Comentarios y Respuestas

Cómo China salva la “trampa de la renta media”

Actualizado el 31-08-2015 | Agrandar | Achicar

Autor:Jin Liqun | Fuente:Pueblo en Línea

De un tiempo a esta parte, a medida que aumenta la presión del crecimiento descendente de la economía china, en los sectores teóricos aparecen ciertos ánimos pesimistas sobre la economía china. Basándose en la reducción del dividendo demográfico y en la perspectiva sobre la reducción de la tasa de incremento latente, hay puntos de vista que incluso creen que China caerá inevitablemente en la “trampa de la renta media” y no tendrá medios como incorporarse a las filas de países de la renta alta en un futuro no lejano a través del crecimiento sostenible a ritmos alto y medio. En el medio siglo que ha pasado, de veras algunas economías, luego de hacerse países de la renta media, se han hundido en un prolongado período de estancamiento, les ha sido difícil continuar avanzando hacia países de la renta alta. No obstante, mientras tanto, también ha habido algunas economías que se han desarrollado fluidamente de países de la renta media a países de la renta alta. Los hechos demuestran que la “trampa de la renta media” no es fatal sino es un obstáculo que es necesario vencer. Con tal de hacer respuesta adecuada, China no necesitará padecer de excesivo pesimismo.

Connotación y esencia de la “trampa de la renta media” 

El concepto “trampa de la renta media” fue primero formulada en 2006 por el Banco Mundial en el “Informe sobre el Desarrollo Económico de Asia Oriental”. Su connotación se refiere principalmente a lo siguiente: Ciertos países, luego de que el Producto Nacional per cápita llega a 3.000 dólares estadounidenses (USD), se hunden en el período de estancamiento en el incremento económico y en un tiempo considerablemente largo no encuentran forma como incorporarse con éxito a las filas de países de la renta alta. Según definiciones últimas del Banco Mundial, aquellos cuyo Producto Nacional per cápita es inferior a los 824 USD son países de la renta baja; aquellos cuyo Producto Nacional per cápita se encuentra entre 825 y 3.254 USD son países de la renta media baja; aquellos cuyo Producto Nacional per cápita se encuentra entre 3.255 y 10.064 USD son países de la renta media; aquellos cuyo Producto Nacional per cápita sobrepasa los 10.065 USD son países de la renta alta. Las investigaciones del Banco de Desarrollo de Asia dicen que si un país con 28 años posteriores a la entrada en país de la renta media baja no llega al estándar de la renta media alta, puede ser considerado como caído en la “trampa de la renta media”. Aquellos que han entrado en filas de países de la renta media alta pero sin entrar dentro de 14 años en las filas de países de la renta alta pueden ser considerados como caídos en la “trampa de la renta media alta”. Midiendo los asuntos con ello, de entre 52 nuevos países de la renta media aparecidos desde 1950, 35 países ya han caído en la “trampa de la renta media baja”, de ellos 30 en la “trampa de la renta media baja” y 5 en la “trampa de la renta media alta”. De entre estos 35 países, 13 son latinoamericanos, 11 de Oriente Medio y África Septentrional, 6 países africanos al sur del Sahara,3 son países asiáticos( Malasia, las Filipinas y Sri Lanka) y 2 europeos (Albania y Rumania). De entre ellos, algunos países permanecen hundidos en la “trampa de la renta media” durante un tiempo considerablemente prolongado, por ejemplo, el Perú, Colombia, África del Sur, etc., acosados en la “trampa de la renta media baja” por el largo tiempo superior a 60 años”, Venezuela ha superado también 60 años en la “trampa de la renta media alta”. Formando un contraste claro con estos países, otras economías, en especial, las economías emergentes de Asia Oriental han usado solo menos de 10 años para concluir el salto de la renta media a la renta alta. Ello ha sido afirmado por el Banco Mundial con el concepto “maravilla de Asia Oriental”. 

¿Por qué algunos países pueden, en un tiempo relativamente corto, transitar de la etapa de renta media a la de renta alta mientras que en la mayor parte de países de la renta media aparece el estancamiento sin medio como salvar la “trampa”? En la etapa de desarrollo de renta media, son numerosos los factores que conducen a la división entre país y país, abarcando el dividendo demográfico, el ritmo de incremento de la mano de obra, el ritmo de aumento de la productividad, el grado de apertura económica, la reducción de limitaciones al permiso al mercado, el ambiente externo, el grado de estabilidad social, así como el grado de equidad en el reparto de ingresos, etc. La gente se da cuenta de que los países caídos en dicha “tampa” muestran por regla general las siguientes características: han perdido las ventajas en la competición del dominio manufacturero para con las economías de la renta baja y del salario bajo, no han tenido tampoco capacidad de desplegar competición con las economías desarrolladas en el área de innovación de altas tecnologías, su economía no tiene medio como apoyarse en la mano de obra barata o las intuiciones naturales de tipo de recursos y energías para transformarse en modalidades de incremento orientado por el apoyo en la alta productividad. 

En realidad, el término “trampa de la renta” se refiere a un tipo de equilibrio, o sea, después de que algunos factores que fomentan la elevación del ingreso per cápita desempeñen el papel, debido a que esta índole de factores poseen determinado grado de no sostenibilidad, otros factores condicionantes por su parte pueden anular su papel, por eso, el incremento de la renta per cápita se hunde en el estancamiento. Esto demuestra también que en distintas etapas de desarrollo económico, los mecanismos de fuerzas motrices del aumento económico son distintos, los factores de fuerza motriz que en la etapa de la renta baja pueden fomentar efectivamente el crecimiento económico pueden, posiblemente, perder su eficacia. Se ve por ello que el poder o no mudar con éxito los mecanismos de fuerza motriz del incremento y reajustar la estructura de desarrollo en la etapa de la renta media constituye la clave que decide si un país es capaz o no salvar la “trampa de la renta meda”. 

Riesgos y oportunidades a que se enfrenta China 

Desde la ejecución de la reforma y la apertura iniciadas en 1978, la economía china presentó alto incremento, alto depósito, alta inversión, alto consumo, precio ambiental alto, densidad laboral, orientación por la exportación y otras características. Semejante modalidad de aumento es llamado como “crecimiento no sostenido” por algunos eruditos extranjeros. Habiendo entrado en el nuevo siglo, el Producto Nacional per cápita de los chinos sube a ritmo acelerado, pasando de 930 USD en el año 2000 a 7.575 USD en 2014. Actualmente China se ubica en la etapa de desarrollo de la renta media alta. Se enfrenta tanto a oportunidades sin precedentes de alzarse saltando a las filas de países de la renta alta y también al peligro de la “trampa de la renta media alta”. El desarrollo de la economía china ha entrado ya en la nueva normalidad. Se trata de una tendencia y no algo periodístico. Están debilitándose los mecanismos de fuerzas motrices tradicionales que impulsan el incremento económico a alto ritmo. El crecimiento económico se enfrenta a una serie de condicionamientos prácticas entre ellos alza del coste de la mano de obra, tendencia a empequeñecerse el cuello de la botella en lo referente a recursos y ambiente, aparición de la tendencia espumosa del capital en ciertos dominios, reducción de los efectos de las inversiones, aumento de exportaciones obstaculizado, etc. Sobre todo encara dos hechos consumados: uno, viraje del crecimiento con alto ritmo a un incremento a ritmo medio alto; dos, debido al envejecimiento de la población, en 2012, la cantidad absoluta de la población activa en edad laboral correspondiente de China se redujo 3.450.000 individuos y en 2013 y 2014 continuó descendiendo. Claro está que hay una latencia, pero se puede prever que el suministro de la mano de obra en China pronto dará un crecimiento negativo. Al analizar la tendencia del aumento económico se puede usar la siguiente fórmula: el ritmo de incremento económico de un país equivale al ritmo de crecimiento de la productividad laboral más el ritmo de crecimiento del suministro de la mano de obra. La revista británica The Economist ha hecho investigaciones, según las cuales de 2001 a 2008, el ritmo de incremento de la productividad laboral de China llegó a 11,8%, de 2011 a 2014, de 7,2%, con tendencia de descenso evidente. Debido a que el ritmo de aumento del suministro de la mano de obra se acerca al cero, 7,2% más cero, la tasa de incremento económico potencial de China baja hasta alrededor del 7%. La reducción del suministro de la mano de obra, el agravamiento del envejecimiento de la población, así como el descenso del ritmo de crecimiento de la productividad laboral son, todos, importantes factores causa del descenso del ritmo de aumento económico. 

Las economías de Asia Suroriental que han salvado exitosamente la “trampa” han entrado en las filas de la renta alta antes del aceleramiento del envejecimiento de la población. Ninguna ha sido excepción. En la segunda mitad del siglo anterior, los países europeos adoptaron, para hacer frente al problema del envejecimiento de la población medidas como introducir inmigrantes, aumentar inversiones en el capital humano nacional, elevar la edad legal de jubilación, etc. Basándose en la situación nacional de China, evidentemente tan solo las dos medidas últimas pueden servir de referencia. Es tendente a ser baja la edad de jubilación legal actual en China. A través del reajuste del sistema de jubilación, se puede suavizar adecuadamente la situación no favorable de la rebaja del suministro de la mano de obra. La constitución cualitativa de los recursos laborales de China es baja en su conjunto. La estructura de suministro de la mano de obra no es racional, lo cual conduce a que el nivel de productividad laboral sea baja y el ritmo de incremento vaya hacia abajo. En 2014, la productividad laboral de China equivale al 20% de Estados Unidos y al 30% de la República de Corea. En los 10 años futuros, para ver si China es capaz o no de salvar la “trampa de la renta media”, es particularmente importante elevar la productividad laboral. 

En lo referente a cómo elevar la productividad laboral, ha habido muchas discusiones en los sectores teóricos en los últimos años. Todos se dan cuenta de que las inversiones de un país en dominios como educación, investigaciones y desarrollo científicos y tecnológicos, infraestructuras, etc. constituyen “llave de oro” para fomentar la innovación, elevar la productividad laboral, promover la transformación y actualización de las industrias y al final salvar la “trampa de la renta media”. Las inversiones en la educación y las investigaciones y el desarrollo científicos y tecnológicos van a transformarse en la elevación de la productividad laboral y la productividad total de los factores y pueden proporcionar nuevas fuerzas motrices para el desarrollo sostenible de la economía. Una serie de teorías de la ciencia económica incluido el Modelo de Solow demuestran, sin excepción, que en determinado grado, la elevación del progreso tecnológico y el mejoramiento de la calidad de la mano de obra poseen más importantes significados para el crecimiento económico que el aumento del capital y el suministro de la mano de obra.  

Actualmente, los egresos de China en la educación representa tan solo el 4% del Producto Interior Bruto (PIB), mientras que en Estados Unidos se estabilizan durante largo tiempo en alrededor del 5,5%, en la República de Corea superan el 5%, en Finlandia, llegan al 7%. El grado de recibir la educación de todo el pueblo y el mejoramiento de la calidad de la mano de obra pueden, en determinado grado, neutralizar los efectos negatives que surta el dividendo demográfico sobre el incremento económico. Además, China debe seguir promoviendo la equidad educacional. En algunos países latinoamericanos, la desigualdad extrema en la distribución de ingresos conduce a agravar la desigualdad en la educación, haciendo que las capas clasistas con ingresos distintos de la sociedad se solidifiquen gradualmente. Esto no es favorable ni para la formación del mecanismo de competencia en el mercado, tampoco es favorable para que los conocimientos y la ciencia y tecnología se difundan entre los estatos clasistas de distintos ingresos, obstaculizando finalmente la elevación de la productividad laboral en el ámbito de la sociedad entera. En el área de la investigación y el desarrollo (R&D), los egresos del gobierno chino y las empresas en este campo tan solo representan el 2% del PIB, dejando mucha distancia respecto a Estados Unidos (3%), el Japón (3,4%), la República de Corea (3,36%) y Finlandia (3,84%). Para un país grande con crecimiento veloz que es China, disminuyen gradualmente las ventajas del desarrollo posterior formadas aprendiendo tecnologías existentes en los países desarrollados y es cada vez mayor la demanda del progreso científico y tecnológico por el desarrollo económico. La salida fundamental de la economía china radica en reforzar la innovación independiente. China debe tomar como referencia las experiencias de algunos países exitosos en salvar la “trampa de la renta media”, aumentar inversiones en la educación y las investigaciones y desarrollo, elevar el grado de recepción nacional de la enseñanza y mejorar la constitución cualitativa de la mano de obra, elevar la capacidad de innovación independiente para poder, con ello, elevar en grandes márgenes la productividad laboral. 

Situarse en las filas de países de la renta alta dependiendo de la puesta en juego de las ventajas y la liberación de las potencialidades  

Al mismo tiempo de conocer a plenitud los riesgos y los desafíos, se debe ver las condiciones favorable y ventajas que posee China. Primero, aunque la población activa laboral con edad adecuada ya llega al valor pico, a medida que la mano de obra post 1950 y post 1960 es sustituida por la de los post 1980 y post 1990, el grado de recibir la enseñanza en su conjunto, o sea, el capital humano, aumentará a ritmo acelerado en los 10 años venideros, lo cual va a anular en gran medida los efectos negativos traídos por el descenso del suministro de la mano de obra, haciendo que China tenga la esperanza de pasar a las filas de países de la renta alta antes de la desaparición total del dividendo demográfico en 2030. Segundo, a medida que se impulsa la reforma en aspectos fiscales y tributarios como el cambio del impuesto a negocios por el impuesto al valor añadido, empiezan a notarse sus efectos reflejados en el fomento de la transformación y actualización de las empresas y los oficios. Este cambio del impuesto a los negocios por el impuesto al valor añadido no solo puede terminar la cadena de deducción entre el sector secundario y el sector terciario, reducir el coste de la industria manufacturera, estimular a las empresas para realizar innovación científica y tecnológica; además, es favorable para que los servicios laborales de carácter productivo en el seno del sector primario y el sector secundario se separen más hacia el exterior; mientras se fomenta la ampliación de escala de mercado del sector terciario, se promueve más amplia división del trabajo y coordinación y desarrollo integrado entre los diversos sectores, proporcionando fuerzas motrices endógenas al incremento económico. En un período venidero, este tipo de efectos deberán liberarse con mayor evidencia. Tercero, en los últimos años, la profundización de la reforma sobre el régimen financiero, sobre todo, la reforma del mercado de capital, contribuye a impulsar a las finanzas para que jueguen un papel mayor en los aspectos del apoyo a la investigación y desarrollo y a la innovación y la optimización de la distribución de recursos. Cuarto, las medidas políticas correspondientes del Estado sobre la eliminación de la capacidad de producción atrasada y obsoleta están obligando retrógradamente a las empresas para transformarse y actualizarse. Quinto, los efectos spillover de las inversiones a gran escala en las infraestructuras desde la crisis financiera internacional respecto a la efectividad económica en su conjunto se mostrarán gradualmente en los 10 años venideros, lo cual es favorable para aumentar en mayor medida la tasa de incremento potencial. 

Naturalmente la tasa de incremento potencial no puede transformarse automáticamente en un incremento práctico. Para convertir en una realidad esta capacidad potencial, es preciso eliminar los obstáculos mediante la reforma. Además de incrementar las inversiones en la educación y las investigaciones y el desarrollo, el gobierno debe, además, jugar active papel en los siguientes aspectos: El primer aspecto es acelerar la reforma sobre el sistema de empadronamiento, elevar el nivel de urbanización, romper con la separación ciudad-campo en el mercado de la mano de obra, promover la mudanza de la mano de obra desde los departamentos agrícolas con la productividad relativamente baja hacia los departamentos industrials y de servicio. Dando una mirada general al mundo, los países que han salvado exitosamente la “trampa de la renta media” han materializado cambio radical en la estructura ciudad-campo, han Coronado con la misión histórica de la industrialización, la urbanización y la modernización de la agricultura, permitiendo a la productividad laboral agrícola alcanzar la productividad laboral promedio social y el nivel de ingreso de los habitantes urbanos y rurales es equivalente en general. El segundo radica en aumentar energías en la protección de la propiedad intelectual. El sujeto de la innovación son las empresas y el terreno de innovación es representado por los mecanismos y el ambiente. El gobierno debe proporcionar a las empresas ambiente de innovación y garantía en sistemas, incentivar el despliegue por parte de las masas de actividades emprendedoras e innovadoras. Además, hay que crear  para las empresas un ambiente de operación legalizado, mediante la persistente e incansable lucha anticorrupción, la rectificación del sistema de funcionarios, el aceleramiento del cambio de funciones gubernamentales, sobre todo, a través del impulso integral de la gobernación del país adhiriéndose a la ley. 

En resumidas cuentas, con tal de poner en práctica de las tareas de reforma y desarrollo dispuestas por el XVIII Congreso Nacional del Partido Comunista de China, la III Sesión Plenaria del XVIII Comité Central del Partido Comunista de China y la IV Sesión Plenaria del XVIII Comité Central del Partido Comunista de China, la toma racional como referencia de las experiencias exitosas de alcance resumidas por las economías de Asia Oriental, China ha de poder continuar manteniendo un incremento a alto ritmo en los 10 años venideros y salvar la “trampa de la renta media” y situarse con éxito en las filas de países de la renta alta. 

(El autor Jin Liqun es jefe de la Secretaría Provisional Multilateral del Banco de Inversión en Infraestructura de Asia) 

Artículos relacionados