Comentarios y Respuestas

Porqué el marxismo puede promover el desarrollo y progreso de China

Actualizado el 04-06-2018 | Agrandar | Achicar

Autor:Han Zhen | Fuente:Diario Guangming (08-05-2018)

El secretario general Xi Jinping señaló en el importante discurso en conmemoración del bicentenario del nacimiento de Karl Marx: "Es totalmente correcto que la historia y la gente eligen el marxismo, tiene toda la razón que el Partido Comunista de China escribe el marxismo en su bandera, es completamente correcto insistir en combinar los principios básicos del marxismo con las situaciones específicas chinas, en seguir de continuo la localización y la modernidad evolutiva con el tiempo del marxismo" Esta sentencia corresponde totalmente a la lógica histórica del desarrollo de la China moderna, así como a la lógica practicante desde la Revolución de Nueva Democracia de China, la revolución y el desarrollo socialista y la Reforma y La Apertura. 

El marxismo corresponde a la doble variación histórica de la salvación moderna y la ilustración de China. 

La historia moderna china comprueba eficazmente que, al llegar a China, el marxismo mejora el nivel cultural chino, promueve el desarrollo de la sociedad china, y acelera el proceso revitalizador de la nación china. Desde que la China moderna perdió confianza cultural ante los cañones y naves occidentales, los vanguardistas chinos realizaron muchos intentos y todos resultaron fracasados. Sólo después de que el marxismo llegó a China y se convirtió a armas ideales de la sociedad y cultura china con las que se transformaba y se modernizaba, pudieron lograr verdaderos progresos la independencia nacional, la liberación estatal y el desarrollo social. ¿Por qué se produjo este resultado? En China, gran país oriental que tiene su propia civilización y tradición antigua, este proceso no es casual, sino que dispone de su profunda lógica histórica. Esto significa que, al mismo tiempo de salir de su modelo feudal que se acostumbraba a largo plazo, había que garantizar la independencia y dignidad nacional. Se dice que la salvación de China derrocó su ilustración. De hecho, en China, la ilustración no fue derrocada por la salvación, sino que las dos se unieron históricamente e internamente. El pueblo chino fue salvado a través de la ilustración y viceversa; la ilustración despertó la salvación, y ésta la promovió al mismo tiempo. Por ejemplo, el movimiento del 4 de mayo comenzó de salvación, pero fue precisamente el proceso más típico de ilustración. Obviamente, la propagación y la influencia del marxismo, consisten en la doble variación de la sociedad china de la ilustración por la salvación y de la salvación por la ilustración. El marxismo apareció en Europa occidental donde se desarrolló el capitalismo, tratándose de reflexión y crítica al desarrollo de la sociedad capitalista. Sin embargo, en base de reconocer que el capitalismo constituía funciones de progreso histórico para el feudalismo, el Marxismo criticaba el capitalismo desde el punto de vista de las leyes de desarrollo histórico y progreso social. Esto, precisamente, le proporcionó a China un sistema de teoría especial: por un lado, podía guiar la economía china a salir del sistema natural, y, por otro lado, con éste, se podía buscar independencia nacional y espiritual frente a las potencias occidentales capitalistas. El marxismo produce un impacto tan amplio y profundo en todo el mundo, esto consiste en que se trata de armas de conocer y transformar el mundo. Este tipo de armas no sólo promovió la ilustración del pueblo chino, y sino también aminó al pueblo chino a hacer revolución social para cambiar su destino. La despiadada crítica del marxismo al capitalismo permitió que el pueblo chino hiciera revolución social, mientras mantuviera la actitud de independencia y confrontación en frente de la dominación capitalista y la fuerza del imperialismo. Con la doctrina marxista, con la que se pudo reflexionar y criticar el capitalismo, los chinos pudieron aprender de la avanzada civilización occidental mientras resistir su intento de invadir y controlar China. El Partido Comunista de China considera el marxismo como su pauta, y ha aprendido a utilizarlo creativamente en la lucha práctica, combinando las doctrinas comunes del Marxismo y las prácticas peculiares de China, mediante ardua lucha, fundó la República Popular de China, el pueblo chino se puso de pie desde este momento. 

Cuando China buscaba salida, muchos sistemas teóricos de la clase capitalista de Europa y América se habían llegado a China y se habían sido apreciados por las autoridades, a los cuales ellos habían hecho propagandas seleccionadas, sin embargo, ni uno de esos pudo convertirse en la fuerza ideal de hacer avanzar el proceso histórico de China. Esto era porque, por un lado, la teoría o sistema de pensamiento burgués se formaba de conformidad con la lógica de capital, tenía el propósito de que una sociedad oriental o no occidental se convirtiera en zona de libre propulsión de la capital occidental, lo que resultaría que China se hallaba en el borde o servía como accesorio del sistema mundial capitalista a largo plazo; por otro lado, los sistemas teóricos occidentales se presentaban a turnos al escenario, mientras que ni uno pudo producir profundo efecto social en China, esto consistía en que todos estos defendían de los derechos individuales, capaces de llevar a cabo la auto-ilustración, sin poder satisfacer las demandas chinas de lograr la independencia nacional y la liberación del pueblo, fallando en ser fuerzas motrices de liberación nacional. Ante la ardua realidad, el pueblo chino estaba en completa consciencia de que, sin la independencia nacional y la liberación del pueblo, no hubieran logrado libertad y derechos individuales. 

Bajo la bandera de Marxismo, China ha encontrado su camino de desarrollarse en la época de globalización económica. 

Los chinos se han puesto de pie, pero tienen que mantenerse firmes, lo que necesitan un cuerpo sano. Solo un país con un alto nivel de productividad y gran capacidad de innovación en ciencia y tecnología puede garantizar la seguridad nacional y el bienestar de su pueblo. Esto significa que, al levantarse los chinos, todavía necesitan el desarrollo social, la prosperidad del país y la felicidad del pueblo. La pobreza no es socialismo, el atraso económico no es socialismo, el subdesarrollo social tampoco es socialismo. La nueva China nació en las ruinas de un empobrecido país semicolonial y semifeudal del este, cuyas deficiencias son la productividad deficiente y la economía subdesarrollada. Como un país con gran población, a pesar del establecimiento de un sistema socialista, si la economía va a la zaga de otros países durante mucho tiempo, no solo tendrá el peligro real de ser "atrasado e invadido", sino que habrá la posibilidad de perder su autonomía estatal e independencia nacional. Para que los chinos se mantengan firmes, necesita que China sea rica. 

En el contexto de la globalización económica, es imposible que China salga del mundo si quiere desarrollarse, ni puede escapar de la lógica del capital y los mercados actuales. Debemos partir del orden internacional establecido; de lo contrario, solo podremos encerrarnos. El camarada Deng Xiaoping captó profundamente el alma viva marxista de buscar la verdad a partir de los hechos, miró la situación con la visión de estratega y creó un camino socialista con peculiaridades chinas con un coraje extraordinario. El socialismo con peculiaridades chinas combina creativamente la economía de mercado y la necesidad de que la gente salga de la pobreza y llegue a la prosperidad común. Con la bandera del socialismo con peculiaridades chinas, en el período posterior a la Guerra Fría hegemónico por los Estados Unidos y liderado por el Occidente, por un lado, China puede aprender de su experiencia gerencial relativamente avanzada, estudiando su ciencia y tecnología avanzadas; y por otro lado, puede mantener la independencia en su propio camino, teoría, institución y cultura. Durante el proceso de la Reforma y la Apertura, China no "se los rindió" ni tomó la "medida de terapia" como algunos países, por lo que el socialismo encontró un camino más apropiado y creó un milagro chino que atrajo la atención mundial. 

Además, la Reforma y la Apertura comenzaron con la discusión del estándar de la verdad, a su vez es la continuación del proceso de emancipación ideológica de China. Se acabó la tarea de salvación de China, mientras que la tarea de emancipar la mente aún continuaría. China no solo necesitaba pasar de la economía natural tradicional a la modernización, sino también abandonar aún más la conciencia feudal que impregnaba nuestro pensamiento durante miles de años. La economía de mercado socialista desempeñaba este papel. Logramos entender verdaderamente en el desarrollo económico que la ciencia y la tecnología son productividades primarias, promoviendo el poder subjetivo humano; las demandas de interés de los actores del mercado también permitieron que los chinos comprendieran gradualmente la importancia de los derechos individuales y reconocieran la necesidad del sistema legal para coordinar los derechos de diferentes individuos. Logramos grandes éxitos, pero también enfrentamos muchos desafíos nuevos. Las fuerzas del mercado y de los intereses son enormes. En el proceso de promoción de la economía de mercado socialista, no solo surgían los pensamientos residuales de occidentalización completa bajo la guía de todo tipo de tendencias en Europa y América, varias formas de nihilismo afectaban los principios del socialismo y las tradiciones culturales de la nación china. Muchos países se veían afectados por la fuerte cultura occidental en el proceso de globalización económica, perdían su independencia económica o su autonomía cultural. Sin embargo, con la adopción del marxismo como la ideología guía y el camino socialista con peculiaridades chinas, China podía resistir el impacto de varias tendencias de pensamiento y distintos nihilismos mientras absorbía completamente los logros sobresalientes de la civilización mundial. China no fue abrumada por la cultura occidental, al contrario, introdujo la perspectiva de revitalización de la cultura nacional, y seguía aumentando la confianza cultural en sí misma. Por un lado, este aspecto depende de las profundas tradiciones culturales de China, lo más importante es que el marxismo se ha convertido en el alma de la tradición cultural de la China contemporánea. Mirando todo el mundo, podemos entender que sin el Marxismo, los países en desarrollo se convertirán en el vasallo del sistema mundial capitalista en la marea de la globalización económica, o enfrentarán confrontaciones extremistas. Es precisamente el marxismo que le ha dado nueva vitalidad a la cultura tradicional china. 

El marxismo chino del Siglo XXI llevará a China a ser un poderoso país modernizado socialista. 

El socialismo con peculiaridades chinas ya se halla en una nueva era, la nación china que sufría muchísimas privaciones en la época moderna está realizando el gran salto de levantarse, hacerse rico y fuerte, pero para lograr este salto, todavía requiere mucha ardua lucha. Ya hemos llegado a las filas de los principales países industriales desde un país agrícola atrasado, a la economía de mercado socialista desde la autosuficiencia económica de la naturaleza, a abarcar la globalización económica desde un relativo cierre; nos hemos convertido en la segunda economía mundial, el mayor comercio de bienes, cuyo PIB per cápita del país ha superado los 8.000 dólares estadounidenses. Pero hay que tener en cuenta: "Que las condiciones nacionales básicas de que nuestro país se encuentran todavía y se encontrarán a largo plazo en la etapa primaria de socialismo no han cambiado, que el estatus internacional de nuestro país que China es el más grande país en desarrollo del mundo no ha alterado." Entre los que quieren caminar 100 kilómetros, la mitad de ellos solo pueden poner a la práctica 90 kilómetros. Si no desarrollan, habrán dificultades en el no-desarrollo, al contrario, habrán dificultades en el proceso de desarrollo, y para superarlas tienen que pagarlas; Si no desarrollan, habrán problemas en el no-desarrollo, al contrario, habrán problemas en el proceso de desarrollo, y para resolverlas hay que esforzarse más; si no desarrollan, habrán contradicciones en el no-desarrollo, si desarrollan, habrán contradicciones más complicadas en el proceso de desarrollo, y para resolverlas deben tener planes de solución más sistemáticos. Ante la creciente necesidad del pueblo de una vida mejor, frente a una perspectiva brillante de la gran revitalización de la nación china, hemos de afirmar los ideales y creencias marxistas, mantener las auto-confianzas de camino, de teoría, de institución y de cultura del socialismo con peculiaridades chinas, camina firmemente y valientemente por el camino del socialismo con peculiaridades chinas. 

La confianza en sí mismo del socialismo con peculiaridades chinas es la confianza de los comunistas chinos y del pueblo chino que han dominado las armas ideológicas del marxismo. Por ejemplo, la autoconfianza cultural con peculiaridades chinas no es volver al sistema ideológico de budismo y taoísmo, sino se trata de la confianza basada en la cultura tradicional china, heredada de la cultura revolucionaria y promovida a la cultura socialista avanzada. En el Siglo XXI, la carrera del socialismo con peculiaridades chinas se ha convertido en la refleja de práctica y de la época del marxismo, y marxismo constituye una expresión teórica y búsqueda ideal del socialismo con peculiaridades chinas. El marxismo ha contribuido al desarrollo de la realidad de China, al mismo tiempo, el desarrollo de China también ha confirmado la verdad del marxismo. Desde ponerse de pie, hasta hacerse rico y fuerte, China ha de construir un poderoso país moderno socialista, insistiendo en el marxismo y desarrollando el marxismo. Solo desarrollando el marxismo, se puede activar su vitalidad, se puede usarlo para guiar al socialismo con peculiaridades chinas en la nueva era. El pensamiento socialista con peculiaridades chinas en la nueva era de Xi Jinping es el marxismo de la China contemporánea, es el marxismo del Siglo XXI, disponiendo de un significado monumental en el proceso de localización de Marxismo en China. 

El secretario general Xi Jinping señaló: "El marxismo ha proporcionado un arma ideológica poderosa para la revolución, la construcción y la reforma china, permitiendo a China, un antiguo gran país oriental, crear un milagro de desarrollo sin precedentes en la historia humana". En la nueva era, debemos escuchar mejor las voces de la época, resaltar aún más el encanto marxista como un arma para entender y transformar el mundo, dejando que el marxismo demuestre un poder de verdad más fuerte y convincente en la gran práctica del socialismo con peculiaridades chinas. 

 (Autor: Han Zhen, Universidad Pedagógica de Beijing)

Artículos relacionados