diversos tipos junto con los personajes de alta voluntad coreanos y combatieron hombro a hombro y tomándose de manos para librar heroicas luchas a sangre contra los invasores japoneses. Después del estallido de la Guerra de Resistencia a escala nacional, el Partido Comunista de China organizó y movilizó eficazmente el movimiento antibélico del pueblo japonés, apoyó y ayudó a las organizaciones antibélicas entre ellas la “Alianza de Despertar” fundadas por los combatientes antifascistas japoneses. A mediados de la década del 30 del siglo XX, influidos por el Tiempo de Salvación Nacional (AuSecoursdeLaPatrie) fundado en Francia por el Partido Comunista de China, los chinos de estratos inferiors residentes en el Reino Unido, Francia, Alemania y otros países, junto con las personalidades amantes de la paz y la justicia locales, desplegaron directa o indirectamente actividades antifascistas bajo formas diversas. Después de desatada la Guerra del Pacífico, el Partido Comunista de China llamó u organizó en los diversos lugares de Asia Meridional a chinos allí residentes y las masas populares locales para desplegar heroica y obstinadamente la lucha antijaponesa bajo ambientes en extremo terrible. El Subdestacamento Guerrillero Antijaponés de Chinos en las Filipinas (abreviadamente llamado Subdestacamento 4-8 por el nombre del VIII Ejército y el del 4º Cuerpo de Ejército), el cual persistió siempre en la lucha antijaponesa durante el período cuando las Filipinas estaban ocupadas por los agresores japoneses y se coordinó enérgicamente con las fuerzas estadounidenses en los contraataques en las Filipinas; los jóvenes chinos malayos influidos por el Partido Comunista de China participaron en el Ejército Antijaponés del Pueblo Malayo, persistiendo en la lucha antijaponesa e hicieron méritos por la victoria de la guerra antifascista antijaponesa del lugar. En América, muchos jóvenes chinos residentes en el lugar, influidos por el Partido Comunista de China, participaron activamente en la Gran Alianza Antiimperialista de Chinos Residentes en América y la Federación de Industria Lavadora de Ropas, desplegando diversos tipos de actividades antijaponesas y de ayuda a China. El Meizhou Huaqiao Ribao (Diario de Chinos Residentes en América o como inglés China Daily News) patrocinado por Tang Mingzhao (1910-1998), miembro del Partido Comunista de China entre los chinos residentes y otros se hizo clarín de la lucha antifascista mundial. Influidos por el periódico, más de 13,000 jóvenes chinos residentes allí participaron en las fuerzas armadas estadounidenses y combatieron en los diversos campos de batalla antifascistas del mundo.

El Partido Comunista de China desplegó activamente la lucha antifascista en el frente de informaciones. En 1941, en vísperas de la Guerra Soviético-Alemana, el Comité Central del Partido Comunista de China proporcionó a la Unión Soviética la información lograda por Yan Baohang (1896-1968), agente de servicio secreto del Partido Comunista de China, acerca de la fecha exacta del ataque del fascismo alemán a la Unión Soviética positilitando a la Unión Soviética ganarse precioso tiempo de entrar anticipadamente en los preparativos bélicos. En verano de 1944, el Comité Central del Partido Comunista de China, una vez más, transmitió informaciones detalladas obtenidas por Yan Baohang acerca de las disposiciones militares del Ejército Guandong japonés en la frontera chino-soviética en el Nordeste de China jugando importante papel para que el ejército soviético aniquilara esta tropa selecta japonesa. La victoria de la Guerra de Resistencia contra el Japón librada por China no puede separarse de la ayuda y coordinación brindadas por otros campos de batalla antifascistas del mundo. La Guerra de Resistencia en la retaguardia del enemigo dirigida por el Partido Comunista de China también recibió la atención, simpatía y apoyo brindados por los países, organizaciones y pueblos de los países amantes de la paz y la justice del mundo. El Dr. Norman Bethune (médico canadiense, 1890-1935), el Dr. D. S. Kotnis (méidoc hindú, 1910-1942), Hans Shippe (Grzyb, Hans Muller, periodista polaco-alemán, 1892-1941) y otros médicos y periodistas extranjeros se adentraron en el campo chino de batalla de la retaguardia del enemigo, combatieron hombro a hombro con los militares y civiles chinos en ambientes del mayor peligro y dureza, incluso ofrendaron su preciosa vida. La escritora progresista Agnes Smedley y otros periodistas extranjeros realizaron reportajes sobre las zonas de combate del VIII Ejército y el Nuevo 4º Cuerpo de Ejército, escribiendo gran cantidad de artículos e informaciones que hacían presentación sobre la Guerra de Resistencia en China.

Los campos de batalla en la retaguardia del enemigo dirigidos por el Partido Comunista de China y los campos de batalla antifascistas de los diversos países del mundo constituían un todo íntegro inseparable. El apoyo brindado a los campos chinos de batalla en la retaguardia del enemigo por las fuerzas antifascistas de los diversos países del mundo reforzó la fe y el coraje del pueblo chino de triunfar sobre los agresores japoneses y el apoyo brindado a los diversos países por los campos chinos de batalla en la retaguardia del enemigo también estimuló enormemente la voluntad de combate antifascista de los pueblos de todo el mundo.

III. Marchar paso a paso hacia el escenario mundial y hacer importantes contribuciones al establecimiento del orden internacional posterior a la Guerra

La trayectoria de la Guerra de Resistencia contra el Japón librada por China también fue proceso de la marcha del Partido Comunista de China desde Yan’an al escenario mundial. Durante la Guerra de Resistencia, el Partido Comunista de China participó con entusiasmo en las actividades internacionales, dedicó grandes energías a la definición del statu de país grande y el establecimiento del orden internacional postguerra, lo cual originó influencia a largo alcance en el desarrollo de la situación mundial posterior a la Segunda Guerra Mundial.

I) El Partido Comunista de China tomó iniciativa para actuar esforzándose por aperturar la situación diplomática y desplegar activamente la diplomacia antijaponesa independiente y autodecisiva

Cuando recién se inició la Guerra de Resistencia contra el Japón a escala nacional, la Reunión de Luochuan elaboró el Gran Programa de Diez Puntos para la Resistencia Antijaponesa y la Salvación Nacional planteando: practicar la política exterior de resistencia, “dentro del ámbito de no perder la soberanía territorial, firmaremos con todos los países que combatan el agresionismo japonés alianza antiagresión y acuerdos de ayuda militar antijaponeses”. En mayo de 1941 el Programa de Aplicación Política de la Región Limítrofe Shaanxi-Gansu-Ningxia establecía en términos claros: “A la luz del principio de respeto a la soberanía china y la observación de las leyes y órdenes jurídicas del gobierno, permitimos a cualquier extranjero viajar de turista por la Región Limítrofe, participar en el trabajo antijaponés o realizar actividades industriales, culturales y religiosas”. En junio de 1941 después del estallido de la Guerra Soviético-Alemana, el Partido Comunista de China emitió una directriz en el seno del Partido: “En los asuntos exteriores, nos aliaremos con Inglaterra, Estados Unidos y todos los demás países y todos aquellos que combatan la dominación fascista alemana, italiana y japonesa para oponernos en conjunto a los enemigos comunes”. Además, los dirigentes del Buró del Sur del Comité Central del Partido Comunista de China en la gran retaguardia y el personal de trabajo se reunían a menudo con enviados extranjeros acreditados en China, el personal de apoyo a China y periodistas de otros países, haciendo amistades ampliamente y desplegando con entusiasmo actividades diplomáticas antijaponesas.

Desencadenada la Guerra del Pacífico, la posición y el rol que jugaban el Partido Comunista de China y las bases de apoyo antijaponesas por él dirigidas se granjearon el reconocimiento y la atención procedentes de cada vez más numerosas personalidades internacionales. Desde junio de 1944, los periodistas extranjeros acreditados en Chongqing auspiciaron la organización a periodistas chinos y extranjeros en delegaciones visitantes al Noroeste realizando visita a Yan’an. Entre julio y agosto de 1944, el cuartel de mando del ejército norteamericano de la Zona de Guerra China-Birmania envió un grupo de observadores militares a Yan’an donde se acantonó cerca de tres años y sus miembros hicieron inspecciones especiales sobre las bases de apoyo antijaponesas Shanxi-Suiyuan, Shanxi-Chahar-Hebei, etc. Con el objeto de acomodarse a las necesidades de los contactos diplomáticos que se ampliaban, el 18 de agosto de 1944, el Comité Central del Partido Comunista de China emitió especialmente una Directriz sobre el Trabajo Diplomático señalando en términos explícitos: al aplicar la política exterior y actividades diplomáticas es preciso mantener firmemente nuestra posición nacional. Por un lado hay que fortalecer la dignidad y autoconfianza nacionales sin xenophobia; por otro lado hay que aprender de otros los puntos fuertes, saber colaborar con ellos pero sin temer o ser serviles a lo extranjero en absoluto. Mao Zedong, Zhou Enlai, Zhu De y otros dirigentes efectuaron múltiples encuentros con periodistas extranjeros y miembros del Grupo de Observadores Militares del Ejército Estadounidense hacienda presentación acerca de cómo el Partido Comunista de China dirigía a los militares y civiles de las bases de apoyo antijaponesas para persistir en la lucha por combatir a los agresores japoneses en la retaguardia del enemigo. Esto desempeñó un papel muy positivo para que el Partido Comunista de China se comunicara con el mundo exterior, difundiera con mayor amplitud su propias propuestas.

II) El Partido Comunista de China participó con entusiasmo en las actividades internacionales ampliando en el escenario internacional la influencia política propia, así como de las regiones liberadas como parte integrante de China

En vísperas del triunfo de la Guerra Antifascista del Mundo, China participó y auspició el establecimiento de la Organización de las Naciones Unidas y se hizo país miembro permanente del Consejo de Seguridad de la misma elevando evidentemente la posición internacional y la influencia internacional de China. Poco antes de la convocatoria de la Conferencia de la ONU para elaborar la Carta, con fines de hacer que la delegación china contara con amplia representatividad y pudiera representar la voluntad popular de las extensas regiones liberadas, el Partido Comunista de China planteó en múltiples ocasiones la voluntad de enviar representante para participar en dicha Conferencia. Con los esfuerzos y luchas del Partido Comunista de China, así como obligado por la presión internacional y nacional, el Gobierno Nacional no pudo sino abandonar el intento de monopolizar unilateralmente la delegación china. De abril a junio de 1945, Dong Biwu (1886-1975), uno de los dirigentes del Partido Comunista de China, siendo miembro oficial de la delegación china, estuvo presente en la Conferencia de Elaboración de la Carta de las Naciones Unidas celebrada en San Francisco, Estados Unidos. Durante la celebración de la Conferencia, Dong Biwu no solo participó en las discusiones sobre la moción del Tercer Comité relacionada con la fundación del Consejo de Seguridad y otros problemas, sino que en representación del Partido Comunista de China y el pueblo de las regiones liberadas dejó solemnemente la firma en la Carta de las Naciones Unidas. Terminada la Conferencia, Dong Biwu viajó a Nueva York donde tuvo amplios contactos con personalidades amistosas internacionales, así como con chinos de ultramar, haciendo gran cantidad de trabajos destinados a elevar la posición del Partido Comunista de China en la arena internacional, por ejemplo la publicación y la distribución de los Registros Reales de las Regiones Liberadas de China de edición en inglés, informando sobre las hazañas de la Guerra de Resistencia contra el Japón, los éxitos de la construcción y el desarrollo de las regiones liberadas bajo la dirección del Partido Comunista de China, etc.

El que el Partido Comunista de China enviara representante para participar en la Conferencia de Elaboración de la Carta de las Naciones Unidas fue una importante actividad en que participó por primera vez en el escenario internacional durante la Guerra de Resistencia contra el Japón, la primera vez de mostrarse oficialmente en el escenario internacional, la primera vez de difundir directamente al mundo los principios y políticas propios y los éxitos conquistados por las regiones liberadas, causando positiva y amplia influencia entre numerosas personalidades amistosas internacionales y entre los chinos residentes en el exterior.

III) El Partido Comunista de China se dedicó activamente a la definición del status de China como país grande y al establecimiento del orden internacional posterior a la Segunda Guerra Mundial, promoviendo el proceso histórico de la revitalización de la nación china y la corriente de progreso mundial después de la misma Guerra

Después de formar oficialmente el frente único antifascista internacional, el Partido Comunista de China formuló sus propias propuestas y exigencias respecto a los problemas internacionales postguerra poseedores de amplitud e importantes problemas internacionales relacionados con China. En julio de 1942, el Jiefang Ribao (Diario de la Liberación), órgano del Comité Central del Partido Comunista de China, publicó artículos señalando: el triunfo de la guerra antifascista deberá ser el triunfo del pueblo, el qué sistema social a adoptar los diversos países debe respetar la opción de los pueblos de dichos países; “la China posterior a la Guerra deberá ser una China independiente que mantenga relaciones de igualdad y beneficio mutuo con los países amigos en vez de ser colonia, semicolonia o dependencia”. En enero de 1943, luego de firmados nuevos tratados chino-americano y chino-británico acerca de la anulación de la extraterritorialidad, el Comité Central del Partido Comunista de China tomó rápidamente una decisión de festejar la anulación de los tratados desiguales y, mientras tanto indicar: el lugar con auténtica igualdad “debe depender principalmente de los esfuerzos y la lucha propios del pueblo chino”. En noviembre del mismo año, el Jiefang Ribao publicó un editorial señalando: ¿qué derechos van a disfrutar las distintas fuerzas políticas antifascistas dentro de un país en los organismos democráticos internacionales y nacionales? Eso se debe decidir fijando la mirada en cuáles son las contribuciones hechas por dichas fuerzas concretas en la lucha contra el fascismo. En abril de 1945, Mao Zedong indicó en el informe político titulado “Sobre el gobierno de coalición” rendido ante el VII Congreso Nacional del Partido Comunista de China que los principios básicos de la política exterior del Partido Comunista de China radicarían en lo siguiente: “derrocar completamente a los agresores japoneses, mantener la paz mundial, respetar mutuamente el lugar independiente, de paz e igualdad estatal, sobre la base de la intensificación recíproca de los intereses de los países y pueblos así como la amistad, establecer relaciones diplomáticas con los diversos países y consolidarlas dando solución a todo problema relativo a las relaciones entre ellos”. Además de los problemas propios de China, “Sobre el gobierno de coalición” llamó activamente a ayudar a las fuerzas democráticas del pueblo japonés a establecer un sistema democrático, ayudar al pueblo coreano para obtener la liberación, así como deseaba que la India y los pueblos de los diversos países de Asia Suroriental fundaran Estados independientes y democráticos.

El que en vísperas del triunfo de la Guerra Antifascista del Mundo el Partido Comunista de China participara en la fundación de la Organización de las Naciones Unidas, promoviera junto con los demás países la definición de la Carta de las Naciones Unidas y otras normas fundamentales que regirían las relaciones internacionales cuenta con significado histórico a largo alcance. A medida del nacimiento oficial de la Carta de las Naciones Unidas, China se hizo uno de los cinco países miembros permanentes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, el nuevo orden internacional posterior a la Segunda Guerra Mundial empezó a establecerse, impulsando enérgicamente el proceso histórico de la revitalización de la nación china. Y, con la fundación de la Organización de las Naciones Unidas como punto de partida, los nuevos mecanismos dirigidos a salvaguardar la paz y la seguridad internacionales comenzaron a formarse ejerciendo influencia a largo alcance en el desarrollo de la situación mundial posterior a la Guerra. Desde entonces, las fuerzas progresistas del mundo se vinieron engrosando constantemente, el sistema internacional de los viejos tiempos caracterizado por la disputa hegemónica entre las potencias y la base del colonialismo mundial fueron objeto de enérgica arremetida y desmoralización, surgieron en Asia, África y América Latina gradualmente movimientos por la independencia y movimientos por la emancipación nacional de las colonias y dependencias que se hicieron una corriente mundial inobstaculable.

La historia corrobora elocuentemente que el triunfo de la Guerra de Resistencia contra el Japón realizada por el pueblo chino y la Guerra Antifascista del Mundo constituyó punto de viraje histórico para que la nación china pasara de la honda crisis en que había caído desde los tiempos modernos a la gran revitalización y también se hizo punto de viraje histórico de la causa de la paz y la justica de la humanidad; el Partido Comunista de China es enérgico promotor de la gran revitalización de la nación china y, a la vez, también firme defensor de la causa de la paz y la justica de la humanidad.

La historia expresa claramente el futuro. Durante los 70 años desde el triunfo de la Guerra Antifascista del Mundo, tanto China como el mundo entero han experimentado enormes cambios. No obstante, sean cuales fueren los cambios en la situación, el Partido Comunista de China siempre es fuerza progresista que defiende la paz mundial e impulsa el desarrollo de la sociedad humana. Sea antaño en la Guerra Antifascista del Mundo como desde la fundación de la Nueva China, el Partido Comunista de China siempre ha dedicado energias a salvaguardar la paz, el progreso y el desarrollo mundiales. Tal como señala el camarada Xi Jinping, “estamos en una época con cambios de viento y nubes y nos enfrentamos a un mundo que se renueva cada día y cada mes”, “la paz, el desarrollo, la cooperación y el ganar-ganar se han hecho corriente de nuestros tiempos”, “China sigue firme y sin vacilación el camino de desarrollo pacífico; se desarrolla a sí msima mediante la defensa de la paz mundial y, a la vez, salvaguarda la paz mundial a través del desarrollo propio”, China desea, junto con todos los países del mundo, “tomándose de las manos construye un mundo con paz duradera, prosperidad conjunta y armonioso”. Hoy frente a la nueva corriente de los tiempos y misión histórica, el Partido Comunista de China continuará dirigiendo a China para seguir el camino de desarrollo pacífico, participará con una actitud más enérgica en los asuntos internacionales, responderá en conjunto a los desafíos de carácter global y hará mayores contribuciones a la paz, el desarrollo y el progreso del mundo.

Artículos relacionados