Comentarios y Respuestas

Partido Comunista de China: pilar en la Guerra de Resistencia contra la Agresión Japonesa

Actualizado el 28-09-2015 | Agrandar | Achicar

Autor:Sha Jiansun | Fuente:Guangming Ribao, 24 de agosto de 2015

La Guerra de Resistencia contra la Agresión Japonesa fue guerra de liberación nacional en la cual China logró por primera vez en la historia moderna la victoria completa. 

Durante un tiempo largo posterior a la Guerra del Opio en 1840, las guerras antiagresión libradas por China terminaron, sin excepción, con el fracaso de China. Sondeando motivos, “primero fue la corrupción del sistema social y segundo, atraso económico y tecnológico”. 

Durante la Guerra de Resistencia contra la Agresión Japonesa, la naturaleza semicolonial y semifeudal de la sociedad china y el estado de atraso económico y tecnológico no habían operado cambios radicales, pero China ya contaba con factores de progreso nuevos que no poseía antes. Los principales eran: existían la burguesía y el proletariado, existían las amplias masas populares que ya se habían despertado o estaban despertando, había el Partido Comunista el cual tenía acumuladas experiencias de victoria y fracaso en dos revoluciones y llegó a madurar políticamente), existía ejército progresista en lo político que era el ejército popular dirigido por el Partido Comunista, funcionaba poder político popular parcial o sea poder político de las zonas liberadas dirigido por el Partido Comunista. En fin, el sistema social corrupto había sido parcialmente anulado. China ya “se encontraba en una época de progreso en la historia, esto es el fundamento principal suficiente para triunfar sobre el Japón”. 

Ubicado en esta época de progreso en la historia, el Partido Comunista de China se hizo pilar de la Guerra de Resistencia contra la Agresión Japonesa, la cual, por eso, logró persistir y conquistar la victoria final. He aquí que la Guerra de Resistencia contra la Agresión Japonesa se convirtió en un capítulo totalmente nuevo en los anales de la historia de la lucha del pueblo Chino contra la agresión. 

I. Llevar la delantera en enarbolar la bandera de guerra contra la Agresión Japonesa y de liberación nacional 

En septiembre de 1931, las fuerzas militaristas japonesas desataron el “Incidente del 18 de Septiembre”, empezando la etapa de convertir a China en su colonia exclusiva. En momentos críticos de vida o muerte de la nación china, el Partido Comunista de China llevó la delantera en enarbolar la bandera combativa de la resistencia armada contra la Agresión Japonesa. Al día siguiente del “Incidente del 18 de Septiembre”, el Comité Central del Partido Comunista de China emitió la “Declaración contra la Ocupación Brutal de las Tres Provincias del Nordeste por el Imperialismo Japonés”, denunciando que el objetivo del imperialismo japonés era  “ hacer de China totalmente colonia japonesa”. Luego el Comité Central del Partido Comunista de China, en una serie de proclamas, llamó a “armar a los obreros y campesinos y combatir al imperialismo japonés”. Esto formó un contraste clarividente de la “no resistencia” adoptada por el poder guomindanista de entonces. 

El Partido Comunista de China, además, dirigió directamente la lucha armada contra la Agresión Japonesa del pueblo del Nordeste, realizando luchas a muerte contra los invasores japoneses entre las montañas y las aguas del Nordeste. Al mismo tiempo empezó a cooperar con parte de guomindanistas en la lucha contra la Agresión Japonesa armada. 

Después de los Incidentes del Norte de China sucedidos en 1935, el Comité Central del Partido Comunista de China planteó que “se debe suspender la guerra civil para poder concentrar todos los recursos (recursos humanos, recursos materiales y recursos financieros) para luchar por la sagrada causa de la resistencia contra la Agresión Japonesa y por la salvación nacional”. En mayo de 1936, Mao Zedong y Zhu De emitieron un telegrama exigiendo al gobierno de Nanjing “cesar en la guerra y negociar la paz” “resistencia unánime contra la Agresión Japonesa”. En septiembre el Comité Central del Partido Comunista de China abandonó consignas anti-Jiang, formuló la orientación de obligar a Jiang Jieshi (Chiang Kai-shek) a combatir al Japón. En diciembre, el Comité Central del Partido Comunista de China, partiendo del máximo interés nacional, fomentó la solución pacífica del Incidente de Xi’an, creando prerrequisitos necesarios para establecer la segunda cooperación entre el Guomindang y el Partido Comunista de China y realizar la Guerra de Resistencia Nacional contra la Agresión Japonesa. 

El 07 de Julio de 1937, se desató el Incidente de Lugouqiao. El Japón desencadenó una guerra de invasión integral contra China. el 08 de julio, el Partido Comunista de China emitió un telegrama a todo el país, llamando al establecimiento de frente único nacional contra la Agresión Japonesa y la oposición a la agresión. El 15, el representante del Partido Comunista de China entregó al Guomindang el “Comité Central del PCCH: Acerca de la Publicación del Manifiesto sobre la cooperación entre el Guomindang y el Partido Comunista de China”. El 22 de septiembre, dicho Manifiesto fue publicado abiertamente por la Agencia de Noticias Central del Guomindang. La publicación de este Manifiesto y el reconocimiento in facto de la posición legal del Partido Comunista de China en todo el país por el Guomindang marcaron la formación oficial del frente único nacional contra la Agresión Japonesa con la cooperación entre el Guomindang y el Partido Comunista de China como la base. La Guerra de Resistencia contra la Agresión Japonesa, de carácter nacional, se desarrolló, precisamente, sobre la base del frente único nacional contra la Agresión Japonesa.. 

II. Elaborar una línea contra la Agresión Japonesa integral de toda la nación, o sea, línea de guerra popular 

Desencadenada la Guerra de Resistencia contra la Agresión Japonesa, la tarea más central a que se enfrentaba China radicaba en cómo persistir en la Guerra de Resistencia contra la Agresión Japonesa y cómo luchar por ganar la victoria en ella. 

El Partido Comunista de China señaló en términos explícitos que movilizar y organizar a las masas populares de China encontradas en estado desorganizado y “desarrollar para convertir en una guerra de resistencia integral y de toda la nación” la Guerra de Resistencia contra la Agresión Japonesa, ya iniciada, era “la clave central en la lucha por ganar la victoria de la Guerra de Resistencia contra la Agresión Japonesa”. La línea política del Partido Comunista de China resumida por su VII Congreso Nacional, o sea, “movilizar a mano libre a las masas populares, engrosar las fuerzas populares para, bajo la dirección del Partido Comunista de China, derrotar a los invasores japoneses, liberar a todo el pueblo, fundar una China de nueva democracia”, en realidad, fue la misma línea política del Partido Comunista de China en todo el período de la Guerra de Resistencia contra la Agresión Japonesa. 

El Partido Comunista de China fue iniciador activo de la línea de guerra popular y, más aún, firme ejecutor de este línea. 

En China por entonces el campesinado representaba más del 80% de la población nacional y era la parte principal de las masas populares. El Partido Comunista de China envió miembros, cuadros, mandos y combatientes del ejército popular para penetrar a fondo en las zonas rurales de la retaguardia del enemigo, para desplegar de modo amplio y a fondo la guerra de guerrillas y el trabajo entre las masas populares, fundar enérgicamente poder democrático contra la Agresión Japonesa, convirtiendo paso a paso las zonas rurales, atrasadas, en posiciones revolucionarias avanzadas. Las tierras ocupadas por los invasores japoneses se reducían cada día más y lo que alcanzaban a controlar solo eran pocas ciudades y líneas de comunicación 

Para practicar la movilización general de todo el pueblo, el Partido Comunista de China apoyó con firmeza y promovió a las masas populares para resolver el problema de la democracia y la vida del pueblo para animar al pueblo de todas las capas clasistas a incorporarse a la lucha contra la Agresión Japonesa de modo se forme la situación de que “todos los obreros, campesinos, soldados, estudiantes y comerciantes se levantan para luchar juntos por la salvación nacional”. El Partido Comunista de China abogaba por “movilizar a la población mongola, la población hui y otras minorías étnicas” para “luchar en conjunto contra la agresión japonesa” y, al mismo tiempo, desplegó activos trabajos entre los sectores de intelectuales, industriales y comerciantes, así como chinos de ultramar y familiares tanto en el exterior como en el país. 

El VIII Ejército y el Nuevo 4º Cuerpo de Ejército y otras fuerzas armadas revolucionarias, directamente dirigidos por el Partido Comunista de China eran combatientes hijos del pueblo y destacamentos ejemplares en la Guerra de Resistencia contra la Agresión Japonesa. Este destacamento de fuerzas armadas contra la Agresión Japonesas dirigido por el Partido Comunista de China y estaba estrechamente unido con el pueblo, era componente de menos de 50.000 personas a comienzos de la Guerra de Resistencia contra la Agresión Japonesa, se desarrolló con rapidez hasta contar con cien mil, varios centenares de miles de integrantes en el período medio de la Guerra hasta un millón doscientos mil efectivos en la etapa final, que se hicieron fuerzas vertebrales que persistían en la Guerra de Resistencia contra la Agresión Japonesa para ganar la victoria en la misma y “se hicieron columna principal de fuerzas armadas en la Guerra de Resistencia de China contra la Agresión Japonesa”. 

III. Formular la orientación estratégica de guerra prolongada y desplegar de modo independiente la guerra de guerrillas en la retaguardia del enemigo 

En vísperas del desencadenamiento de la Guerra de Resistencia Nacional contra la Agresión Japonesa, en diciembre de 1935, Mao Zedong señaló que “para derrotar al enemigo es preciso considerarla como guerra prolongada”. En mayo de 1938, resumiendo las experiencias de diez meses de la guerra contra la Agresión Japonesa, hizo el discurso titulado “Sobre la guerra prolongada”, indicando que la Guerra China-Japón no podría sino ser guerra prolongada y la victoria final solo podría pertenecer a China. 

La guerra contra la Agresión Japonesa de China fue realizada bajo las condiciones de la cooperación entre el Guomindang y el Partido Comunista de China, aquél asumía las tareas de combatir en el campo de batalla frontal, la que realizaba principalmente era guerras regulares; mientras el ejército popular dirigido por el Partido Comunista de China asumía tareas de combate en el campo de batalla de la retaguardia del enemigo realizando principalmente la guerra de guerrillas. 

En el período inicial y el período medio de la Guerra de Resistencia contra la Agresión Japonesa, la guerra de guerrillas fue elevada a la posición estratégica, poseyendo significado de la situación en su conjunto y se hizo forma principal de combate del ejército popular demostrando enorme poderío en los combates de golpe a los invasores japoneses. Cuando recién se inició la Guerra de Resistencia contra la Agresión Japonesa, el ejército popular que incluía el VIII Ejército y el Nuevo 4º Cuerpo de Ejército, contaba con un número total no superior a los 50.000 efectivos, el efectuar la guerra regular con una fuerza de número pequeño tendría una función muy limitada, pero usarla para realizar la guerra de guerrillas, los 50.000 personas se harían 50.000 semillas de fuego, dispersadas en las extensas tierras de la retaguardia del enemigo podrían organizar a decenas de millones de componentes de las masas populares, encender fuego ardiente que arrasaría toda una pradera y lo enorme de su papel sería difícil calcular. 

En la etapa de defensa estratégica, el que se desplegara ampliamente la guerra de guerrillas en la retaguardia del enemigo y se abrieran bases de apoyo contra la Agresión Japonesas en la retaguardia del enemigo obligaron a los agresores japoneses a no poder mantener un contol sólido sobre las zonas ocupadas. De este modo, los agresores japoneses se vieron obligados a trasladar las fuerzas atacantes en el campo de batalla frontal a guardar zonas ocupadas por ellos. Por eso, el desarrollo de la guerra de guerrillas en la retaguardia del enemigo desempeñó un papel clave para detener eficazmente ataques del ejército japonés y hacer que la guerra virara a la etapa de equilibrio. 

En la etapa de equilibrio estratégico, la guerra de guerrillas ascendió a la posición principal. En octubre de 1938, después de ocupar Wuhan, el ejército japonés empezó a suspender ataques estratégicos en el campo de batalla frontal del Guomindang, utilizó paso a paso sus principales fuerzas para atacar al ejército popular en el campo de batalla en su retaguardia con la esperanza de mantener y consolidar los terrenos ocupados. Desde la segunda mitad del año 1940, el ejército japonés acrecentó sus actos de “limpieza” contra las bases contra la Agresión Japonesas. 

Desatada la Guerra del Pacífico, las tropas que usaba el ejército japonés en el Norte de China y en el Centro de China contaban con un total superior a 550.000 efectivos, de ellos, más de 330.000 efectivos eran utilizados para consolidar las zonas ocupadas, coordinados, además, por gran cantidad de efectivos del ejército títere. El campo de batalla de la retaguardia del enemigo llevó a sus hombros la pesada carga de campo de batalla principal de la Guerra de Resistencia contra la Agresión Japonesa. Con ello, el Partido Comunista de China asumió la principal responsabilidad de oponerse y golpear a las tropas invasoras del Japón, la guerra de guerrillas librada por el ejército popular se hizo la forma principal de combate de esa Guerra. Esta etapa fue la más dura y la más importante etapa de toda la Guerra de Resistencia contra la Agresión Japonesa. Debilitar al enemigo, robustecerse a sí mismo, cambiar gradualmente la situación de ser poderoso el enemigo y débiles nosotros, preparar condiciones para realizar la contraofensiva estratégica. Esta tarea fue coronada principalmente en este período por la guerra de guerrillas que realizaban los militares y civiles antijaponeses dirigidos por el Partido Comunista de China. Las fuerzas japonesas y títeres a que el campo de batalla en la retaguardia del enemigo se oponía, en 1943, representaba el 64% del total de efectivos del ejército japonés en China y el 95% del total de las tropas títeres. En la primavera de 1944, el ejército popular en la retaguardia del enemigo viró a contraataques. 

En la etapa de contraofensiva estratégica, la guerra de guerrillas dejó de ser forma principal de combate porque tan solo la realización de guerras regulares podría alcanzar el objetivo de expulsar a los invasores japoneses fuera de China, a esto no lo alcanzaría tan solo dependiendo de la guerra de guerrillas. Pero las guerras regulares realizadas en este etapa por el ejército popular eran elevadas de las guerras de guerrillas, las cuales ya asumieron en la etapa de equilibrio la tarea estratégica desarrollada de las guerras en movimiento. Precisamente por este motivo, en agosto de 1945, cuando llegó la etapa de contraofensiva integral, el ejército popular ya se había desarrollado hasta contar con 1.200.000 efectivos, la milicia popular contaba con 2.200.000 efectivos. El número de bases de apoyo contra la Agresión Japonesas llegó a 19. La gran contraofensiva de militares y civiles de la retaguardia del enemigo se desplegó victoriosamente sobre este cimiento. 

Durante la Guerra de Resistencia contra la Agresión Japonesa, de ocho años, el VIII Ejército y el Nuevo 4º Cuerpo de Ejército y otras fuerzas armadas contra la Agresión Japonesas populares dirigidos por el Partido comunista de China realizaron más de 125.000 combates, eliminaron a más de 1.714.000 efectivos japoneses y de tropas títeres, de ellos, más de 527.000 militares japoneses; recuperaron más de un millón de kilómetros cuadrados de territorio nacional, liberaron a aproximadamente cien millones de habitantes. Hicieron grandes contribuciones que podrán ser inscritas en la historia para conquistar la victoria final de la Guerra de Resistencia contra la Agresión Japonesa. 

IV. Organizar e impulsar el movimiento democrático contra la Agresión Japonesa en las zonas dominadas por el Guomindang 

Mientras dirigía en la retaguardia del enemigo a militares y civiles en el desarrollo de la guerra de guerrillas y golpes directos a los agresores japoneses, el Partido Comunista de China se esforzó, además, por desplegar trabajos en las zonas dominadas por el Guomindang y las caídas en manos de los invasores japoneses. 

Durante la Guerra de Resistencia contra la Agresión Japonesa, las tareas principales del trabajo del Partido Comunista de China en las zonas dominadas por el Guomindang eran: movilizar y organizar a las masas en la lucha contra la Agresión Japonesa y por la salvación nacional; persistir en la cooperación entre el Guomindang y el Partido Comunista de China, consolidar y desarrollar el frente único; unir a los diversos partidos democráticos, personalidades sin filiación partidista y poblaciones de diversas capas sociales, para desplegar movimientos democráticos, impulsar el progreso de los diversos dominios de la gran retaguardia y el desarrollo del trabajo cultural contra la Agresión Japonesa; desarrollar y consolidar organismos del Partido Comunista de China, acumular fuerzas revolucionarias, etc., etc. 

A inicios de la Guerra de Resistencia contra la Agresión Japonesa, el movimiento democrático contra la Agresión Japonesa tenía como contenido principal impulsar al Guomindang para la resistencia firme contra la agresión japonesa y para realizar la reforma democrática, procurar la posición legal y libertad de actos de los diversos partidos políticos antijaponeses. Después de septiembre de 1940, durante un período, debido a que el gobierno guomindanista practicaba la política de grave presión, el movimiento democrático de la gran retaguardia tendió en momentos a silenciarse. 

De abril a mayo de 1944, el ejército guomindanista realizó un gran retroceso derrotero integral en la batalla Henan-Hunan-Guangxi con fines de interceptar al ejército japonés. El pueblo de la gran retaguardia debió este tipo de fracaso en lo militar a la oscuridad y corrupción de la dominación guomindanista y la voz de grito por la democracia se hizo más enérgica. En septiembre de 1944, el representante del Partido Comunista de China, Lin Boqu, según las directrices del Comité Central del Partido Comunista de China, formuló en la Conferencia de Participación de Nacionales en la Política la propuesta de “organizar gobierno de cohesión de todos los partidos y fracciones políticos antijaponeses”, promoviendo enérgicamente la profundización y el desarrollo del movimiento democráticos de la gran retaguardia. 

El desarrollo del movimiento democrático contra la Agresión Japonesa de las zonas dominadas por el Guomindang desempeñó de modo directo importante papel para despertar la conciencia del pueblo de la gran retaguardia en el patriotismo y la democracia, persistir en la cooperación y la unidad entre el Guomindang y el Partido Comunista de China para luchar contra la Agresión Japonesa, apoyar al frente contra la Agresión Japonesa, acumular las fuerzas revolucionarias, etc.; y sentó base preliminar para formar el “segundo frente de combate” de la lucha por la liberación popular tras la victoria de la Guerra de Resistencia contra la Agresión Japonesa. 

V. Mantener, consolidar y desarrollar el frente único nacional contra la Agresión Japonesa 

La Guerra de Resistencia contra la Agresión Japonesa se realizó bajo las condiciones del frente único nacional contra la Agresión Japonesa formado por los diversos partidos políticos, los diversos sectores sociales y las diversas fuerzas armadas de toda China. El Partido Comunista de China consideraba como una condición básica para mantener y triunfar en la Guerra de Resistencia contra la Agresión Japonesa el mantener, consolidar y ampliar este frente único y lo tomaba como su propia responsabilidad importante. 

Acatando el principio de independencia y autodecisión, el Partido Comunista de China adoptó en el frente único la orientación general táctica el desarrollar las fuerzas progresistas, ganarse las fuerzas intermedias y aislar a las fuerzas recalcitrantes. El Partido Comunista de China fue firme en romper las limitaciones practicadas por el Guomindang, dejando libres las manos y los pies, movilizar ampliamente a las masas populares, principalmente las masas campesinas, desarrollar las fuerzas armadas revolucionarias, abrir y ampliar las bases de apoyo contra la Agresión Japonesas, sentando base para ganar la victoria y, también creó condiciones para impedir el revés de la situación, impedir la capitulación y la escisión.

Después de entrar la Guerra de Resistencia contra la Agresión Japonesa en la etapa de equilibrio, enfocando la política de lucha pasiva contra la Agresión Japonesa y la tendencia de escisión y conciliación adoptadas por el Guomindang, el Partido Comunista de China formuló la consigna de “Persistir en la Guerra de Resistencia contra la Agresión Japonesa y oponerse a la capitulación, persistir en la unidad y oponerse a la escisión, persistir en el progreso y oponerse al retroceso”. El Partido Comunista de China adoptó el principio de ser razonable, ventajoso y restrictivo, o sea, principios de autodefensa, de victoria y de parcialidad, no solo repelió varios auges anticomunistas desatados por las fracciones recalcitrantes guomindanistas, sino que continuó manteniendo la situación de cooperación y de lucha conjunta contra la Agresión Japonesa entre el Guomindang y el Partido Comunista de China. 

La historia de la Guerra de Resistencia contra la Agresión Japonesa comprueba enérgicamente: los comunistas chinos no solo son firmes internacionalistas, sino ante todo son los más ardientes, más fieles y más cabales patriotas. A través de la Guerra de Resistencia contra la Agresión Japonesa, las fuerzas armadas revolucionarias populares se robustecieron como nunca , el prestigio político del Partido Comunista en el pueblo se elevó grandemente, y cada vez más chinos cifraron la esperanza de materializar la independencia nacional, la democracia popular y la prosperidad y el fortalecimiento estatales en el Partido Comunista de China. 

El Partido Comunista de China fue pilar de la Guerra de Resistencia contra la Agresión Japonesa. Este fue un hecho histórico que no permite dudar, una conclusión científica que concuerda con la realidad. 

 (Autor: Sha Jiansun, ex subdirector de la Oficina de Investigación sobre la Historia del Partido subordinada al Comité Central del Partido Comunista de China)

Artículos relacionados